Je­sús Ri­va­sés

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Je­sús ri­va­sés di­rec­tor.tiempo@gru­po­ze­ta.es

Ma­riano Ra­joy sor­pren­dió a to­dos al con­vo­car elecciones ca­ta­la­nas el 21-D. “Los in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes sub­es­ti­ma­ron al pre­si­den­te del Go­bierno es­pa­ñol”, di­ce el se­ma­na­rio fran­cés Le Point, que ha­bla del “in­creí­ble Ra­joy”. El in­qui­lino de La Mon­cloa, el po­lí­ti­co en ac­ti­vo más ave­za­do, to­mó la ini­cia­ti­va y no po­ca ven­ta­ja, que lue­go se eclip­só en par­te con la en­tra­da en pri­sión pro­vi­sio­nal de Oriol Jun­que­ras y el res­to de miem­bros del Go­vern que no ha­bían hui­do a Bél­gi­ca jun­to con el va­lien­te Car­les Puig­de­mont que, a pe­sar de to­do, no con­si­gue con­ver­tir “un ac­to de co­bar­día, ca­si de vo­de­vil”, co­mo apun­tó Fe­li­pe Gon­zá­lez, en un epi­so­dio he­roi­co del ima­gi­na­rio ca­ta­lán. “Los pue­blos per­so­nan las men­ti­ras con­tra los enemi­gos”, apun­ta Geor­ge Ed­wards, un cien­tí­fi­co po­lí­ti­co de la Uni­ver­si­dad A&M de Te­xas, es­tu­dio­so de las men­ti­ras de Do­nald Trump, “men­ti­ras azu­les”, a las que con­si­de­ra no un fa­llo del ca­rác­ter del pre­si­den­te ame­ri­cano, sino sus ar­mas de gue­rra.

La au­daz ma­nio­bra de Ra­joy re­quie­re aho­ra el más di­fí­cil to­da­vía, que el pró­xi­mo 21 de di­ciem­bre las ur­nas arro­jen un re­sul­ta­do que per­mi­ta des­blo­quear la “cues­tión ca­ta­la­na”. No es sen­ci­llo, por­que to­do apun­ta a lo que al­gu­nos lla­man “el em­pa­te per­ma­nen­te”, en­tre in­de­pen­den­tis­tas y no in­de­pen­den­tis­tas. El mo­vi­mien­to de Ra­joy, ade­más, no es­tá exen­to de ries­gos, pero aun­que no cons­te que el pre­si­den­te sea un fan del poe- ta ale­mán Frie­drich Höl­der­lin, qui­zá coin­ci­de con él que “allí don­de anida el pe­li­gro, cre­ce tam­bién la sal­va­ción”, in­clu­so en una si­tua­ción que mu­chos no du­dan en ca­li­fi­car de tó­xi­ca.

El Go­bierno pa­só de una cier­ta eu­fo­ria tras la pues­ta en mar­cha del ar­tícu­lo 155 y la hui­da de Puig­de­mont a una cier­ta me­lan­co­lía tras la en­tra­da en pri­sión de Jun­que­ras, cu­yo gran ar­gu­men­to le­gal de de­fen­sa con­sis­tió en de­cir que co­mo es cris­tiano no es vio­len­to, y los ex­con­se­je­ros que no sa­lie­ron por pier­nas. Ca­si al mis­mo tiempo, ve­te­ra­nos y no ve­te­ra­nos del PP em­pe­za­ron a ha­cer cuen­tas, nú­me­ros elec­to­ra­les, pa­ra con­cluir que no es­tá cla­ro que sal­gan los nú­me­ros. Sí, en el PP hay quie­nes de­fien­den que ha­bía que ha­ber es­pe­ra­do mu­cho más tiempo pa­ra lla­mar a las ur­nas en Cataluña, seis me­ses al me­nos pa­ra que die­ra tiempo a des­man­te­lar al­gu­nas de las ter­mi­na­les más ac­ti­vas del in­de­pen­den­tis­mo. Ra­joy, sin em­bar­go, que in­sis­te en pre­su­mir de pre­de­ci­ble, y que te­nía la pre­sión del PSOE y de Ciu­da­da­nos pa­ra ace­le­rar to­do, eli­gió lo me­nos pre­vi­si­ble, qui­zá lo más arries­ga­do, pero tam­bién la me­jor op­ción pa­ra los no in­de­pen­den­tis­tas, siem­pre y cuan­do sal­ga bien. Toda una apues­ta a un so­lo nú­me­ro, la vís­pe­ra del sor­teo de Na­vi­dad.

