Car­ta del di­rec­tor

Tiempo - - Tiempo - Je­sús ri­va­sés di­rec­tor.tiem­po@gru­po­ze­ta.es

Car­les Puig­de­mont, ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat, en Bru­se­las, por­que no se ha atre­vi­do a ha­cer­lo en Bar­ce­lo­na, ha ad­mi­ti­do, aun­que en­vuel­ta en una re­tó­ri­ca tram­po­sa, su de­rro­ta. La aven­tu­ra dis­pa­ra­ta­da de Puig­de­mont, que un im­por­tan­te em­pre­sa­rio ca­ta­lán ca­li­fi­có en Ma­drid ha­ce me­ses de “ópe­ra bu­fa”, ha ter­mi­na­do sin épo­ca y sin ho­nor. El pro­cés pue­de se­guir y tam­bién los an­he­los de in­de­pen­den­cia de mu­chos ca­ta­la­nes, pe­ro Puig­de­mont em­pe­zó a ser his­to­ria en el mo­men­to en que se subió al co­che que le lle­vó, ca­si clan­des­ti­na­men­te, a Mar­se­lla pa­ra vo­lar ha­cia Bru­se­las y allí pro­ta­go­ni­zar el pri­mer ac­to de la cam­pa­ña elec­to­ral de unas elec­cio­nes que acep­ta. El hom­bre que ni tan si­quie­ra se atre­vió a ha­blar en el Par­la­men­to ca­ta­lán el día que vo­tó de­cla­rar la in­de­pen­den­cia y que tam­po­co tu­vo arres­tos pa­ra pro­cla­mar­la con so­lem­ni­dad, ele­vó el dis­pa­ra­te por en­ci­ma in­clu­so del ma­yor es­per­pen­to ima­gi­na­do por Va­lle-In­clán en una com­pa­re­cen­cia pú­bli­ca en Bru­se­las que pa­sa­rá al ab­sur­do de la his­to­ria po­lí­ti­ca. Tam­po­co se­rá re­cor­da­da co­mo un ac­to de va­lor de un po­lí­ti­co que sa­be que él ha per­di­do y que in­ten­ta evi­tar, por­que es así, la ac­ción de la Jus­ti­cia de un país li­bre y de­mo­crá­ti­co. To­do de­pen­de del re­sul­ta­do de las elec­cio­nes, pe­ro aho­ra Puig­de­mont sa­be que ha per­di­do y que so­lo le que­da as­pi­rar a ce­le­brar otra de­rro­ta, al­go en lo que el vic­ti­mis­mo ca­ta­lán es in­su­pe­ra­ble.

“Po­lí­ti­cos bo­rra­chos de va­ni­dad em­pu­jan a su co­mu­ni­dad a una si­tua­ción de sui­ci­dio”, di­jo Al­fon­so Gue­rra en el ya le­jano 2014, en el 40 aniver­sa­rio del con­gre­so del PSOE ce­le­bra­do en Su­res­nes y que fue el ori­gen del so­cia­lis­mo es­pa­ñol mo­derno, con Fe­li­pe Gon

zá­lez de lí­der. Y si Ar­tur Mas, qui­zá des­de su va­ni­dad, li­de­ró a su par­ti­do de fias­co en fias­co elec­to­ral, Car­les Puig­de­mont ha de­ja­do a los su­yos del PDECat al bor­de del abis­mo y a Ca­ta­lu­ña to­da­vía en peor po­si­ción, con hui­da de em­pre­sas, des­plo­me del tu­ris­mo y de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y, so­bre to­do, frac­tu­ra so­cial. Pro­cla­ma que aca­ta­rá las de­ci­sio­nes de la Jus­ti­cia es­pa­ño­la y que no pe­di­rá asi­lo en Bél­gi­ca pe­ro, sin em­bar­go, de mo­men­to se que­da en la ca­pi­tal eu­ro­pea. La gran in­cóg­ni­ta es si acu­di­rá cuan­do le ci­te la Jus­ti­cia es­pa­ño­la, co­mo ya ha he­cho con Car­me For­ca­dell y los miem­bros de la Me­sa del Par­la­men­to de Ca­ta­lu­ña, que se han que­da­do so­los y con un pal­mo de na­ri­ces mien­tras su he­roi­co lí­der, por si aca­so, se man­tie­ne ale­ja­do.

