Pá­ni­co en el blo­que so­be­ra­nis­ta

El in­de­pen­den­tis­mo afron­ta los co­mi­cios del 21 de di­ciem­bre en una si­tua­ción muy com­pli­ca­da: di­vi­di­do y sin re­la­to tras ha­ber fra­ca­sa­do

Tiempo - - Tiempo - Por An­to­nio Fer­nán­dez

De la eu­fo­ria a la de­pre­sión en cues­tión de ho­ras. Ese fue el úl­ti­mo re­co­rri­do del de­no­mi­na­do pro­cés ca­ta­lán. La ma­nio­bra del presidente es­pa­ñol, Ma­riano Ra­joy, de apli­car el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción pa­ra in­ter­ve­nir la au­to­no­mía y, ac­to se­gui­do, con­vo­car elec­cio­nes pa­ra el 21 de di­ciem­bre de­jó des­co­lo­ca­dos a los in­de­pen­den­tis­tas, que aca­ba­ban de apro­bar una de­cla­ra­ción de pro­cla­ma­ción de la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na en el Par­la­men­to au­to­nó­mi­co.

A par­tir de ahí, el pá­ni­co se ins­ta­ló en las fi­las so­be­ra­nis­tas: la de­cla­ra­ción no es más que pa­pel mo­ja­do. In­clu­so el ya ex­dipu­tado de la Can­di­da­tu­ra de Uni­dad Po­pu­lar (CUP) Be­net Sa­le­llas re­co­no­cía poco des­pués que Ca­ta­lu­ña no se en­cuen­tra pre­pa­ra­da pa­ra una in­de­pen­den­cia por­que, en­tre otras co­sas, no dis­po­ne de es­truc­tu­ras de Es­ta­do que pue­dan ha­cer fun­cio­nar la Ad­mi­nis­tra­ción. Por lo tan­to, no se pue­de apli­car la re­so­lu­ción par­la­men­ta­ria que tan­tas ex­pec­ta­ti­vas ha­bía des­per­ta­do.

Pe­ro, por si fue­ra poco, los par­ti­dos son cons­cien­tes de que den­tro de un mes co­men­za­rá una du­rí­si­ma cam­pa­ña elec­to­ral don­de han de arran­car el ma­yor nú­me­ro de vo­tos. Por eso, el anun­cio de los co­mi­cios les pi­lló con el pa­so cam­bia­do. La hui­da del ya ex pre­si­dent Car­les Puig­de­mont a Bru­se­las sin avi­sar ni si­quie­ra a su par­ti­do es otro sín­to­ma de la his­te­ria en que se ha ins­ta­la­do una par­te del se­ce­sio­nis­mo. La Ar­ca­dia fe­liz pre­co­ni­za­da du­ran­te años se des­mo­ro­nó en ape­nas 24 ho­ras. To­do era un bluf.

Ade­más, el blo­que in­de­pen­den­tis­ta va per­dien­do fue­lle. Han si­do cin­co años de in­ten­sas mo­vi­li­za­cio­nes y la ciu­da­da­nía ya es­tá can­sa­da. Por el con­tra­rio, el blo­que an­tin­de­pen­den­tis­ta co­mien­za a des­per­tar­se y ya ha pro­ta­go­ni­za­do es­te mes de oc­tu­bre dos ma­ni­fes­ta­cio­nes his­tó­ri­cas en Bar­ce­lo­na. El gran pe­li­gro pa­ra los so­be­ra­nis­tas es que si el elec­to­ra­do par­ti­da­rio de se­guir en Es­pa­ña se mo­vi­li­za ma­si­va­men­te en las au­to­nó­mi­cas, la he­ge­mo­nía par­la­men­ta­ria del in­de­pen­den­tis­mo pe­li­gra.

