Via­jes. Una es­ca­pa­da pro­di­gio­sa

Vi­si­ta a la Sierra del Se­gu­ra, uno de los rin­co­nes más be­llos de Cas­ti­lla-La Man­cha

Tiempo - - SUMARIO - Via­jes

Es­car­pa­das cum­bres, pro­fun­dos ca­ño­nes, es­tre­chos va­lles, tu­pi­dos bos­ques, cris­ta­li­nos ríos, curiosas tor­cas, es­pec­ta­cu­la­res mi­ra­do­res, pin­to­res­cas vi­llas... Tie­rra de sin­gu­lar y atrac­ti­va na­tu­ra­le­za, la Sierra del Se­gu­ra es un pri­vi­le­gia­do es­pa­cio que ofre­ce al­gu­nos de los más be­llos rin­co­nes de Cas­ti­lla-La Man­cha, mu­chos de ellos ca­si des­co­no­ci­dos pa­ra el gran pú­bli­co. El río Se­gu­ra da nom­bre a es­ta co­mar­ca –fron­te­ri­za con Mur­cia, Jaén y Gra­na­da– que se ex­tien­de al su­r­oes­te de la provincia de Al­ba­ce­te. El agua es la gran pro­ta­go­nis­ta de su pro­di­gio­so pai­sa­je. La ero­sión la­bra­da por arro­yos y ríos –el pro­pio Se­gu­ra pe­ro tam­bién el Mun­do, el Tus, el Ma­de­ra, el Zu­me­ta, el de la Ve­ga o el Tai­bi­lla– ha con­fi­gu­ra­do un pai­sa­je úni­co en el que se su­ce­den va­lles, ca­ño­nes y se­rra­nías en una ac­ci­den­ta­da oro­gra­fía. Es­con­de in­fi­ni­dad de pe­que­ños re­co­rri­dos por sen­de­ros ba­li­za­dos, ap­tos pa­ra to­da la fa­mi­lia, y tam­bién gran­des ru­tas a pie que dis­cu­rren por los prin­ci­pa­les pun­tos de in­te­rés de la co­mar­ca. La ri­que­za eco­ló­gi­ca y pai­sa­jís­ti­ca de la Sierra del Se­gu­ra al­can­za uno de sus más co­no­ci­dos ejem­plos en el Par­que Na­tu­ral de los Calares del Mun­do y de la Si­ma. Ma­mí­fe­ros como la ca­bra mon­te­sa, el ciervo o la sim­pá­ti­ca ar­di­lla, o gran­des ra­pa­ces son re­la­ti­va­men­te fá­ci­les de ob­ser­var. Su ri­ca flo­ra lla­ma la aten­ción, ya que el clima y la oro­gra­fía han per­mi­ti­do que aquí ha­bi­ten es­pe­cies en­dé­mi­cas más pro­pias de zo­nas si­tua­das mu­cho más al Nor­te.

Es­tas tie­rras es­tán do­mi­na­das por un es­pec­ta­cu­lar pai­sa­je kárs­ti­co con mul­ti­tud de calares –zo­nas de tie­rra ca­li­za ero­sio­na­das du­ran­te mi­llo­nes de años por la ac­ción del agua– y do­li­nas o tor­cas –de­pre­sio­nes de for­ma cir­cu­lar y có­ni­cas–. Es im­pre­sio­nan­te el Ca­lar del Mun­do –con el na­ci­mien­to del río del mis­mo nom­bre como prin­ci­pal fo­co de atrac­ción–, el va­lle del río Tus –con el an­gos­to des­fi­la­de­ro co­no­ci­do como Es­tre­cho del Dia­blo–, el Ca­lar de la Si­ma, la Sierra del Cu­jón –se­pa­ra­da del Ca­lar del Mun­do por el arro­yo de la Ce­la­da y con el mi­ra­dor de El Par­dar como pa­ra­da obli­ga­da– y el río de la Ve­ga, que di­bu­ja un am­plio va­lle. El cen­tro de in­ter­pre­ta­ción del par­que es in­tere­san­te pun­to de par­ti­da pa­ra co­no­cer e in­for­mar­se sobre los va­lo­res y las mu­chas po­si­bi­li­da­des que ofre­ce la zo­na. Se en­cuen­tra ubi­ca­do en Yes­te, lo­ca­li­dad si­tua­da en un ma­ra­vi­llo­so en­cla­ve bos­co­so, en­tre los río Tus y Se­gu­ra. Es­ta lo­ca­li­dad es un lu­gar per­fec­to pa­ra cen­tra­li­zar la vi­si­ta a la Sierra del Se­gu-

ra. Se ha­ce obli­ga­da la vi­si­ta a su im­po­nen­te cas­ti­llo y el ca­lle­jeo por su bo­ni­to cas­co ur­bano.