Un im­por­tan­te eje­cu­ti­vo ca­ta­lán, de esos que vi­ven a ca­ba­llo en­tre Ma­drid y Bar­ce­lo­na, en­tre el AVE y el puen­te aé­reo, pro­nos­ti­ca­ba la se­ma­na pa­sa­da un fi­nal ra­zo­na­ble­men­te fe­liz –al me­nos no trá­gi­co– pa­ra el en­re­do ca­ta­lán con el ar­gu­men­to la­pi­da­rio de que “los ca­ta­la­nes so­mos muy co­bar­des, con­fío mu­cho en eso”. La vo­ta­ción se­cre­ta pa­ra la in­de­pen­den­cia, la fal­ta de pro­cla­ma­ción con una mí­ni­ma épi­ca de la fan­tas­mal Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na y la es­pan­ta­da de Puig­de

mont, por mu­cho que se ador­ne, apun­tan que el di­rec­ti­vo ca­ta­lán te­nía ra­zón, co­mo la te­nía el em­pre­sa­rio que ca­li­fi­ca­ba el pro­cés de “ópe­ra bu­fa” y que in­clu­so se atre­vía a se­ña­lar una, la co­no­ci­da obra de Ros­si­ni, Una ita­lia­na en Ar­gel.

Puig­de­mont, pa­ra­pe­ta­do en una re­tó­ri­ca tram­po­sa, ha ad­mi­ti­do su de­rro­ta y tam­bién ha lo­gra­do que la iz­quier­da –sal­vo Po­de­mos– re­cha­ce el na­cio­na­lis­mo por­que no es de iz­quier­das

La en­lo­que­ci­da ca­rre­ra de Puig­de­mont ha­cia el abis­mo ha lo­gra­do gran­des éxi­tos. Si el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy era pa­ra mu­chos ca­ta­la­nes una má­qui­na de ha­cer in­de­pen­den­tis­tas, el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat es aho­ra to­da una fac­to­ría de es­pa­ño­lis­mo, ja­lea­do en me­dio del es­per­pen­to por fa­bri­can­tes y ven­de­do­res de ban­de­ras ro­ji­gual­das. Lo ha di­cho Santi Vi­la, que as­pi­ra a to­do, Puig­de

mont ha lle­va­do a Ca­ta­lu­ña de la in­de­pen­den­cia a la preau­to­no­mía, una ha­za­ña no me­nor pa­ra un lí­der tan in­de­pen­den­tis­ta. Ade­más, y tam­bién es un lo­gro no des­pre­cia­ble, ha lo­gra­do que qui­zá por pri­me­ra vez lí­de­res de la iz­quier­da ca­ta­la­na y es­pa­ño­la aban­do­nen his­tó­ri­cos co­que­teos con el na­cio­na­lis­mo, por­que co­mo tam­bién de­cía Gue­rra “so­cia­lis­mo y na­cio­na­lis­mo son in­com­pa­ti­bles”. Pe­dro Sán

chez, se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, lo ha de­ja­do muy cla­ro, “no hay nin­gu­na ban­de­ra de iz­quier­das en el se­ce­sio­nis­mo”, mien­tras que Fran­cis­co Fru­tos, ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PCE, en me­dio de ban­de­ras es­pa­ño­las, ca­li­fi­ca­ba de “cóm­pli­ce a la iz­quier­da que va de­trás del na­cio­na­lis­mo, su­po­nien­do, per­mí­ta­se­me la iro­nía, que exis­ta la iz­quier­da na­cio­na­lis­ta”. Otra ha­za­ña del va­lien­te Puig­de­mont. Des­pués de años de co­que­teos, du­das y una cier­ta com­pli­ci­dad es­té­ti­co-sen­ti­men­tal, ha con­se­gui­do que la iz­quier­da se plan­te an­te el na­cio­na­lis­mo, sin ol­vi­dar que tam­bién ha de­ja­do con­tra las cuer­das a Pa­blo Igle

sias y a Po­de­mos, que no es poco. Al fon­do, tam­bién re­sue­nan co­mo bu­fas las pa­la­bras de An­na Ga­briel, de la CUP: “So­mos in­de­pen­den­tis­tas sin fron­te­ras”.

En Ma­drid hay quien pre­fie­re ha­blar de sai­ne­te en lu­gar de ópe­ra bu­fa. To­do es tan su­rrea­lis­ta que has­ta se abren pa­so teo­rías cons­pi­ra­ti­vas de que to­do es una in­men­sa far­sa pac­ta­da en­tre to­dos pa­ra en­con­trar la sa­li­da a un ca­lle­jón que no la te­nía. Jo­sé An­to­nio Mar­tín Pa­llín, ma­gis­tra­do emé­ri­to del Su­pre­mo, ha re­cor­da­do que el Al­to Tri­bu­nal, por tra­di­ción, apar­ca cier­tos asun­tos en los pe­rio­dos elec­to­ra­les, mien­tras Santi Vi­la su­gie­re una fu­tu­ra am­nis­tía pa­ra los tam­bién fu­tu­ros con­de­na­dos. Ya se lo di­jo a al­gún mi­nis­tro a la vuel­ta del ve­rano. A los jue­ces, por cier­to, no les ha­ce nin­gu­na gra­cia el ru­mor y, por eso, pue­den ser más con­tun­den­tes con sus ac­tua­cio­nes, pa­ra que na­die du­de. La sa­ga/ fu­ga de Puig­de­mont, ópe­ra bu­fa pa­ra co­bar­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.