La cró­ni­ca

Tiempo - - Tiempo - Jo­sé One­to @one­to_p

CSi al­go ha de­mos­tra­do el pro­cés es que, co­mo de­cía Tarradellas, en po­lí­ti­ca se pue­de ha­cer to­do me­nos el ri­dícu­lo, al­go que pa­re­ce an­cla­do en el ADN in­de­pen­den­tis­ta

asi a es­con­di­das, con la pa­pe­le­ta bien ce­rra­da ex­cep­to los que se pro­nun­cia­ban por el No, quie­nes desafian­tes han es­ta­do lu­chan­do por la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña du­ran­te años, en­fren­tán­do­se con la Jus­ti­cia y con­tra dis­tin­tas re­so­lu­cio­nes del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, se re­fu­gia­ban el vier­nes 27 de oc­tu­bre en una vo­ta­ción se­cre­ta pa­ra de­cla­rar en el Par­la­ment, al mar­gen de la le­ga­li­dad, la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña y con­ver­tir la co­mu­ni­dad au­tó­no­ma en una re­pú­bli­ca “co­mo Es­ta­do in­de­pen­dien­te y so­be­rano, de De­re­cho, de­mo­crá­ti­co y so­cial”. Una re­pú­bli­ca de pa­pel no re­co­no­ci­da por na­die que ni si­quie­ra es acep­ta­da por los pro­pios ca­ta­la­nes.

Era el úl­ti­mo ac­to de un gran ri­dícu­lo, eso que el ex­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat ca­ta­la­na Jo­sep Tarradellas de­cía que era lo úni­co que no se po­día ha­cer en po­lí­ti­ca (“en po­lí­ti­ca es pot fer tot, menys el ri­dí­cul”). Eso lo apli­có has­ta el fi­nal de su vi­da, una vi­da que tu­ve el pri­vi­le­gio de que me con­ta­se du­ran­te sus pac­tos con Adol­fo Suá­rez y des­pués, cuan­do se re­ti­ró de la po­lí­ti­ca y com­pro­bó que quien pre­ten­día ser el pa­dre de la pa­tria ca­ta­la­na, Jor­di Pu

jol i So­lei, iden­ti­fi­ca­ba su per­so­na con Ca­ta­lu­ña. “La gen­te se ol­vi­da de que en Ca­ta­lu­ña go­bier­na la de­re­cha; que hay una dic­ta­du­ra blan­da muy pe­li­gro­sa, que no fu­si­la, no ma­ta, pe­ro que de­ja­rá un las­tre muy fuer­te”. Si al­go nos ha de­mos­tra­do to­do

el pro­ce­so ca­ta­lán que ha ter­mi­na­do con la des­ti­tu­ción del presidente de la Ge­ne­ra­li­tat y de to­do su Go­bierno, la di­so­lu­ción del Par­la­ment y la con­vo­ca­to­ria de elec­cio­nes au­to­nó­mi­cas el jue­ves 21 de di­ciem­bre, tras la pues­ta en mar­cha del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, es que, en efec­to, en po­lí­ti­ca se pue­de ha­cer to­do, me­nos el ri­dícu­lo. Y ri­dícu­lo es ce­le­brar una pa­ro­dia de vo­ta­ción se­cre­ta en el Par­la­ment, en con­tra de los pro­pios le­tra­dos de la ins­ti­tu­ción que la ha­bían de­cla­ra­do ile­gal, sin la par­ti­ci­pa­ción de los par­ti­dos cons­ti­tu­cio­na­lis­tas y apro­bar por 70 vo­tos (con los que es im­po­si­ble apro­bar una ley im­por­tan­te o ele­gir, por ejem­plo, al má­xi­mo res­pon­sa­ble de la te­le­vi­sión pú­bli­ca ca­ta­la­na) la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, al tiem­po que se pro­cla­ma­ba la Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na.

Ri­dícu­lo fue ce­le­brar una pa­ro­dia de re­fe­rén­dum con pa­pe­le­tas traí­das de ca­sa; sin un cen­so creí­ble; con ur­nas que pa­re­cían re­co­ge­do­res de desechos es­con­di­das en sa­cris­tías y en do­mi­ci­lios de miem­bros de la Asam­blea Na­cio­nal de Ca­ta­lu­ña (ANC); sin jun­ta elec­to­ral, por­que to­dos sus miem­bros di­mi­tie­ron pa­ra evi­tar ser mul­ta­dos; in­vo­can­do un de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción co­mo si Ca­ta­lu­ña fue­se una co­lo­nia que tie­ne que in­de­pen­di­zar­se de la me­tró­po­li; y sin que la con­sul­ta ten­ga los mí­ni­mos re­qui­si­tos que es­ta­ble­cen las dis­po­si­cio­nes de la Co­mi­sión de Ve­ne­cia del Consejo de Eu­ro­pa.

