entrevista. Car­lo Pa­dial

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - por An­to­nio Díaz Fo­to: Xa­vier Gon­zá­lez

Car­lo Pa­dial (Bar­ce­lo­na, 1977). Es­cri­tor y ci­neas­ta. Di­ri­ge Al­go muy gor­do (Ze­ta Ci­ne­ma), una co­me­dia de as­pec­to do­cu­men­tal pro­ta­go­ni­za­da por Ber­to Ro­me­ro, Car­los Are­ces y Ca­ro­li­na Bang.

P_ Ha­ce me­ses us­ted pre­sen­tó la pe­lí­cu­la co­mo una co­me­dia fa­mi­liar con mu­chos efec­tos di­gi­ta­les. ¿La fic­ción no se li­mi­ta a la ho­ra y me­dia que se ve en pan­ta­lla, sino que ha co­men­za­do an­tes del ro­da­je?

R_ La idea era esa. Nos pa­sa­mos el día vien­do avan­ces de pe­lí­cu­las, avan­ces de ro­da­jes, es­ce­nas sin pos­pro­du­cir. La ma­yor par­te del ci­ne que con­su­mi­mos –y yo soy un es­pec­ta­dor en­tu­sias­ta de cual­quier ba­su­ra– lle­ga muer­to al pro­ce­so fi­nal. Ber­to que­ría ha­cer una pe­li con es­té­ti­ca do­cu­men­tal y tu­vi­mos una idea: ima­gí­na­te que de una pe­lí­cu­la de Mar­vel so­lo hu­bie­ran exis­ti­do esos pla­nos ri­dícu­los de los ac­to­res sus­pen­di­dos en un ar­nés o sobre fon­dos azu­les o ver­des, in­ter­ac­tuan­do con ob­je­tos que no es­tán allí. Nos pa­re­cía di­ver­ti­dí­si­mo. P_ Y el re­sul­ta­do es un fal­so có­mo se hi­zo de una pe­lí­cu­la que nunca se ha he­cho. R_ El re­sul­ta­do es una es­pe­cie de ma­king off tram­po­so, de jue­go de es­pe­jos des­de la co­me­dia.

P_ De ma­king off us­ted sa­be un ra­to: se en­car­gó de ha­cer el de Un mons­truo vie­ne a ver­me, de Juan An­to­nio Ba­yo­na.

R_ La idea de la pe­li sa­le de ahí. Yo, que ven­go de ha­cer pe­lí­cu­las muy per­so­na­les y muy pe­que­ñas, de gol­pe me en­con­tré den­tro de una es­pe­cie de

trans­atlán­ti­co ci­ne­ma­to­grá­fi­co per­si­guien­do a Si­gour­ney Wea­ver con la cá­ma­ra en­tre de­co­ra­dos gi­gan­tes­cos, y eso me pa­re­ció que era un es­pa­cio in­creí­ble pa­ra am­bien­tar una co­me­dia co­mo la que me su­ge­ría Ber­to. P_ Ya des­de su pri­me­ra pe­lí­cu­la, Mi lo­co Eras­mus (2012), ex­plo­ra­ba una for­ma de ha­cer co­me­dia usan­do las he­rra­mien­tas del do­cu­men­tal. ¿Por qué esa fi­ja­ción?

R_ Adop­to el len­gua­je del do­cu­men­tal por­que es el que sien­to más ho­nes­to. Creo que lo bo­ni­to es que nos he­mos atre­vi­do a ex­plo­rar una co­me­dia que fu­sio­na gé­ne­ros y he­mos te­ni­do la suer­te de que Ze­ta Ci­ne­ma nos lo ha per­mi­ti­do. Es­ta pe­li no es una pa­ro­dia, igual que no es un fal­so do­cu­men­tal, más bien es una co­me­dia de as­pec­to do­cu­men­tal. P_ Pero que a la vez tie­ne mu­cho de au­to­fic­ción.

R_ Sí, es a la vez una es­pe­cie de fan­ta­sía tan­gen­cial sobre Ber­to y sobre mí, sobre el he­cho de ser pa­dres, sobre qué nos ha lle­va­do a de­di­car­nos a ha­cer ci­ne, sobre por qué yo ocu­po una po­si­ción más in­de­pen­dien­te, y él, más po­pu­lar; sobre el ci­ne que con­su­mi­mos y dón­de que­da el pa­pel del có­mi­co en esa es­pe­cie de pe­sa­di­lla de los efec­tos di­gi­ta­les en la que es­ta­mos su­mer­gi­dos co­mo es­pec­ta­do­res.

P_ ¿Es di­fí­cil ha­cer co­me­dia en un país en el que, co­mo di­cen los per­so­na­jes de su pe­lí­cu­la, “to­dos so­mos có­mi­cos”?

R_ El hu­mor en Es­pa­ña no se pa­re­ce en na­da al an­glo­sa­jón. Aquí la tra­di­ción hu­mo­rís­ti­ca es otra, aquí no se en­tien­de la iro­nía: aquí fun­cio­na el es­per­pen­to, aquí siem­pre se bus­ca el ges­to gran­di­lo­cuen­te. Ber­to di­ce en bro­ma que aquí la co­me­dia vie­ne de Go­ya, del Due­lo a ga­rro­ta­zos, que son dos que se es­tán con­tan­do chis­tes. P_ El mie­do al ri­dícu­lo y al error pla­nean sobre su al­ter ego en la pe­lí­cu­la. ¿Ese mie­do le per­si­gue tam­bién du­ran­te la pro­mo­ción? Aho­ra que se acer­ca el es­treno lo úni­co que quie­ro es no ha­cer el ri­dícu­lo, no as­pi­ro a na­da más.

“En Es­pa­ña no se en­tien­de la iro­nía, aquí fun­cio­na el es­per­pen­to”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.