Có­mo que­ría el ‘Go­vern’ montar la República

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por An­to­nio Fernández

El pa­sa­do 16 de agos­to fue un día muy mo­vi­do en Cataluña. El Go­bierno ca­ta­lán ha­bía de­ci­di­do que el cur­so po­lí­ti­co se abría el 15 de ese mes, en vez del 1 de sep­tiem­bre. El pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont que­ría ju­gar al des­pis­te con el Go­bierno cen­tral, te­ner en vi­lo a toda Es­pa­ña. Por eso, el 16 de agos­to de­ci­dió con­vo­car una reunión en el pa­la­cio de Pe­dral­bes, a la que asis­tie­ron su vi­ce­pre­si­den­te, Oriol Jun­que­ras; el con­se­je­ro de Jus­ti­cia, Car­les Mun­dó; la se­cre­ta­ria ge­ne­ral de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na, Mar­ta Ro­vi­ra; y el ex­con­se­je­ro y ex­se­cre­ta­rio de Or­ga­ni­za­ción de Es­que­rra Xa­vier Ven­drell, ase­sor pa­ra el pro­ce­so de la in­de­pen­den­cia. Allí con­vo­ca­ron tam­bién a al­gu­nos téc­ni­cos de em­pre­sas ad­ju­di­ca­ta­rias de la Ge­ne­ra­li­tat en ma­te­ria de con­sul­tas elec­to­ra­les y con­ta­bi­li­za­ción de vo­tos, se­gún de­mues­tran los do­cu­men­tos con­te­ni­dos en el su­ma­rio de la ope­ra­ción

Anu­bis, ins­trui­do en los juz­ga­dos de Bar­ce­lo­na a raíz del re­fe­rén­dum ile­gal del 1 de oc­tu­bre y al que ha te­ni­do ac­ce­so es­ta re­vis­ta.

Uno de los reuni­dos fue Vi­cent Nos, pro­pie­ta­rio de la com­pa­ñía Blooc­kroot SADCV. Nos ig­no­ra­ba quién le iba a re­ci­bir. De ahí que su sor­pre­sa fue­se ma­yús­cu­la cuan­do los po­lí­ti­cos pre­sen­tes co­men­za­ron a acri­bi­llar­le a pre­gun­tas sobre el sis­te­ma de vo­to. Es más: la prin­ci­pal du­da que te­nía Ro­vi­ra era si el sis­te­ma de vo­to pro­pues­to po­día uti­li­zar­se tan­to pa­ra los vo­tan­tes en el ex­te­rior co­mo pa­ra los vo­tan­tes en Cataluña. El em­pre­sa­rio ex­pli­có a los pre­sen­tes que el sis­te­ma fun­cio­na­ría me­dian­te “un con­tra­to in­te­li­gen­te a tra­vés de Et­he­reum [pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca], que per­mi­ti­ría ga­ran­ti­zar la iden­ti­fi­ca­ción de los vo­tan­tes me­dian­te un id­cat y un tic­ket en el que se in­cor­po­ra­ba una fo­to-

gra­fía per­so­nal y, a par­tir de ahí, se man­da­ría una pa­pe­le­ta pa­ra vo­tar on li­ne”. El em­pre­sa­rio, no obs­tan­te, aban­do­nó po­co des­pués el pro­yec­to, al sos­pe­char que lo que le pe­dían era ile­gal y ha­bía si­do prohi­bi­do por el Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal.