“Es­ta­mos en el peor es­ce­na­rio po­si­ble, por­que el pre­cio que he­mos pa­ga­do es al­tí­si­mo”, di­ce una fuen­te del PDEC at

Por tan­to, los par­ti­dos que ti­ra­ron del ca­rro del

pro­cés han de ges­tio­nar aho­ra la frus­tra­ción de la gen­te a la que le ha­bían pro­me­ti­do el pa­raí­so in­de­pen­dien­te y, al mis­mo tiem­po, re­cu­pe­rar vo­tos de de­ba­jo de las pie­dras pa­ra ha­cer fren­te al vo­to unio­nis­ta.

Un di­ri­gen­te del Par­ti­do De­mó­cra­ta Eu­ro­peo de Ca­ta­lu­ña (PDECat) ase­gu­ra a Tiemp o que el pro­ble­ma del fren­te se­ce­sio­nis­ta en es­tos mo­men­tos es que no sa­be có­mo atraer vo­tos. ¿Ha to­ca­do te­cho o ha co­men­za­do a re­tro­ce­der el in­de­pen­den­tis­mo? “No, no. No se ha to­ca­do te­cho. Pe­ro he­mos de re­cu­pe­rar 500.000 vo­tos na­cio­na­lis­tas que no fue­ron pa­ra el in­de­pen­den­tis­mo en las úl­ti­mas elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas y que, en su ma­yo­ría, se fue­ron a la abs­ten­ción. Es gen­te que no vo­tó a Junts pel Sí (JxS) y que ten­dría que ha­cer­lo aho­ra”, en­fa­ti­za es­te di­ri­gen­te. Junts pel Sí es la pla­ta­for­ma for­ma­da por el PDECat y Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC), que in­ten­tó una lis­ta úni­ca, pe­ro en la que no qui­so en­trar la CUP.

¿Po­drá el in­de­pen­den­tis­mo rom­per su te­cho? Na­die lo pue­de ase­gu­rar e in­clu­so se ad­vier­te un cier­to desáni­mo en las fi­las so­be­ra­nis­tas. De ahí que otro di­ri­gen­te del PDECat ex­pli­que que “es­tas elec­cio­nes no son las idea­les. En reali­dad, hu­bie­se si­do más co­rrec­to que el pro­pio pre­si­dent Car­les Puig­de­mont las hu­bie­se con­vo­ca­do él an­tes que Ma­riano Ra­joy. He­mos lle­ga­do a un pun­to que es el peor es­ce­na­rio po­si­ble. El pre­cio que he­mos pa­ga­do es al­tí­si­mo. Pe­ro aho­ra nos he­mos de mo­ver y pen­sar en la con­vo­ca­to­ria del 21 de di­ciem­bre”.

Ser­gi Sa­brià, por­ta­voz de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya, fue más du­ro tras la pri­me­ra reunión de la cú­pu­la de su par­ti­do en la nue­va era del ar­tícu­lo 155: “Nos han pues­to de­lan­te una tram­pa en for­ma de elec­cio­nes, unas elec­cio­nes ile­gí­ti­mas con­vo­ca­das por Ma­riano Ra­joy, que no tie­ne la ca­pa­ci­dad de con­vo­car­las”. Pe­ro, aun así, sub­ra­yó que Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na no le tie­ne mie­do a las ur­nas “y el 21 de di­ciem­bre es­ta­re­mos pre­sen­tes, pre­sen­tán­do­nos o no, pe­ro en­con­tra­re­mos la ma­ne­ra de es­tar. No des­apro­ve­cha­re­mos nin­gu­na opor­tu­ni­dad de de­fen­der la Re­pú­bli­ca”.

In­clu­so la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC), cu­yo presidente, Jor­di Sán­chez, se en­cuen­tra aho­ra en pri­sión, es par­ti­da­ria de con­cu­rrir a los co­mi­cios del 21 de di­ciem­bre pa­ra “ob­te­ner una vic­to­ria in­con­tes­ta­ble que ra­ti­fi­que la Re­pú­bli­ca”. Así lo ha

ma­ni­fes­ta­do su ac­tual por­ta­voz, el vi­ce­pre­si­den­te Agus­tí Al­co­be­rro.

