Jo­sé One­to

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Jo­sé one­to @one­to_p

En me­dio de una ex­pec­ta­ción inusi­ta­da en un país en el que, ha­ce so­lo unos días, no sa­bían quién era un tal Car­les Puig­de­mont, que de­cía ser pre­si­den­te de la República Ca­ta­la­na y que te­nía in­ten­ción de for­mar un Go­bierno del exi­lio (con el tiempo ha ido ma­ti­zan­do), el tal Puig­de­mont ha vi­vi­do el pri­mer pa­so de lo que se­rá el lar­go pro­ce­so de una eu­ro­or­den emi­ti­da por la ti­tu­lar del Juz­ga­do nú­me­ro 3 de la Au­dien­cia Na­cio­nal, Car­men La­me­la, pa­ra que se pre­sen­te y ha­ga fren­te a la que­re­lla pre­sen­ta­da en Es­pa­ña por la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Estado.

Los de­li­tos de los que se le acu­sa a él y a cua­tro de sus con­se­je­ros hui­dos a Bru­se­las son re­be­lión, se­di­ción y mal­ver­sa­ción de cau­da­les pú­bli­cos, de­li­tos por los que ya es­tán en pri­sión el ex­vi­ce­pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat Oriol

Jun­que­ras, los con­se­je­ros Car­les Mun­dó, Jor­di Tu­rull, Jo­sep Rull, Raül Ro­me­va, Do­lors Bas­sa y Me­rit­xell Bo­rràs, así co­mo los pre­si­den­tes de la Asam­blea Na­cio­nal de Cataluña (ANC) y Óm­nium Cul­tu­ral. Ca­li­fi­ca­dos to­dos de “presos po­lí­ti­cos” y no co­mo lo que real­men­te son, “po­lí­ti­cos presos” que han vio­la­do el Es­ta­tu­to de au­to­no­mía de Cataluña y la Cons­ti­tu­ción, en con­tra de to­das las ad­ver­ten­cias del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal, de­cla­ran­do la in­de­pen­den­cia de una par­te del te­rri­to­rio es­pa­ñol y pro­cla­man­do en ese te­rri­to­rio una República Ca­ta­la­na que no ha si­do re­co­no­ci­da por nin­gún país, ha­cen de ello la ban­de­ra reivin­di­ca­ti­va. El fi­nal de la es­ca­pa­da de Puig­de­mont y cua­tro de sus con­se­je­ros que pre­fi­rie­ron huir sin con­sul­tar con su par­ti­do ni, por su­pues­to, con su vi­ce­pre­si­den­te Jun­que­ras, con el que prác­ti­ca­men­te ha ro­to re­la­cio­nes, se pro­du­cía el pa­sa­do do­min­go cer­ca de las do­ce de la no­che, cuan­do un juez de ins­truc­ción de­sig­na­do por la fis­ca­lía de­ci­día la li­ber­tad pro­vi­sio­nal de los cin­co hui­dos, que te­nían que en­tre­gar el pa­sa­por­te, dar un do­mi­ci­lio fi­jo don­de pu­die­sen es­tar lo­ca­li­za­dos y pre­sen­tar­se cuan­do sean re­que­ri­dos tan­to por la Fis­ca­lía, co­mo en el juz­ga­do y la Po­li­cía. Pa­ra fa­ci­li­tar las co­sas, sa­bien­do que los cin­co ha­blan y en­tien­den fran­cés, to­do el pro­ce­di­mien­to, que pro­ba­ble­men­te se ini­cia­rá la se­ma­na que vie­ne, se desa­rro­lla­rá en neer­lan­dés, el idio­ma de los na­cio­na­lis­tas fla­men­cos. Ha si­do en es­tos en don­de los po­lí­ti­cos ca­ta­la­nes han en­con­tra­do el má­xi­mo apo­yo, pa­ra preo­cu­pa­ción del Eje­cu­ti­vo bel­ga, que te­me que a lo lar­go de los 60 o 90 días que pue­den du­rar los trá­mi­tes de la so­li­ci­ta­da en­tre­ga pue­da rom­per­se el ines­ta­ble Go­bierno de coa­li­ción del que for­ma par­te el par­ti­do fla­men­co N-VA, un par­ti­do na­cio­na­lis­ta de ex­tre­ma de­re­cha que le vie­ne qui­tan­do el sue­ño al pri­mer mi­nis­tro, Char­les Mi­chel, que ya ha he­cho va­rios lla­ma­mien­tos a la pru­den­cia a sus mi­nis­tros sobre lo que él lla­ma el “dos­sier ca­ta­lán”. La no en­tra­da en pri­sión de Puig­de­mont y sus con­se­je­ros, a pe­sar de to­das las me­di­das res­tric­ti­vas, ha si­do re­ci­bi­da por mu­chos con ale­gría, al tiempo que ha crea­do to­do un pro­ble­ma a los in­de­pen­den­tis­tas, gran par­te de los cua­les no es­pe­ra­ban, co­mo ha­bía pro­me­ti­do ha­ce año y me­dio, que vol­vie­se a pre­sen­tar­se a unas elecciones. Al ser ele­gi­do