Otro de los pre­sen­tes en la reunión, Quim Fran­que­sa, ha­bía si­do con­tac­ta­do por un al­to car­go de la Ge­ne­ra­li­tat me­ses an­tes pa­ra desa­rro­llar el sis­te­ma de vo­to elec­tró­ni­co que se que­ría ha­cer ser­vir. Fran­que­sa, que ha tra­ba­ja­do pa­ra va­rias com­pa­ñías del sec­tor, lle­gó a plan­tear el pre­su­pues­to al Go­bierno ca­ta­lán, 500.000 eu­ros, que fue acep­ta­do, aun­que fi­nal­men­te no lle­gó a desa­rro­llar nin­gún pro­yec­to por­que “iba pa­san­do el tiempo y el tim­ming ya era ca­si im­po­si­ble de cum­plir”, ade­más de que no le ha­bían pa­ga­do na­da to­da­vía. La anéc­do­ta de una reunión en pleno agos­to (has­ta fi­nal de mes hu­bo otros en­cuen­tros si­mi­la­res) da una idea de la de­ter­mi­na­ción del Go­bierno ca­ta­lán y de los partidos que le apo­ya­ban en lle­var a ca­bo un re­fe­rén­dum que ya ha­bía si­do prohi­bi­do ex­pre­sa­men­te por el Cons­ti­tu­cio­nal y que, aun­que los in­de­pen­den­tis­tas afir­ma­ban que era un “man­da­to de­mo­crá­ti­co”, no fi­gu­ra­ba en nin­gún pro­gra­ma elec­to­ral ni for­ma­ba par­te de nin­gu­na de las pro­me­sas rea­li­za­das du­ran­te la cam­pa­ña. Era, sim­ple­men­te, un pul­so al Estado es­pa­ñol pa­ra mar­car per­fil. Un desafío en toda re­gla que

Va­rios em­pre­sa­rios con­tac­ta­dos por el Go­vern re­nun­cia­ron a con­tra­tos por te­mor a co­me­ter ile­ga­li­da­des

te­nía co­mo fi­na­li­dad pro­vo­car que el Go­bierno cen­tral hin­ca­se la ro­di­lla y su­pli­ca­se una ne­go­cia­ción pa­ra rea­li­zar un re­fe­rén­dum pac­ta­do. El ob­je­ti­vo fi­nal del Go­bierno ca­ta­lán era la crea­ción de una república ca­ta­la­na y pa­ra eso se ha­bía fi­ja­do co­mo ob­je­ti­vo la crea­ción de dis­tin­tas “es­truc­tu­ras de Estado”, en­tre ellas la crea­ción de la Agen­cia Tri­bu­ta­ria Ca­ta­la­na (ATC), una red de “em­ba­ja­das” ca­mu­fla­das co­mo “ofi­ci­nas co­mer­cia­les”, una Agen­cia de la Se­gu­ri­dad So­cial y una Agen­cia de Ci­ber­se­gu­ri­dad. Y pa­ra ello no es­ca­ti­ma­ba es­fuer­zos.

so­por­te in­for­má­ti­co pA­rA el re­fe­rén­dum

El 19 de ju­lio, Jo­sué Sa­llent, res­pon­sa­ble de Es­tra­te­gia e In­no­va­ción del Cen­tro de Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y Tec­no­lo­gías de la In­for­ma­ción (CTTI), ha­bla­ba con Da­vid Fe­rrer, coor­di­na­dor ge­ne­ral de pro­yec­tos del Go­bierno de Car­les Puig­de­mont. Am­bos co­men­ta­ban la “im­por­tan­te can­ti­dad de di­ne­ro pú­bli­co que los di­ri­gen­tes de la Ad­mi­nis­tra­ción au­to­nó­mi­ca ca­ta­la­na es­tán in­vir­tien­do en una se­rie de so­por­tes in­for­má­ti­cos que pue­dan ma­ne­jar me­ga­da­tos sus­cep­ti­bles de so­por­tar las ne­ce­si­da­des ope­ra­ti­vas de las de­no­mi­na­das ‘es­truc­tu­ras de país’, en cu­yo pro­ce­so de crea­ción es­tán bor­dean­do en to­do mo­men­to la lí­nea com­pe­ten­cial que tie­nen atri­bui­da y, por tan­to, la cues­tión es de­ter­mi­nar si las in­ver­sio­nes rea­li­za­das en es­tas me­ga­es­truc­tu­ras son ne­ce­sa­rias o, por el con­tra­rio, su­po­nen una mal­ver­sa­ción de di­ne­ro pú­bli­co, te­nien­do en cuen­ta el mar­co com­pe­ten­cial que la Cons­ti­tu­ción y la ley atri­bu­yen al Go­bierno ca­ta­lán”, di­ce un in­for­me de la Guar­dia Ci­vil del 2 de agos­to. Sa­llent ne­go­ció más tar­de con la com­pa­ñía Scytl la im­ple­men­ta­ción de una pla­ta­for­ma pa­ra el re­cuen­to de vo­tos. Así lo re­co­no­ció el con­se­je­ro de­le­ga­do de es­ta fir­ma, Pe­re Va­llès. La em­pre­sa in­clu­so lle­gó a ci­frar en una hor­qui­lla de uno a dos mi­llo­nes de eu­ros el pre­cio del pro­yec­to, que fi­nal­men­te no lle­gó a en­car­gar por­que Pe­re Va­llès lo con­sul­tó con sus abo­ga­dos y de­ci­dió que se evi­ta­ría pro­ble­mas le­ga­les.