Otras fuen­tes de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na se­ña­lan a es­te se­ma­na­rio que “no nos de­ja­re­mos ro­bar el vo­to, por­que si una co­sa tie­ne el in­de­pen­den­tis­mo es que de­fen­de­mos las ur­nas y los vo­tos. En las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, no po­de­mos per­mi­tir que Ma­riano Ra­joy se que­de las ur­nas. Es una per­so­na a la que le gus­ta ga­nar elec­cio­nes, pe­ro no le gus­ta que la gen­te vo­te. Por tan­to, no le da­re­mos el gus­to de triun­far en di­ciem­bre, ya que la ma­ne­ra de in­ci­dir en las elec­cio­nes es pre­sen­tán­do­se”.

Otra co­sa, sin em­bar­go, es la ma­ne­ra en que lo ha­rán. En un prin­ci­pio, al­gu­nos círcu­los ra­di­ca­les lle­ga­ron a pro­po­ner un boi­cot ma­si­vo de los so­be­ra­nis­tas, pe­ro esa op­ción fue fi­nal­men­te des­car­ta­da de plano. Por lo tan­to, se pre­sen­tan va­rias op­cio­nes. “Nin­gu­na de ellas es la óp­ti­ma, pe­ro se­rá ne­ce­sa­rio to­mar una de­ci­sión”, re­co­no­cen des­de el in­de­pen­den­tis­mo.

En Es­que­rra hay opi­nio­nes pa­ra to­dos los gus­tos. A los re­pu­bli­ca­nos les gus­ta­ría ha­cer un fren­te am­plio de iz­quier­das ne­ta­men­te in­de­pen­den­tis­ta. Las en­cues­tas les dan has­ta 44 o 45 es­ca­ños (de 137) y la vic­to­ria en los co­mi­cios. Pe­ro no le sir­ven de na­da si el PDECat se hun­de y sa­ca ape­nas 20 dipu­tados y la CUP tam­bién cae a cin­co o seis. El dra­ma del presidente de ERC, Oriol Jun­que­ras, es que pue­de ga­nar las elec­cio­nes pe­ro es po­si­ble que no pue­da for­mar Go­bierno, ya que ne­ce­si­ta­ría un tri­par­ti­to que na­die pa­re­ce dis­pues­to a con­ce­der­le. Pe­ro no to­do es un ca­mino de ro­sas. Se­gún al­gu­nas fuen­tes in­ter­nas, la in­ten­ción de vo­to in­de­pen­den­tis­ta ha caí­do en los úl­ti­mos días co­mo la bol­sa en sus peo­res mo­men­tos. “Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na pue­de per­der ca­si una de­ce­na de dipu­tados y que­dar­se so­lo en unos 35. Eso es lo que di­cen las aler­tas”, ad­vier­ten es­tas fuen­tes.

UNI­DAD DE AC­CIÓN

Los an­ti­guos con­ver­gen­tes del PDECat, por su par­te, tie­nen pá­ni­co a con­cu­rrir en so­li­ta­rio y pa­sar a ser la cuar­ta o la quin­ta fuer­za po­lí­ti­ca, cuan­do ha­bían si­do la pri­me­ra en los úl­ti­mos 30 años. “Es­te pro­ce­so re­quie­re más in­te­li­gen­cia. Es un he­cho que el te­ma de la Re­pú­bli­ca si­gue vi­vo y pre­sen­te. Y pa­ra man­te­ner­lo y ma­te­ria­li­zar­lo de­fi­ni­ti­va­men­te, hay que se­guir jun­tos”, di­cen des­de las fi­las de es­ta for­ma­ción.