Al­bert Ri­ve­ra e Inés Arri­ma­das, los lí­de­res de Ciu­da­da­nos, es­tán en­tu­sias­ma­dos y con­ven­ci­dos de un re­sul­ta­do muy fa­vo­ra­ble, pa­ra ellos y pa­ra los de­fen­so­res de la uni­dad de Es­pa­ña, el día 21. El lí­der de los so­cia­lis­tas ca­ta­la­nes, Mi­quel Ice­ta, bre­ga­do en mil ba­ta­llas po­lí­ti­cas y con mu­cha ex­pe­rien­cia, no quie­re ex­pre­sar su op­ti­mis­mo, pero se ve an­te una gran opor­tu­ni­dad. Es­pe­ra

To­do es po­si­ble el 21-D, in­clu­so un em­pa­te o una re­pe­ti­ción de la ac­tual si­tua­ción tó­xi­ca, aun­que hay al­go di­fe­ren­te, y es que la cár­cel do­ble­ga mu­chas vo­lun­ta­des y na­die quie­re vol­ver

re­cu­pe­rar una par­te no des­de­ña­ble del elec­to­ra­do per­di­do e in­clu­so atraer a los an­ti­guos con­ver­gen­tes más mo­de­ra­dos que, a pe­sar de to­do, no vo­ta­rán a Ciu­da­da­nos ni al PP. Ice­ta cree, in­clu­so, que es po­si­ble una nue­va ver­sión del Go­bierno tri­par­ti­to, en es­te ca­so con ERC y los Co­mu­nes/Po­de­mos de Xa­vier Do­mè­nech y Ada Co­lau, la al­cal­de­sa que no es­tá dis­pues­ta a re­nun­ciar has­ta el úl­ti­mo se­gun­do a su trono, co­ro­na­do por las pa­la­bras de Jo­sé Bo­rrell de “em­pe­ra­triz de la am­bi­güe­dad”, un tí­tu­lo que, no sin al­go de re­tor­ci­mien­to, han que­ri­do equi­pa­rar al de “em­pe­ra­dor del Pa­ra­le­lo” que lle­va­ba con­si­go, con to­das sus con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas, Le­rroux, en otra épo­ca tam­bién tó­xi­ca. Un nue­vo tri­par­ti­to po­dría ser una so­lu­ción pro­vi­sio­nal, siem­pre que ERC re­nun­cia­ra a una nue­va DUI, pero tam­po­co zan­ja­ría el asun­to. Y si las gen­tes de Jun­que­ras, es­té den­tro o fue­ra de la cár­cel, lo­gran re­te­ner el con­trol de la edu­ca­ción en Cataluña, qui­zá el in­de­pen­den­tis­mo con­ce­da una tre­gua, pero vol­ve­rá a las an­da­das.

La vic­to­ria elec­to­ral del in­de­pen­den­tis­mo, pe­se al op­ti­mis­mo de Ciu­da­da­nos, tam­po­co es im­po­si­ble. “Si ga­nan los in­de­pen­den­tis­tas el 21-D se­rá un desas­tre”, di­ce Ja­vier Ve­ga de Seoa­ne, pre­si­den­te de Círcu­lo de Em­pre­sa­rios. El go­teo de em­pre­sas que no de­jan de mar­char­se de Cataluña se ex­pli­ca por el te­mor a que el in­de­pen­den­tis­mo vuel­va a po­der for­mar Go­bierno y tam­bién por­que ese po­si­ble tri­par­ti­to, que in­clu­ya a ERC y los Co­mu­nes/Po­de­mos, in­tran­qui­li­za tan­to o más que otra DUI. La po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca del in­de­pen­den­tis­mo ra­di­cal o la de un tri­par­ti­to muy es­co­ra­do a la iz­quier­da que

Ice­ta ape­nas pue­da mo­de­rar ge­ne­ra alar­ma en los círcu­los em­pre­sa­ria­les, in­clu­so en­tre aque­llos que du­ran­te años fue­ron com­pla­cien­tes con lo que lla­ma­ban nacionalismo mo­de­ra­do. Slo­mo Ben-Ami, ex­mi­nis­tro is­rae­lí de Ex­te­rio­res y gran co­no­ce­dor de Es­pa­ña y de la cues­tión ca­ta­la­na, lo ha re­su­mi­do en una fra­se: “El in­de­pen­den­tis­mo de­be aho­ra mu­cho a los ex­tra­va­gan­tes sue­ños de gran­de­za de una éli­te”. To­do es po­si­ble el 21-D y hay que pre­ver­lo, in­clu­so un em­pa­te per­ma­nen­te y que con­ti­núe una si­tua­ción tó­xi­ca. No obs­tan­te, hay al­go di­fe­ren­te es­ta vez y es que la cár­cel do­ble­ga mu­chas vo­lun­ta­des y na­die quie­re vol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.