Los in­ves­ti­ga­do­res tam­bién lle­ga­ron a la con­clu­sión de que la em­pre­sa T-Sys­tems “ha­bría desa­rro­lla­do una apli­ca­ción que pre­vé la ges­tión del cen­so úni­co de con­tri­bu­yen­tes que in­clui­ría tam­bién la cuen­ta co­rrien­te del con­tri­bu­yen­te, así co­mo in­for­ma­ción de bie­nes, asis­ten­cias y ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas. Pa­ra­le­la­men­te, ha­bría desa­rro­lla­do un sis­te­ma de ges­tión de cen­sos apli­ca­ble a los im­pues­tos sobre el pa­tri­mo­nio y sobre es­tan­cias en es­ta­ble­ci­mien­tos tu­rís­ti­cos”. Por si fue­ra po­co, la mis­ma com­pa­ñía se ocu­pa­ba de una ba­se fis­cal pa­ra el im­pues­to de be­bi­das azu­ca­ra­das y es­ta­ba im­ple­men­tan­do “un sis­te­ma de ges­tión do­cu­men­tal (…) pa­ra ges­tio­nar cual­quier ti­po­lo­gía de tri­bu­to o in­gre­so pú­bli­co”. Por es­fuer­zos no que­da­ría.

Con di­ne­ro de Asun­tos So­cia­les se creó la es­truc­tu­ra de una agen­cia sus­ti­tu­ta de la Se­gu­ri­dad So­cial

Una de­nun­cia anó­ni­ma re­ci­bi­da en la Po­li­cía da­ba ju­go­sos de­ta­lles de los pre­pa­ra­ti­vos del re­fe­rén­dum pre­vio a la pro­cla­ma­ción de la república. “Co­mo par­te de los es­fuer­zos pa­ra pro­veer­se de las es­truc­tu­ras de Estado, el CTTI de la Ge­ne­ra­li­tat ha so­li­ci­ta­do a sus pro­vee­do­res de IT ha­bi­tua­les la par­ti­ci­pa­ción en la crea­ción de los di­fe­ren­tes sis­te­mas in­for­má­ti­cos ne­ce­sa­rios pa­ra do­tar de me­dios a es­tas es­truc­tu­ras”. Co­men­ta­ba la de­nun­cia que el Go­bierno ca­ta­lán ya tra­ba­ja­ba en la fu­tu­ra Ha­cien­da ca­ta­la­na y des­ve­la­ba que se ha­bía crea­do re­cien­te­men­te la em­pre­sa DXC Tech­no­lo­gies “a par­tir de la fu­sión de una par­te es­cin­di­da de Hew­lett Pac­kard En­ter­pri­se y de Com­pu­ter Scien­ces Cor­po­ra­tion”. “[La nue­va fir­ma ges­tio­na ya] más de 500 ser­vi­do­res pa­ra el CTTI, don­de se alo­jan mul­ti­tud de sis­te­mas de in­for­ma­ción (En­se­ñan­za, Pre­si­den­cia, etc.)”, pero la Ge­ne­ra­li­tat le aca­ba­ba de pe­dir más de 100 nue­vos ser­vi­do­res “pa­ra un nue­vo pro­yec­to de­no­mi­na­do in­ter­na­men­te co­mo Tau­lat. Las pe­cu­lia­ri­da­des de es­te pro­yec­to ha­cen sos­pe­char que for­ma par­te de las de­no­mi­na­das es­truc­tu­ras de Estado: el pro­yec­to ha si­do con­si­de­ra­do por el CTTI de al­to se­cre­to. Es­te se­cre­tis­mo nunca se ha­bía so­li­ci­ta­do en nin­gún otro pro­yec­to asig­na­do a DXC o an­te­rior­men­te a HPE. Se ha de­cla­ra­do co­mo el pro­yec­to más prio­ri­ta­rio de to­dos los asig­na­dos a DXC. Sien­do un pro­yec­to del De­par­ta­men­to de Bie­nes­tar So­cial (De­par­ta­men­to de Tra­ba­jo, Asun­tos So­cia­les y Fa­mi­lias), pa­re­ce cu­rio­so que es­te sea más prio­ri­ta­rio que otros pro­yec­tos so­li­ci­ta­dos por el de­par-

