Irak: tiem­po de es­pe­ran­za

En tres años, el pri­mer mi­nis­tro Al Aba­di ha lo­gra­do do­ble­gar al Es­ta­do Is­lá­mi­co y unir el país

Tiempo - - Tiempo - Al­fon­so S. Pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

En­tre los paí­ses des­ven­tu­ra­dos, Irak lle­va mu­chos años ocu­pan­do uno de los pri­me­ros lu­ga­res. Con Sa­dam Hus­sein y sin él. Pen­sa­mos que Hus­sein era el mal y lo era, pe­ro su li­qui­da­ción tra­jo nue­vos ma­les y en­fren­ta­mien­tos, las ten­sio­nes en­tre su­níes y chiíes se mul­ti­pli­ca­ron en dis­pa­ros, muer­tos y aten­ta­dos. A los muer­tos se les en­te­rra­ba y se les ven­ga­ba en un en­gra­na­je de san­grien­ta pe­sa­di­lla. Los chiíes, ma­yo­ri­ta­rios (el 60%), pa­de­cie­ron ba­jo la dic­ta­du­ra del su­ní Hus­sein to­do ti­po de agre­sio­nes y hu­mi­lla­cio­nes.

La gue­rra que Bush, Blair y Az­nar mon­ta­ron so­bre la men­ti­ra de que te­nía ar­mas quí­mi­cas des­tro­zó al país y lo gra­ve es que so­lo ha­bían pen­sa­do en có­mo de­rri­bar al dic­ta­dor, no ha­bían de­di­ca­do un so­lo mi­nu­to, ni un so­lo aná­li­sis, a có­mo se­ría el día des­pués.

Lo di­sol­vie­ron to­do: el Ejér­ci­to, la Ad­mi­nis­tra­ción, la Jus­ti­cia... to­do y por eso lle­gó el caos más ab­so­lu­to. Los mi­li­ta­res sin ocu­pa­ción or­ga­ni­za­ron la re­sis­ten­cia clan­des­ti­na con­tra los in­va­so­res y de ahí sur­gió el em­brión del Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) con­vir­tien­do a Irak en un ma­ta­de­ro. En esos años de plo­mo, los pe­rio­dis­tas que cu­brían la zo­na so­lo con­ta­ban tra­ge­dias: mez­qui­tas su­níes in­cen­dia­das o ata­ca­das con bom­bas, mer­ca­dos des-

trui­dos y vi­das se­ga­das por los pa­cien­tes dis­pa­ros de fu­si­les y pis­to­las. Irak jun­to con Si­ria eran los dos paí­ses-ma­ta­de­ro. Tres mi­llo­nes de ira­quíes se des­pla­za­ron de sus lu­ga­res de ori­gen bus­can­do dón­de asen­tar­se pa­ra sal­var la vi­da. En los úl­ti­mos tres años, las co­sas em­pe­za­ron a cam­biar y aho­ra ese cam­bio es vi­si­ble en la no­ta­ble dis­mi­nu­ción de los aten­ta­dos. El cam­bio em­pe­zó cuan­do as­cen­dió al car­go de pri­mer mi­nis­tro el chií Hai­der al Aba­di, en el ve­rano de 2014.

Sen­ti­mien­to na­cio­nal

Al Aba­di es de con­fe­sión chií, pe­ro ha evi­ta­dos to­do sec­ta­ris­mo pro­po­nién­do­se ser un lí­der na­cio­nal y lo es­tá lo­gran­do, aun­que no es fá­cil con­se­guir de la no­che a la ma­ña­na la co­exis­ten­cia de ra­mas re­li­gio­sas y et­nias di­fe­ren­tes que lle­van en­fren­tán­do­se mu­chos años, con- vir­tien­do sus ten­sio­nes en pos­tu­ras en­ca­lle­ci­das. Son va­rios los di­ri­gen­tes de di­ver­sas ads­crip­cio­nes que no du­dan en con­fe­sar que Al Aba­di pue­de ser el hom­bre que una a to­dos en un análo­go sen­ti­mien­to na­cio­nal.

El lo­gro más evi­den­te fue con­se­guir lo que pa­re­cía im­po­si­ble, echar al EI de sus feu­dos de­ján­do­le sin te­rri­to­rio, es­pe­cial­men­te de su ca­pi­tal Mo­sul, en cu­ya mez­qui­ta Al Bag­da­dí se ha­bía au­to­pro­cla­ma­do ca­li­fa de to­dos los cre­yen­tes. Tam­bién ha con­se­gui­do arre­ba­tar a los kur­dos la sim­bó­li­ca Kir­kuk, un no­ta­ble cen­tro pe­tro­le­ro. El pri­mer mi­nis­tro es­tá vol­ca­do en au­men­tar la pro­duc­ción de pe­tró­leo, que aho­ra ya po­ne en el mer­ca­do 4,5 mi­llo­nes de ba­rri­les de pe­tró­leo al día. El pe­tró­leo es la prin­ci­pal fuen­te de in­gre­sos y la gran pa­lan­ca eco­nó­mi­ca del país que apor­ta­rá re­cur­sos pa­ra re­cons­truir­lo. Irak es­tá to­tal­men­te de­vas­ta­do.

Hay mu­cho tra­ba­jo en Irak pa­ra re­cons­truir to­das las in­fraes­truc­tu­ras, tam­bién hay abun­dan­te mano de obra des­em­plea­da, pe­ro fal­ta di­ne­ro. Apar­te, tam­bién tie­ne que im­por­tar el 80% de con­su­mi­bles y co­mi­da. Por eso Al Aba­di ape­la a los paí­ses ri­cos de la zo­na y a los in­ver­so­res pri­va­dos pro­me­tién­do­les que ob­ten­drán bue­nos di­vi­den­dos si in­vier­ten en Irak aho­ra que en­tra en un pe­rio­do de paz.

El pri­mer mi­nis­tro es­tá vol­ca­do aho­ra en el ob­je­ti­vo de au­men­tar la pro­duc­ción de cru­do

foto: Vah id Sa­le­mi/ap

Hai­der al Aba­di, en el cen­tro, pa­sa re­vis­ta a tro­pas ira­quíes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.