El in­de­pen­den­tis­mo ca­mi­na­rá se­pa­ra­do has­ta el 21-D

La ne­ga­ti­va de ERC a una lis­ta in­de­pen­den­tis­ta úni­ca cul­mi­na su es­tra­te­gia pa­ra des­pla­zar a la an­ti­gua Con­ver­gèn­cia co­mo pri­me­ra fuer­za ca­ta­la­na

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por Luis Cal­vo lcal­vo@gru­po­ze­ta.es

Cuan­do Oriol Jun­que­ras se hi­zo con el man­do de Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na de Ca­ta­lun­ya (ERC) en 2011, el par­ti­do aca­ba­ba un año an­tes de fir­mar su peor re­sul­ta­do au­to­nó­mi­co des­de los años 80, diez es­ca­ños. El Go­bierno tri­par­ti­to ca­ta­lán de­ja­ba a los re­pu­bli­ca­nos to­ca­dos, sin un li­de­raz­go cla­ro y con la ne­ce­si­dad de ar­mar un pro­yec­to ca­si de ce­ro. Por el con­tra­rio, su gran ri­val den­tro del ca­ta­la­nis­mo, la CiU de Ar­tur Mas, vol­vía a las aplas­tan­tes vic­to­rias de las pri­me­ras dé­ca­das de de­mo­cra­cia: 62 es­ca­ños, a so­lo seis de la ma­yo­ría ab­so­lu­ta. El he­re­de­ro po­lí­ti­co de Jor­di Pu­jol fue in­ves­ti­do con la abs­ten­ción del Par­ti­do de los So­cia­lis­tas de Cataluña (PSC) y el vo­to en con­tra del res­to del Par­la­ment, ERC in­clui­da.

Fue en­ton­ces cuan­do la cri­sis eco­nó­mi­ca se re­cru­de­ció. Pa­ra ocul­tar los re­cor­tes, cri­ti­ca­dos con du­re­za por la iz­quier­da, Mas co­men­zó un via­je al so­be­ra­nis­mo que le hi­zo en­vol­ver­se en la ban­de­ra ca­ta­la­na. Se­ña­ló a Ma­drid co­mo ori­gen de to­dos los pro­ble­mas y na­ció el “Es­pan­ya ens ro­ba”. En 2012 el fra­ca­so de la pro­pues­ta del pac­to fis­cal le hi­zo sal­tar de la sen­ye­ra a la es­te­la­da. Allí le es­pe­ra­ban los re­pu­bli­ca­nos de Jun­que­ras. En pleno en­fren­ta­mien­to con el Estado, am­bos partidos, enemi­gos acé­rri­mos, fir­ma­ron un pac­to de go­ber­na­bi­li­dad. Co­men­za­ba una ca­rre­ra ha­cia el in­de­pen­den­tis­mo que por el ca­mino, ade­más de me­ter a me­dio Go­vern en la cár­cel, ha des­ar­ma­do a los he­re­de­ros de Con­ver­gèn­cia, hun­di­do a Unió De­mo­crà­ti­ca de Ca­ta­lun­ya y con­so­li­da­do a ERC co­mo pri­me­ra fuer­za ca­ta­la­na.

Sin liS­tA úni­cA

La de­ci­sión de Jun­que­ras de ne­gar­se a una lis­ta úni­ca del in­de­pen­den­tis­mo no es sino el úl­ti­mo mo­vi­mien­to de una par­ti­da que lle­va años ju­gan­do con­tra los con­ver­gen­tes. Des­de la cár­cel, el ex­vi­ce­pre­si­den­te

de la Ge­ne­ra­li­tat hi­zo oí­dos sor­dos a la sú­pli­cas del ex­pre­si­den­te Car­les Puig­de­mont y la Asam­blea Na­cio­nal Ca­ta­la­na (ANC) pa­ra re­edi­tar el pac­to de Junts pel Sí. ERC ya no ne­ce­si­ta a nin­guno de los dos. Aun­que un in­de­pen­den­tis­mo di­vi­di­do pue­de per­der al­go de fuer­za elec­to­ral en su con­jun­to, las lis­tas se­pa­ra­das cer­ti­fi­ca­rán elec­to­ral­men­te lo que ha­ce ya mu­chos me­ses pro­nos­ti­can los son­deos. To­das las en­cues­tas pu­bli­ca­das des­de la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral coin­ci­den en si­tuar a los re­pu­bli­ca­nos por en­ci­ma de los 40 es­ca­ños, al­gu­nas in­clu­so ro­zan­do los 50, co­mo pri­me­ra fuer­za ca­ta­la­na y a mu­cha dis­tan­cia de la se­gun­da. Nunca des­de la Se­gun­da República el par­ti­do ha­bía con­se­gui­do ci­fras si­mi­la­res. Lo má­xi­mo que es­tá dis­pues­to a ce­der es un fren­te co­mún, con pun­tos soberanistas com­par­ti­dos en los pro­gra­mas, pero que in­clui­rán tam­bién di­fe­ren­cias ideo­ló­gi­cas im­por­tan­tes. Si ga­na el in­de­pen­den­tis­mo po­drá se­guir ten­san­do la cuer­da con Jun­que­ras en la pre­si­den­cia. Si no, se em­pe­za­rá a ha­blar de otras al­ter­na­ti­vas, fren­tes de iz­quier- da por una so­lu­ción pac­ta­da (re­fe­rén­dum in­clui­do) y otras op­cio­nes po­lí­ti­cas que ya em­pie­zan a fra­guar­se en otros partidos. En es­te sen­ti­do es sig­ni­fi­ca­ti­vo que Oriol Jun­que­ras ha­ya ofre­ci­do al ex­se­cre­ta­rio ge­ne­ral de Po­dem, Al­bano Dan­te Fa­chin, que se au­to­ca­li­fi­ca de no in­de­pen­den­tis­ta, for­mar par­te de su can­di­da­tu­ra.