ta­men­to de Pre­si­den­cia”. Y aler­ta­ba el es­cri­to de que “la fe­cha lí­mi­te pa­ra la pro­vi­sión de sis­te­mas es a pri­me­ro de sep­tiem­bre pa­ra dis­po­ner de tiempo pa­ra ins­ta­lar las apli­ca­cio­nes an­tes de la fe­cha má­gi­ca ya pu­bli­ca­da por el pre­si­den­te Puig­de­mont del 1 de oc­tu­bre”.

El pro­pio nom­bre del pro­yec­to se­cre­to lle­va el nom­bre de la ca­lle don­de se ubi­can las ofi­ci­nas cen­tra­les de la Con­se­je­ría de Tra­ba­jo, lo que ha­ce sos­pe­char que fon­dos de Asun­tos So­cia­les y de Tra­ba­jo se es­ta­ban gas­tan­do en la pre­pa­ra­ción de la República Ca­ta­la­na. Y, pues­to que el pro­yec­to afec­ta­ría a unos 4 mi­llo­nes de per­so­nas y ten­dría a 700.000 ins­ti­tu­cio­nes co­mo usua­rios po­ten­cia­les, no es des­ca­be­lla­do pen­sar que la in­ten­ción era la crea­ción de una Agen­cia de la Se­gu­ri­dad So­cial, que sus­ti­tui­ría a la Se­gu­ri­dad So­cial es­pa­ño­la en cuan­to la república echa­se a an­dar.