Es, jus­ta­men­te, lo con­tra­rio de lo que pien­sa la ma­yo­ría de la gen­te de ERC, que sos­tu­vie­ron has­ta el úl­ti­mo mo­men­to que “re­edi­tar JxS no es la me­jor so­lu­ción. Si no hay lis­ta del no, tam­po­co de­be­ría ha­ber lis­ta del sí”. Ade­más, con­si­de­ran que se­gu­ra­men­te co­mo más vo­tos lo­gre el in­de­pen­den­tis­mo es pre­sen­tan­do va­rias lis­tas. “Que ca­da uno va-

Ser­gi Sa­brià, de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya: “Ha­brá uni­dad de ac­ción. De­be­mos en­con­trar es­tra­te­gias con­jun­tas”

ya­mos por se­pa­ra­do, que ha­ya una mul­ti­pli­ci­dad de lis­tas. Pre­sen­tar una so­la es re­ga­lar es­pa­cios de po­der”, ar­gu­men­tan los re­pu­bli­ca­nos. Y po­nen un ejem­plo más grá­fi­co: “¿Có­mo se pes­ca­rían más pe­ces, con una red de 30 me­tros cua­dra­dos o con tres re­des de 10 me­tros? Evi­den­te­men­te, con tres re­des de 10 me­tros, por­que pue­des echar­las don­de ha­ya ban­cos de pe­ces”.

Ello no im­pli­ca, co­mo ar­gu­men­ta­ba Ser­gi Sa­brià, que no ha­ya co­la­bo­ra­ción en­tre las lis­tas. “Se bus­ca­rá la uni­dad de ac­ción. He­mos de en­con­trar es­tra­te­gias con­jun­tas”. Es una mano ten­di­da al PDECat y a la CUP. “Nues­tros ri­va­les son los otros par­ti­dos”, di­cen des­de Es­que­rra. En ese fren­te, de mo­men­to, no en­tra­rían los re­pre­sen­tan­tes de Po­dem (Po­de­mos), cu­yo lí­der en Ca­ta­lu­ña, Al­bano Dan­te Fa­chin, es­tá en­fren­ta­do a la di­rec­ción na­cio­nal. Ni es­tán los co­mu­nes de Ada Co­lau. “Sa­be­mos que Co­lau no ju­ga­rá. Y con la CUP se­rá di­fí­cil es­ta­ble­cer un pac­to am­plio”, se due­len en ERC.

Es­ta eta­pa abier­ta tras la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes, pues, es una re­vá­li­da pa­ra el in­de­pen­den­tis­mo. Ni ERC ni el PDECat ni la CUP pre­veían que Ra­joy con­vo­ca­ría elec­cio­nes in­me­dia­ta­men­te y aho­ra han de po­ner en mar­cha sus en­gra­na­jes pa­ra en­fren­tar­se a una cam­pa­ña elec­to­ral pre­ci­sa­men­te des­pués de una du­ra ba­ta­lla po­lí­ti­ca y so­cial que desem­bo­có en una Re­pú­bli­ca abor­ta­da. Han que­ma­do mu­chos car­tu­chos pa­ra ce­le­brar un re­fe­rén­dum sin las mí­ni­mas ga­ran­tías de­mo­crá­ti­cas y que les ha lle­va­do a de­cla­rar pre­ci­pi­ta­da­men­te la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña.

Reunión

Foto: ale­jan­dro gar­cía/efe

Oriol Jun­que­ras pre­si­dió una reunión con cua­tro ex­con­se­je­ros el mar­tes en el Par­la­ment.

¿El he­reu?

Foto: fe­rran sen­dra

El ex con­se­ller Santi Vi­la se ha pos­tu­la­do pa­ra li­de­rar el na­cio­na­lis­mo mo­de­ra­do con vis­tas al 21-D.

Di­vi­sión

foto: al­bert gea/ reuters

Reunión del PDECat el lu­nes 30 de oc­tu­bre. Su di­rec­ción es­tá di­vi­di­da en­tre los que quie­ren dar un vi­ra­je y los que quie­ren se­guir el pro­cés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.