El per­fil

Tiempo - - Tiempo - Ro­ber­to Ber­mú­dez de Cas­tro Se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra las Ad­mi­nis­tra­cio­nes TERITOR IALES Ilustración: luis gra­ñe­na

Su­per­vi­sor del 155. Cuan­do en 2016 la vi­ce­pre­si­den­ta se con­vir­tió en mi­nis­tra pa­ra Ca­ta­lu­ña, So­ra­ya Sáenz de San­ta­ma­ría se lle­vó con ella a un po­lí­ti­co con fa­ma de leal y tra­ba­ja­dor, des­co­no­ci­do en Ma­drid pe­ro bre­ga­do en la po­lí­ti­ca au­to­nó­mi­ca. En un año, Ro­ber­to Ber­mú­dez de Cas­tro (Huesca, 1971) ha pa­sa­do de ser el nú­me­ro dos del diá­lo­go al su­per­vi­sor má­xi­mo del tras­pa­so de com­pe­ten­cias del Go­bierno de Puig­de­mont a la Ad­mi­nis­tra­ción cen­tral tras la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155. Pa­ra él, tra­tar con Ca­ta­lu­ña no era una no­ve­dad. Ob­tu­vo sus dos li­cen­cia­tu­ras –Eco­nó­mi­cas y Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas– por la Uni­ver­si­tat Ober­ta de Ca­ta­lun­ya y tam­bién fue la voz del PP ara­go­nés en los con­ten­cio­sos con la Dipu­tación de Lé­ri­da por el uso del ca­ta­lán en la Fran­ja de Ara­gón, co­lin­dan­te con Ca­ta­lu­ña.

Com­pa­ñe­ro de es­quís. Tam­bién den­tro del PP. Es sin du­da un “hom­bre de Ru­di”, que en 2011 le nom­bró con­se­je­ro de Pre­si­den­cia, Jus­ti­cia e In­te­rior y que, tras de­jar ella la pre­si­den­cia re­gio­nal, vio en él el per­fil jo­ven, re­no­va­dor, que se ne­ce­si­ta­ba pa­ra por­ta­voz en las Cor­tes. Asi­mis­mo, los víncu­los con la vi­ce­pre­si­den­ta tras­pa­san los mu­ros de La Mon­cloa y lle­gan a las pis­tas de es­quí de Huesca, don­de ha­bría he­cho en al­gu­na oca­sión de an­fi­trión en ex­cur­sio­nes con la fa­mi­lia de Sáenz de San­ta­ma­ría. Eso, cuan­do Ca­ta­lu­ña lo per­mi­tía.

Po­lí­ti­co ca­ma­león. En su eta­pa ara­go­ne­sa se la­bró la fa­ma de ca­ma­león, ca­paz de desem­pe­ñar un per­fil “de con­sen­so” co­mo con­se­je­ro de Pre­si­den­cia de Luis Fer­nan­da Ru­di y de ser el por­ta­voz “ca­ñe­ro” a quien, ya en la opo­si­ción a par­tir de 2015, tu­vo en­fren­te el Go­bierno de Ja­vier Lam­bán. Sus do­tes dia­léc­ti­cas des­ta­ca­ban en una épo­ca en la que la re­tó­ri­ca po­lí­ti­ca no pa­sa por su me­jor mo­men­to y los que le han vis­to en ac­ción le con­si­de­ran un buen par­la­men­ta­rio. Y, so­bre to­do, es un hom­bre afa­ble ca­paz de te­jer bue­nas re­la­cio­nes con to­do el ar­co ideo­ló­gi­co.

Por Cla­ra Pi­nar

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.