21-D, la ho­ra de la ver­dad

Es el mo­men­to de re­con­quis­tar el des­tino que una par­te ve­nía dic­tan­do al con­jun­to de la so­cie­dad ca­ta­la­na

Tiempo - - Tiempo - Agus­tín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

Du­ran­te su in­ter­ven­ción en la ma­ni­fes­ta­ción del do­min­go 29 de oc­tu­bre con­tra la DUI in­de­pen­den­tis­ta, el es­cri­tor Fé­lix Ove­je­ro di­jo al­go re­con­for­tan­te: “Las le­yes son el po­der de los que no tie­nen po­der”.

Creo que re­pro­duz­co la fra­se con bas­tan­te fi­de­li­dad. El con­cep­to no es nue­vo, pe­ro sí la ma­ne­ra de for­mu­lar­lo. Co­mo tam­bién es bas­tan­te no­ve­do­so que un in­te­lec­tual de iz­quier­das de­fien­da sin com­ple­jo al­guno la apli­ca­ción de un ar­tícu­lo tan dis­rup­ti­vo co­mo el 155 de la Cons­ti­tu­ción. Ove­je­ro, co­mo des­pués hi­zo Fran­cis­co Fru­tos con más vehe­men­cia, le re­cor­da­ba a esa ge­ne­ra­ción de mi

llen­nials que na­cie­ron con un pan ba­jo el bra­zo, que la ley, cuan­do es res­pal­da­da li­bé­rri­ma­men­te por el pue­blo, es la trin­che­ra de los po­bres; que ni Mi­guel Ur­bán, ni Dan­te Fa­chin, ni Al­ber­to Gar­zón, ni nin­guno de los que des­pre­cian la Tran­si­ción tie­nen la cuar­ta par­te de le­gi­ti­mi­dad que aque­llos que, sin vio­len­cia, cons­tru­ye­ron un ré­gi­men de li­ber­ta­des.

Lo de aque­lla ge­ne­ra­ción de po­lí­ti­cos fue do­ble­men­te me­ri­to­rio. Tra­ba- ja­ron en con­di­cio­nes com­ple­jas, es­qui­van­do con ha­bi­li­dad y de­ter­mi­na­ción la vi­gi­lan­cia a la que in­ten­tó so­me­ter­les la re­ta­guar­dia del fran­quis­mo. Es cu­rio­so, pe­ro, en lu­gar de ser un mé­ri­to, aque­lla vo­lun­tad irre­ver­si­ble de cam­bio, aque­lla fé­rrea de­ci­sión de de­jar atrás el pa­sa­do a pe­sar de las ex­tra­or­di­na­rias di­fi­cul­ta­des que tu­vie­ron que sor­tear, han aca­ba­do con­vir­tién­do­se, pa­ra es­tos ni­ña­tos mal­cria­dos, en un des­do­ro, en una man­cha inacep­ta­ble que ya no es po­si­ble de­sin­fec­tar. Co­mo si aque­lla Es­pa­ña hu­bie­ra des­apa­re­ci­do y so­lo que­da­ran las ce­ni­zas; co­mo si re­es­cri­bir la his­to­ria, al mo­do y ma­ne­ra de lo he­cho por el se­ce­sio-

nis­mo, e in­sul­tar a la ge­ne­ra­ción po­lí­ti­ca del 78 y a la in­te­li­gen­cia de to­dos los que ayu­da­ron a sa­car ade­lan­te el país, fue­ra la me­jor ma­ne­ra de asen­tar el mo­vi­mien­to po­pu­lar que cris­ta­li­zó el 15-M en una al­ter­na­ti­va real de Go­bierno.