El PDEcAt, Prin­ci­PAl víc­ti­mA DEl pro­cés

Si la ju­ga­da de ERC en con­tra de la lis­ta úni­ca de­ja a los re­pu­bli­ca­nos co­mo prin­ci­pal ven­ce­dor del pro­cés, el PDECat es, sin du­da, su prin­ci­pal de­rro­ta­do. En so­lo cin­co años, la ca­rre­ra ha­cia el in­de­pen­den­tis­mo ha apar­ta­do a Ar­tur Mas de la pri­me­ra lí­nea po­lí­ti­ca, obli­ga­do a su su­ce­sor, Car­les Puig­de­mont, a huir a Bél­gi­ca pa­ra bur­lar la ac­ción de la Jus­ti­cia y aca­ba­do con 38 años de unión en­tre los dos partidos que for­ma­ban CiU. Y no ha ha­bi­do un so­lo pa­so en el que vo­ces in­ter­nas no ad­vir­tie­ran de los ries­gos de esa de­ri­va y de las ocul­tas in­ten­cio­nes de sus so­cios de Go­bierno. Nin­gu­na ha si­do es­cu­cha­da.

El em­pu­je de ERC y la CUP du­ran­te es­tos años ha con­se­gui­do apar­tar de su lí­nea po­lí­ti­ca a los con­ver­gen­tes has­ta so­la­par­se con el in­de­pen­den­tis­mo más ra­di­cal. Y an­te esa dis­yun­ti­va, los vo­tan­tes pre­fie­ren el ori­gi­nal a la co­pia. Las en­cues­tas pu­bli­ca­das tras la con­vo­ca­to­ria de elecciones dan al PDECat en­tre 13 y 15 dipu­tados, quin­ta fuer­za po­lí­ti­ca. Has­ta aho­ra su peor re­sul­ta­do his­tó­ri­co era de 43 dipu­tados, en 1980, y a pe­sar de ello pri­me­ra fuer­za ca­ta­la­na. Pero ni las en­cues­tas son ca­pa­ces de rom­per con la iner­cia del par­ti­do. La di­rec­ción na­cio­nal ce­rró el pa­so a San­ti Vi­la, el ex­con­se­je­ro de Puig­de- mont que se ha­bía pos­tu­la­do co­mo el lí­der ca­paz de re­con­du­cir al PDECat ha­cia el ca­ta­la­nis­mo po­lí­ti­co mo­de­ra­do, y no des­car­ta to­mar me­di­das con­tra él por cri­ti­car a otros miem­bros del par­ti­do.

lA Po­Si­ción DE lA cUP, Aún En El Ai­rE

Fal­ta por de­fi­nir qué plan­tea­mien­to ten­drá an­te las elecciones la CUP, ter­ce­ra pa­ta del ór­da­go in­de­pen­den­tis­ta al Estado. El par­ti­do que con so­lo diez dipu­tados ha si­do ca­paz de con­di­cio­nar du­ran­te la úl­ti­ma le­gis­la­tu­ra la ca­rre­ra ha­cia la de­cla­ra­ción uni­la­te­ral de in­de­pen­den­cia pa­re­ce ha­ber sa­li­do ca­si in­dem­ne del pro­cés. Es el úni­co de los tres que no tie­ne lí­de­res impu­tados y si­gue man­te­nien­do en las en­cues­tas un apo­yo sig­ni­fi­ca­ti­vo de sus ba­ses. Con­se­gui­ría en­tre 7 y 8 dipu­tados, al­go me­nos que en 2015, pero más del do­ble que en su de­but par­la­men­ta­rio, con 3 en 2012. De ca­rác­ter asam­blea­rio, se­rán sus afi­lia­dos quie­nes de­fi­nan el do­min­go su po­si­ción en­tre cua­tro op­cio­nes: man­te­ner su re­cha­zo a la con­vo­ca­to­ria elec­to­ral y no pre­sen­tar

La CUP pro­pon­drá a sus afi­lia­dos cua­tro op­cio­nes: no pre­sen­tar­se, un fren­te de iz­quier­das, una lis­ta ciu­da­da­na o ir con sus si­glas

Fo­to: Qui­Que gar­cía/eFe

Oriol Jun­que­ras y Car­les Puig­de­mont.

Coa­li­ción Xa­vier Do­mè­nech y Ada Co­lau du­ran­te una de las reunio­nes fun­da­cio­na­les del par­ti­do de la al­cal­de­sa. Fo­to: eli­sen­da pons

Fo­to: Joan cor­ta­de­llas

Asam­blea de la CUP en 2015, con sus di­ri­gen­tes An­na Ga­briel y Da­vid Fernández en pri­me­ra fi­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.