lA Agen­ciA tri­bu­tA­riA cA­tA­lA­nA

El 29 de agos­to, el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da de la Ge­ne­ra­li­tat, Lluís Sal­va­dó (de­te­ni­do pos­te­rior­men­te el 20 de sep­tiem­bre), ha­bla­ba con Al­bert Puig, je­fe de co­mu­ni­ca­ción de Oriol Jun­que­ras. “De­je­mos la ATC pre­pa­ra­da pa­ra re­cau­dar y ges­tio­nar 75.000 mi­llo­nes de eu­ros. ¿Qué, có­mo lo ves?”, co­men­ta­ba Puig co­mo po­si­ble ti­tu­lar de pren­sa. Sal­va­dó asen­tía. Se tra­ta­ba de te­ner pre­pa­ra­do to­do el me­ca­nis­mo pa­ra ex­pul­sar a la Ha­cien­da es­pa­ño­la de Cataluña y ocu­par su lu­gar. En un vo­lu­mi­no­so in­for­me fe­cha­do el 18 de sep­tiem­bre, la Guar­dia Ci­vil des­ta­ca­ba que uno de los prin­ci­pa­les ór­ga­nos pa­ra el nue­vo Estado es la ATC, “que en reali­dad se en­mar­ca den­tro de un ám­bi­to mu­cho más am­bi­cio­so que es el di­se­ño de una au­tén­ti­ca Ad­mi­nis­tra­ción Tri­bu­ta­ria que ejer­za ab­so­lu­ta­men­te to­das las com­pe­ten­cias de un Estado in­de­pen­dien­te. En el di­se­ño de esa es­truc­tu­ra se con­fi­gu­ran nue­vos ór­ga­nos co­mo el Con­se­jo Fis­cal, el Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Tri­bu­ta­rios, la Ofi­ci­na Ca­ta­la­na de Fis­ca­li­dad In­ter­na­cio­nal y una uni­dad es­pe­cí­fi­ca de in­ves­ti­ga­ción de frau­de fis­cal y pro­fun­di­za en la com­po­si­ción del Ser­vi­cio Ca­ta­lán de Ges­tión de In­gre­so, in­te­gra­do por la ATC, la Agen­cia Ca­ta­la­na de Re­cau­da­ción de In­gre­sos, la Agen­cia Ca­ta­la­na de Co­mer­cio Ex­te­rior y Adua­nas y la Agen­cia Ca­ta­la­na de la Pro­pie­dad In­mo­bi­lia­ria. Ór­ga­nos al­gu­nos de los cua­les po­drían es­tar im­ple­men­tán­do­se de for­ma ocul­ta, ya que la Ge­ne­ra­li­tat no tie­ne com­pe­ten­cias en esas ma­te­rias, léa­se Adua­nas o Fis­ca­li­dad In­ter­na­cio­nal, en­tre otras”. No obs­tan­te, el 30 de agos­to, Sal­va­dó ha­bla con Raúl Mur­cia, ase­sor es­pe­cial en ma­te­ria de di­fu­sión ins­ti­tu­cio­nal de Pre­si­den­cia y co­men­tan que una en­via­da de Puig­de­mont va a ir a la Ha­cien­da ca­ta­la­na a en­te­rar­se de có­mo va to­do. “El pa­tio es­tá en una si­tua­ción de que el mes de oc­tu­bre no hay ca­pa­ci­dad, ni te­ne­mos con­trol de adua­nas, ni te­ne­mos un ban­co don­de me­ter... re­su­men... la co­sa es­tá

“La co­sa es­tá muy ver­de. Cual­quie­ra con dos de­dos de ce­re­bro lo sa­be”, re­co­no­cían en pri­va­do en el Go­vern

muy ver­de. Eso, cual­quie­ra que tie­ne dos de­dos de ce­re­bro lo sa­be. Aho­ra bien, a mí me da pá­ni­co de que si trans­mi­ti­mos las co­sas co­mo son en reali­dad a El­sa [la en­via­da de Puig­de­mont], al pre­si­den­te y a su en­torno, es­to lo aca­ben au­to­ri­zan­do pa­ra de­cir ‘Jun­que­ras no ha pre­pa­ra­do al país pa­ra que el 2 de oc­tu­bre de­cla­re­mos la in­de­pen­den­cia”, se due­le el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da. Con­ti­nua­ba el di­ri­gen­te re­pu­bli­cano: “Po­de­mos to­rear­la, pero vie­ne de aquí a un ra­to (…) si le de­ci­mos la verdad, es­ta­mos muer­tos”. Y su in­ter­lo­cu­tor le con­tes­ta: “Tu mie­do es que si lo ex­pli­ca­mos, los otros di­rán que Jun­que­ras no lo es­tá ha­cien­do y si no lo ex­pli­ca­mos, hay el ries­go...”. “Si con­ti­nua­mos to­dos pen­san­do que es­ta­mos pre­pa­ra­dos y to­dos ha­cen ver que es­ta­mos pre­pa­ra­dos pa­ra que na­die se atre­va a de­cir (…) nos po­de­mos en­con­trar que el 2 de oc­tu­bre al­guno se pien­se que es­ta­mos don­de no es­ta­mos y si le de­ci­mos la reali­dad, aca­ba­rán di­cien­do que el De­par­ta­men­to de Eco­no­mía no ha­ce el tra­ba­jo y, por lo tan­to, la cul­pa es del Jun­que­ras”, cor­ta Sal­va­dó. Y con­ven­ci­do ya de que la República Ca­ta­la­na es al­go ajeno a es­te mun­do, el al­to car­go del Go­bierno ha­cía otra sar­cás­ti­ca con­fe­sión: “Al fi­nal, aquí hay un pro­ble­ma, hay un te­ma de fon­do: en al­gún mo­men­to, a al­guien le ha de in­tere­sar es­te pu­to pro­ce­so en el mun­do real”.