Pue­de en­ten­der­se que a Pa­blo Igle­sias no le gus­te el 155. Pe­ro lo que se ex­pli­ca ma­la­men­te es que si­túe su re­cha­zo a es­te ar­tícu­lo de la Cons­ti­tu­ción al ni­vel del gol­pe se­ce­sio­nis­ta. Me­nos aún cuan­do la equi­dis­tan­cia ma­ni­fes­ta­da con in­sis­ten­cia por los prin­ci­pa­les di­ri­gen­tes de Po­de­mos y sus pri­mos her­ma­nos, co­mo Ada Co­lau, pue­de pro­vo­car in­de­sea­das sor­pre­sas elec­to­ra­les. Sin ir más le­jos, en la vi­tal ci­ta del 21-D. Ha lle­ga­do la ho­ra de la ver­dad. Pa­ra to­dos. Tam­bién pa­ra la nue­va iz­quier­da. El sor­pre­si­vo anun­cio de Ma­riano Ra­joy les ha pi­lla­do con el pie cam­bia­do. Co­mo a Junts pel Sí y la CUP. Po­de­mos no so­lo se ha des­mar­ca­do de las dos gran­des ma­ni­fes­ta­cio­nes ce­le­bra­das en Bar­ce­lo­na por el unio­nis­mo. Las ha com­ba­ti­do sin pie­dad en de­cla­ra­cio­nes pú­bli­cas y en las re­des so­cia­les. Y tor­pe­men­te ha es­tre­cha­do su es­pa­cio elec­to­ral en Ca­ta­lu­ña. Aho­ra ten­drá que compartir ex­pec­ta­ti­vas con PDECat, ERC y los cu­pe­ros. Gra­ve error. Aún más gra­ve, si no se rec­ti­fi­ca, fue­ra de Ca­ta­lu­ña.

El unio­nis­mo, mo­vi­li­za­do

De to­do es­to era cons­cien­te Ra­joy cuan­do di­sol­vió el Par­la­ment y con­vo­có elec­cio­nes el pri­mer día de los po­si­bles. Te­mía la cro­ni­fi­ca­ción del 155, la or­ga­ni­za­ción pau­sa­da de un me­tó­di­co plan de sa­bo­ta­je ins­ti­tu­cio­nal a me­dio y lar­go pla­zo; la ima­gen de “ocu­pa­ción” pro­yec­ta­da día sí y día tam­bién por la ma­qui­na­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca del in­de­pen­den­tis­mo; y el cre­cien­te ner­vio­sis­mo de nues­tros so­cios eu­ro­peos an­te el no des­car­ta­ble de­te­rio­ro –aún más– del cli­ma so­cial.

Con lo que Ma­riano Ra­joy no con­ta­ba es con la ac­ti­va co­la­bo­ra­ción, en fa­vor de la es­tra­te­gia del Es­ta­do, del in­de­pen­den­tis­mo de ope­re­ta de Car­les Puig­de­mont, alia­do so­bre­ve­ni­do de un par­ti­do de­re­chis­ta y se­pa­ra­tis­ta fla­men­co de ins­pi­ra­ción neo­na­zi.

Puig­de­mont y sus ma­ria­chis, co­mo Lluís Llach, han en­te­rra­do con sus ex­cen­tri­ci­da­des cual­quier op­ción de re­cu­pe­rar en las ur­nas el tan traí­do y lle­va­do ca­ta­la­nis­mo sen­sa­to. Oriol Jun­que­ras es el hom­bre. En su área de in­fluen­cia va a ba­rrer. Eso sí, por pri­me­ra vez el na­cio­na­lis­mo ca­ta­lán va a te­ner en­fren­te, en unas au­to­nó­mi­cas, a to­do el unio­nis­mo mo­vi­li­za­do co­mo nunca an­tes lo es­tu­vo. Es la ho­ra de la ver­dad. Es el mo­men­to de re­con­quis­tar el des­tino que has­ta aho­ra so­lo una mi­tad ve­nía dic­tan­do a los de­más. El 21-D pue­de ser el prin­ci­pio de al­go o la cons­ta­ta­ción de que es­ta­mos an­te un ca­lle­jón sin re­torno. La suer­te es que, por pri­me­ra vez, pa­re­ce que he­mos co­bra­do con­cien­cia de lo que nos ju­ga­mos.

Por pri­me­ra vez, el na­cio­na­lis­mo va a te­ner en­fren­te al unio­nis­mo mo­vi­li­za­do co­mo nunca lo es­tu­vo

foto: P. freire/getty

Ma­ni­fes­ta­ción con­tra la in­de­pen­den­cia en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.