La sierra y sus pue­blos

Ay­na –la Sui­za man­che­ga– es uno de esos lu­ga­res que no de­jan in­di­fe­ren­te. Es­ta pin­to­res­ca vi­lla, en­cla­va­da en un be­llo bal­cón que se aso­ma a la hoz del río Mun­do, se ha con­ver­ti­do en cen­tro de pe­re­gri­na­je pa­ra los aman­tes de Ama­ne­ce

que no es po­co, la ge­nial película de Jo­sé Luis Cuer­da que se ro­dó en es­tos pa­ra­jes y en es­ce­na­rios de las cer­ca­nas lo­ca­li­da­des de Liétor y Mo­li­ni­cos. El­che de la Sierra, el ma­yor pue­blo de la Sierra del Se­gu­ra, es el co­ra­zón co­mer­cial y eco­nó­mi­co de la co­mar­ca. Las em­pi­na­das ca­lles de su ani­ma­do cen­tro ur­bano con­du­cen a la mo­nu­men­tal igle­sia de San­ta Qui­te­ria. Su en­torno pre­sen­ta un pai­sa­je de con­tras­tes mar­ca­do por el Se­gu­ra, que se en­ca­jo­na y zig­za­guea en es­tas tie­rras crean­do rin­co­nes de gran be­lle­za. Sus en­cie­rros tau­ri­nos y la fies­ta del Cor­pus Ch­ris­ti, con la ela­bo­ra­ción de co­lo­ri­das al­fom­bras de se­rrín que ta­pi­zan las ca­lles del pue­blo, con­gre­gan a mi­les de vi­si­tan­tes. Liétor es un mi­ra­dor ex­cep­cio­nal ex­ca­va­do en la ro­ca ca­li­za. En el pa­seo por su en­tra­ma­do ur­bano no hay que de­jar de vi­si­tar la igle­sia de San­tia­go Após­tol, el an­ti­guo con­ven­to de frai­les car­me­li­tas de San Juan de la Cruz y la er­mi­ta de Be­lén, cu­yos mu­ra­les es­tán con­si­de­ra­dos la me­jor co­lec­ción es­pa­ño­la de pin­tu­ra po­pu­lar del si­glo XVIII.

So­co­vos se le­van­ta en torno a un ce­rro ro­dea­do de am­plias zo­nas de cul­ti­vo. Su cas­ti­llo es el úni­co que con­ser­va, jun­to con el de Jor­que­ra, las mu­ra­llas al­moha­des ori­gi­na­les; a su la­do, y con­fi­gu­ran­do un be­llo con­jun­to, se le­van­ta la igle­sia de la Asun­ción. Muy cer­ca, y como re­fe­ren­cia pa­ra to­do ti­po de ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas, se en­cuen­tra el pan­tano del Ce­na­jo. Le­tur con­ser­va el tra­za­do is­lá­mi­co de­fi­ni­do du­ran­te el pe­rio­do an­da­lu­sí. Ca­lle­jue­las que­bra­di­zas con­fi­gu­ran un cas­co ur­bano que se aso­ma como es­plén­di­do mi­ra­dor a las ve­gas cer­ca­nas. En sus al­re­de­do­res en­con­tra­mos nu­me­ro­sos abri­gos o ca­vi­da­des que con­ser­van una in­tere­san­te mues­tra de ar­te ru­pes­tre de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad ba­jo el nom­bre de Ar­te Ru­pes­tre del Ar­co Me­di­te­rrá­neo de la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca.

El pue­blo más al­to de to­da la provincia de Al­ba­ce­te es Pa­ter­na de la Ma­de­ra, su en­torno, con el río Ma­de­ra como pro­ta­go­nis­ta, en­cie­rra un pai­sa­je de gran be­lle­za. Bo­ga­rra es una de esas vi­llas serranas, le­van­ta­da en las fal­das de la se­rra­nía, que se pres­ta a ama­bles pa­seos so­se­ga­dos por sus em­pi­na­das ca­lles. Va­rias ru­tas re­co­rren el pue­blo y los al­re­de­do­res con las aguas del río del mis­mo nom­bre como uno de sus pro­ta­go­nis­tas. No muy le­jos se al­za la To­rre de Ha­ches, ves­ti­gio de­fen­si­vo de los tiem­pos de AlAn­da­lus. El mu­ni­ci­pio más al sur de Al­ba­ce­te y de to­da Cas­ti­lla-La Man­cha es Ner­pio. Si­tua­do en una zo­na fron­te­ri­za y de pri­vi­le­gia­da na­tu­ra­le­za cuen­ta con nu­me­ro­sos mi­ra­do­res na­tu­ra­les y los res­tos del cas­ti­llo de Tai­vi­lla. De su ac­ti­vo pa­sa­do prehis­tó­ri­co dan cuen­ta los nu­me­ro­sos abri­gos con pin­tu­ras ru­pes­tres que en 1998 –jun­to a las ya men­cio­na­das de Le­tur– han si­do de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co. En Fé­rez, tie­rra de cul­ti­vos y pai­sa­jes on­du­la­dos, el río Se­gu­ra es el pro­ta­go­nis­ta de una na­tu­ra­le­za en la que des­ta­can pa­ra­jes como el Rin­cón del Río, la Mi­na, Hí­jar o el Mo­lino Vie­jo.

Mo­li­ni­cos es pue­blo de es­tre­chas y em­pi­na­das ca­lle­jas que al­ber­ga un cu­rio­so Mu­seo del Nís­ca­lo y un en­torno en el que des­cu­brir pin­to­res­cas al­deas; jun­to a Ay­na y Liétor, es uno de los es­ce­na­rios de la ya men­cio­na­da Ama­ne­ce que nos es po­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.