Via­jes. Ran­gún ma­du­ra

La ciu­dad com­bi­na tra­di­ción con una mo­der­ni­dad que se abre pa­so

Tiempo - - Tiempo - Por Por Frank Rumpf

cuan­do cae la no­che en Ran­gún, los le­tre­ros de neón se ilu­mi­nan y las ven­ta­nas de los ras­ca­cie­los re­cién cons­trui­dos brillan en el ho­ri­zon­te os­cu­ro. Tam­bién Bu­da se ha adap­ta­do a los tiem­pos nue­vos y bri­lla en va­rios lu­ga­res co­mo es­ta­tua con una au­reo­la psi­co­dé­li­ca mul­ti­co­lor de dio­dos lu­mi­no­sos, ca­si co­mo si se tra­ta­ra de un dios de la dis­co­te­ca. Ran­gún, la ciu­dad más gran­de de Myan­mar, la an­ti­gua Bir­ma­nia, se va pa­re­cien­do ca­da vez más a otras me­tró­po­lis asiá­ti­cas. Es cier­to que to­da­vía no se ha con­ver­ti­do en otra Bang­kok ni mu­cho me­nos otra Shang­hái o Sin­ga­pur, pe­ro la ten­den­cia apun­ta cla­ra­men­te ha­cia de­lan­te.

De día, el as­pec­to de la ciu­dad es al­go di­fe­ren­te. En­ton­ces, un pa­seo por la an­ti­gua ca­pi­tal bir­ma­na per­mi­te ver en­tre los edi­fi­cios nue­vos man­sio­nes co­lo­nia­les bri­tá­ni­cas, des­ha­bi­ta­das y cu­bier­tas por ve­ge­ta­ción tro­pi­cal. En al­gu­nos lu­ga­res tam­bién pue­den en­con­trar­se edi­fi­cios de vi­vien­das no­ta­ble­men­te ur­ba­nas de los años 50 y 60, una épo­ca de au­ge en el país re­cién in­de­pen­di­za­do.

Sin em­bar­go, pe­se a to­dos los cam­bios, hay al­go que pro­ba­ble­men­te se man­ten­drá du­ran­te los pró­xi­mos 1.000 años: el sím­bo­lo de Ran­gún, la pa­go­da Sh­we­da­gon. Afor­tu­na­da­men­te, se ha evi­ta­do que es­ta edi­fi­ca­ción sin igual de­je de ser el em­ble­ma por ex­ce­len­cia de Ran­gún. Se­gún cuen­ta la le­yen­da, el san­tua­rio ya se cons­tru­yó ha­ce 2.500 años, mu­cho an­tes de la fun­da­ción de la ciu­dad, en el si­glo XVIII. [DPA]

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.