lAs de­clA­rA­cio­nes del ex­juez vidAl

Que los res­pon­sa­bles po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes ha­cían al­go que no cua­dra­ba con la le­ga­li­dad pa­re­ce fue­ra de du­da. No hay que ol­vi­dar que fue­ron unas de­cla­ra­cio­nes del ex­juez y ex­se­na­dor de ERC San­ti Vidal las que pro­vo­ca­ron el ini­cio de ac­tua­cio­nes ju­di­cia­les. Vidal se va­na­glo­ria­ba a fi­na­les de 2016, en sus con­fe­ren­cias a lo lar­go y an­cho de Cataluña, de que te­nían “31 ám­bi­tos de ac­tua­ción, 19 equi­pos de ex­per­tos tra­ba­jan­do ba­jo la coor­di­na­ción del ex­vi­ce­pre­si­den­te del Cons­ti­tu­cio­nal Car­les Vi­ver Pi Sun­yer, y hay 141 me­di­das es­pe­cí­fi­cas”. De­cía tam­bién que “hay una par­ti­da pre­su­pues­ta­ria de ca­si 400 mi­llo­nes de eu­ros, que no os di­ré en qué epí­gra­fes en con­cre­to es­tán de los pre­su­pues­tos, por­que es­tán de­bi­da­men­te ca­mu­fla­dos, des­ti­na­dos a la ce­le­bra­ción del re­fe­rén­dum y a te­ner ab­so­lu­ta­men­te pre­pa­ra­das las 19 es­truc­tu­ras de Estado”.

San­ti Vidal no se pri­va­ba de sa­car pe­cho an­te sus oyen­tes. “En es­tos mo­men­tos, el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat tie­ne to­dos vues­tros da­tos fis­ca­les –de­cía en otra con­fe­ren­cia–. Es­táis to­dos fi­cha­dos. To­dos. ¿Eso es le­gal? Pues no, por­que eso es­tá pro­te­gi­do por la Ley de Pro­tec­ción de Ba­ses de Da­tos del Go­bierno es­pa­ñol (…) No os di­ré có­mo lo he­mos con­se­gui­do, por­que lo he­mos con­se­gui­do de ma­ne­ra ab­so­lu­ta­men­te ile­gal. Y un juez no pue­de ha­blar de có­mo se ha­cen las co­sas ile­gal­men­te”.

Va­ti­ci­na­ba el ex­juez que con la in­de­pen­den­cia Cataluña pa­sa­ría de te­ner una ta­sa de pa­ro del 14,7% al 11,3% gra­cias a que “las em­pre­sas fran­ce­sas y ale­ma­nas co­men­za­rán a in­ver­tir mi­llo­nes y mi­llo­nes de eu­ros”. Y no so­lo eso, la des­fa­cha­tez lle­ga­ba al pun­to de pro­me­ter, “por es­cri­to, ¿eh?”, a los pen­sio­nis­tas: “Us­ted co­bra­rá... ¿cuán­to co­bra aho­ra? ¿641? Pa­sa a co­brar 1.000 (…) Y no es el cuen­to de la le­che­ra, ¿eh? (…) Y es­tos nú­me­ros han si­do

in­ter­na­cio­na­les”.— va­li­da­dos por va­rios or­ga­nis­mos

fo­to: ju­lio car­bo

El Go­vern com­pa­re­ce en las es­ca­li­na­tas del Par­la­ment el 27-O, tras apro­bar­se la de­cla­ra­ción de in­de­pen­den­cia.

fo­to: j. la­go/afp

Huel­ga Pan­car­ta des­ple­ga­da el día 8 en Bar­ce­lo­na lla­man­do a se­guir la huel­ga con­vo­ca­da por los in­de­pen­den­tis­tas.

fo­to: fE­rraN SEND­ra

Re­fe­rén­dum Vo­tan­tes en la con­sul­ta ile­gal del 1-O en el co­le­gio elec­to­ral de la Es­cue­la In­dus­trial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.