To­do un dis­pa­ra­te al que se ha lle­ga­do tras ha­cer el ri­dícu­lo me­ses y años, des­pués de re­co­rrer las can­ci­lle­rías ven­dien­do una mer­can­cía ave­ria­da, con­tra­tan­do a me­dia­do­res in­ter­na­cio­na­les pro­fe­sio­na­les de co­brar por

to­do; son­dean­do a ex­pre­si­den­tes de Es­ta­dos Uni­dos que ni les han abier­to sus des­pa­chos; re­par­tien­do in­for­mes a em­ba­ja­das tan ma­ni­pu­la­dos que al­gu­nas los han re­en­via­do a vuel­ta de co­rreo...

Uno de los úl­ti­mos ri­dícu­los ha si­do di­ri­gir sus ar­gu­men­tos in­ter­na­cio­na­les, no ha­cia esa Di­na­mar­ca del Sur co­mo mo­de­lo que no ha creí­do nin­gún país eu­ro­peo, sino ha­cia Ko­so­vo, el úl­ti­mo país in­de­pen­di­za­do y re­co­no­ci­do por mu­chos paí­ses eu­ro­peos y EEUU. Pa­ra eso, los in­de­pen­den­tis­tas re­for­za­ban la cam­pa­ña pa­ra in­ten­tar ven­der la ima­gen de Es­pa­ña co­mo Es­ta­do an­ti­de­mo­crá­ti­co, que no res­pe­ta los de­re­chos hu­ma­nos y que tie­ne opri­mi­da a Ca­ta­lu­ña, aco­gi­da al de­re­cho de au­to­de­ter­mi­na­ción. Las ope­ra­cio­nes ju­di­cia­les con­tra la con­sul­ta del 1- O y las car­gas po­li­cia­les de esa jor­na­da son los agra­vios que el se­pa­ra­tis­mo es­gri­me pa­ra sos­te­ner su te­sis. El ob­je­ti­vo es for­zar una me­dia­ción in­ter­na­cio­nal y pre­pa­rar el te­rreno pa­ra una vía

Ko­so­vo, el “úl­ti­mo re­cur­so”, se­gún los ase­so­res de la Ge­ne­ra­li­tat: una se­ce­sión uni­la­te­ral apo­ya­da en la su­pues­ta vul­ne­ra­ción de de­re­chos hu­ma­nos.

La prio­ri­dad del in­de­pen­den­tis­mo es con­so­li­dar en el es­ce­na­rio in­ter­na­cio­nal la ima­gen de Ca­ta­lu­ña co­mo pue­blo opri­mi­do. En las re­des so­cia­les se ha ve­ni­do man­te­nien­do una in­ten­sa ac­ti­vi­dad pa­ra di­fun­dir imá­ge­nes del uso de la fuer­za po­li­cial el 1-O, pe­ro tam­bién de la re­cien­te mo­vi­li­za­ción vio­len­ta de la ul­tra­de­re­cha en Va­len­cia. Hash­tags co­mo “Help Ca­ta­lo­nia” o “Sup­por­tCa­ta­lo­nia” se re­pro­du­cen con cien­tos de men­cio­nes di­ri­gi­das a per­so­na­li­da­des in­ter­na­cio­na­les. La ANC ha si­do la más ac­ti­va en esa cam­pa­ña que pi­de a ciu­da­da­nos el en­vío de emails a los je­fes de Go­bierno de la UE. El do­cu­men­to que la ANC man­da a las can­ci­lle­rías eu­ro­peas di­ce: “¿Po­de­mos mi­rar ha­cia otro la­do an­te la bru­ta­li­dad de la Po­li­cía con­tra su pro­pia po­bla­ción? ¿Con­tra mu­je­res y gen­te ma­yor? ¿Has­ta cuán­do se pue­de man­te­ner el si­len­cio cuan­do re­pri­men a nues­tros ve­ci­nos por sus op­cio­nes po­lí­ti­cas? No es pro­pio de una de­mo­cra­cia avan­za­da del si­glo XXI”.

