y Tam­bién

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR -

Pe­dro sán­chez

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Pe­dro Sán­chez, muy cons­cien­te del hán­di­cap que su­po­ne pa­ra su li­de­raz­go el he­cho de que no sea dipu­tado, y por tan­to es­té fue­ra de la tri­bu­na del Con­gre­so, for­mó una Eje­cu­ti­va de ba­jo per­fil, con es­ca­sa pre­sen­cia me­diá­ti­ca, pa­ra pro­cu­rar evi­tar que su pro­ta­go­nis­mo que­da­ra di­lui­do en el día a día. Sán­chez ha op­ta­do por la es­tra­te­gia de es­pe­rar, ade­más de con­for­mar un equi­po de co­la­bo­ra­do­res real­men­te fie­les muy re­du­ci­do, del que so­lo for­ma­rían par­te Cris­ti­na Nar­bo­na, Jo­sé Luis Áva­los, To­ni Fe­rrer, se­cre­ta­rio de Em­pleo del PSOE, y Ós­car Puen­te, por­ta­voz.

al­fon­so Das­tis

El Go­bierno ha ad­mi­ti­do que, en un prin­ci­pio, per­dió la ini­cia­ti­va a la ho­ra de tras­la­dar fue­ra de Es­pa­ña la “cues­tión ca­ta­la­na”, al­go en lo que las crí­ti­cas se han cen­tra­do es­pe­cial­men­te en el Mi­nis­te­rio de Asun­tos Ex­te­rio­res y su ti­tu­lar, Al­fon­so Das­tis. Aho­ra, el Go­bierno quie­re dar la vuel­ta a la si­tua­ción y cree que pue­de ha­cer­lo. En­tre las ini­cia­ti­vas que ha to­ma­do es­tá la con­tra­ta­ción de los ser­vi­cios de fir­mas in­ter­na­cio­na­les de con­sul­to­ría y ase­so­ra­mien­to de co­mu­ni­ca­ción, co­mo la bri­tá­ni­ca Bruns­wick, que en­ca­be­za co­mo pre­si­den­te sir Alan Par­ker, aun­que sus fac­tó­tums son Loui­se Charl­ton, An­drew Fen­wick y Su­san Gil­christ.

Car­les Puig­de­mont

La no­che en la que Car­les Puig­de­mont pa­re­ció ha­ber to­ma­do la de­ci­sión de con­vo­car elecciones, la ten­sión –in­clu­so per­so­nal– con Oriol Jun­que­ras lle­gó a ex­tre­mos nunca vis­tos y que de­ja­ron sor­pren­di­dos a quie­nes es­ta­ban al­re­de­dor de los dos po­lí­ti­cos. La ten­sión fue tan enor­me que tras­cen­dió a sus res­pec­ti­vos equi­pos de es­col­tas. No lle­ga­ron a in­ter­ve­nir, pero en­tre los en­car­ga­dos de la se­gu­ri­dad de los en­ton­ces pre­si­den­te y vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat hu­bo más que pa­la­bras y al­gún –aun­que es­po­rá­di­co– for­ce­jeo. To­do eso, sin du­da, tam­bién in­flu­yó pa­ra que Puig­de­mont die­ra mar­cha atrás y no con­vo­ca­ra las ur­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.