La cam­pa­ña en bus­ca de ar­gu­men­tos pa­ra la vía Ko­so­vo ha si­do tan efi­caz que más de 70 aca­dé­mi­cos bri­tá­ni­cos e ir­lan­de­ses han ela­bo­ra­do un do­cu­men­to en el que ase­gu­ran en que en Es­pa­ña no se res­pe­ta la li­ber­tad de ex­pre­sión, se vio­lan los de­re­chos hu­ma­nos, que hay una re­pre­sión con­tra la po­bla­ción por “fuer­zas pa­ra­mi­li­ta­res” y que exis­ten pre­sos po­lí­ti­cos co­mo los pre­si­den­tes de la ANC y Óm­nium, Jor

di Sán­chez y Jor­di Cui­xart, pa­ra quie­nes un tri­bu­nal or­de­nó pri­sión sin fian­za en el mar­co de la in­ves­ti­ga­ción de los acon­te­ci­mien­tos del 20 y el 21 de sep­tiem­bre. El tri­bu­nal ha es­ta­ble­ci­do co­mo he­chos pro­ba­dos que con­vo­ca­ron a mi­les de per­so­nas que des­tro­za­ron co­ches de la Po­li­cía y les ani­ma­ron a ro­dear un edi­fi­cio ofi­cial don­de la Po­li­cía y miem­bros de una co­mi­sión ju­di­cial fue­ron re­te­ni­dos du­ran­te ho­ras.

Des­pués de nu­me­ro­sas rec­ti­fi­ca­cio­nes y ma­nio­bras de to­do ti­po, han ga­na­do la par­ti­da los sec­to­res más ra­di­ca­les, los dipu­tados y la es­truc­tu­ra de la CUP, que han con­di­cio­na­do to­do el man­da­to de Car­les Puig­de­mont; los di­ri­gen­tes de la ANC y Òm­nium; y to­da una se­rie de Co­mi­tés de De­fen­sa del Re­fe­rén­dum y de Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca (CDR), co­pia­dos de esa es­truc­tu­ra de con­trol to­tal de ba­rrios crea­da por la dic­ta­du­ra cu­ba­na. Esos son los que, al fi­nal, han lle­va­do a Ca­ta­lu­ña a un pre­ci­pi­cio en el que mu­chos ya han em­pe­za­do a com­pro­bar que no es­tá esa Di­na­mar­ca del Sur, sino el fan­tas­ma de Ko­so­vo, el ca­mino que los di­ri­gen­tes se­ce­sio­nis­tas quie­ren re­co­rrer pa­ra que esa in­de­pen­den­cia ten­ga en el fu­tu­ro al­gu­na via­bi­li­dad.

Es de­cir, que no hay ga­ran­tías de que una vez es­ta­ble­ci­da la le­ga­li­dad con el ce­se en la Ge­ne­ra­li­tat de to­dos los que han pro­pi­cia­do el gol­pe de Es­ta­do con­tra el Es­ta­tu­to y la Cons­ti­tu­ción y to­ma­das las me­di­das pa­ra res­ta­ble­cer la nor­ma­li­dad con la in­ter­ven­ción de los co­rres­pon­dien­tes tri­bu­na­les de Jus­ti­cia (lo que no sig­ni­fi­ca que se pue­da con­tro­lar la ca­lle) de­jen de ha­cer el ri­dícu­lo... por­que pa­re­ce que eso es­tá en su ADN. Si no, no se ex­pli­ca el mensaje de Puig­de­mont in­sis­tien­do en que es presidente de la Ge­ne­ra­li­tat o que al­gu­nos con­se­je­ros se ha­yan in­cor­po­ra­do a sus des­pa­chos anun­cian­do que es­tán allí co­mo mi­nis­tros de la nue­va

Re­pú­bli­ca Ca­ta­la­na, y que van a ser de­fen­di­dos por los Co­mi­tés de De­fen­sa de la Re­pú­bli­ca... de esa re­pú­bli­ca de pa­pel que, ¡más ri­dícu­lo!, pue­de te­ner su se­de en Bru­se­las tras la hui­da de Puig­de­mont y cin­co de sus con­se­je­ros pa­ra pe­dir asi­lo po­lí­ti­co en Bél­gi­ca si­mul­tá­nea­men­te a las que­re­llas pre­sen­ta­das con­tra él y su Go­bierno por se­di­ción, re­be­lión y mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos.

Ma­ni­fes­tan­tes con­tra la in­de­pen­den­cia en Bar­ce­lo­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.