La de­ci­sión de quien fue­ra pre­si­den­te de la Ge­ne­ra­li­tat de pre­sen­tar­se a las elecciones au­to­nó­mi­cas del 21-D ha crea­do to­do un pro­ble­ma a los in­de­pen­den­tis­tas

con el apo­yo de la CUP en sus­ti­tu­ción de Ar­tur Mas ya ade­lan­tó que su vi­da po­lí­ti­ca es­ta­ba ter­mi­na­da y que fi­na­li­za­do ese pe­rio­do de la “postau­to­no­mía a la prein­de­pen­den­cia” se iría a ca­sa. Pero ni se va a ca­sa ni re­nun­cia a na­da.

Sin con­sul­tar a su par­ti­do, en vís­pe­ras de su en­tre­ga en una co­mi­sa­ría de Bru­se­las el do­min­go, anun­cia­ba que se pre­sen­ta­ría a las elecciones y que que­ría ir, sa­bien­do co­mo sa­be que en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias Es­que­rra Re­pu­bli­ca­na se nie­ga a una re­pe­ti­ción de la coa­li­ción de Junts pel Sí que tan­tos pro­ble­mas ha da­do a la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta, con una “lis­ta país” que el PDECat no ha te­ni­do más re­me­dio que acep­tar, in­ten­tan­do ex­plo­tar el vic­ti­mis­mo. Cuan­do es­cri­bo fal­tan unas ho­ras pa­ra que se ins­cri­ban las coa­li­cio­nes de ca­ra a las elecciones del 21 de di­ciem­bre, y la si­tua­ción es que el in­de­pen­den­tis­mo no tie­ne na­da cla­ro quié­nes van a ser sus alia­dos en unas elecciones que quie­ren plan­tear co­mo una reivin­di­ca­ción de los de­re­chos de los lla­ma­dos “presos po­lí­ti­cos” y en con­tra de la apli­ca­ción del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, que ha per­mi­ti­do la in­ter­ven­ción de la Au­to­no­mía por el Go­bierno cen­tral. Te­nien­do en cuen­ta es­ta si­tua­ción de di­vi­sión in­ter­na, pue­de en­ten­der­se el op­ti­mis­mo de los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas al co­no­cer los re­sul­ta­dos de las dos úl­ti­mas en­cues­tas pu­bli­ca­das por los pe­rió­di­cos

La Van­guar­dia y La Ra­zón, en las que el in­de­pen­den­tis­mo no lle­ga a la ma­yo­ría ab­so­lu­ta y se co­lo­ca en peor po­si­ción que en las úl­ti­mas elecciones, en sep­tiem­bre de 2015. Hay prác­ti­ca­men­te un em­pa­te en nú­me­ro de dipu­tados y de vo­tos en­tre los dos blo­ques se­gún la en­cues­ta de La Ra­zón y una li­ge­ra ven­ta­ja del blo­que so­be­ra­nis­ta sobre el unio­nis­ta (46% fren­te al 44%) en el son­deo de La Van­guar­dia, aun­que los pri­me­ros ba­jan 1,8 pun­tos res­pec­to a las úl­ti­mas au­to­nó­mi­cas y los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas, Ciu­da­da­nos, PSC y PP, cin­co más que en 2015, lo que in­di­ca una gran mo­vi­li­za­ción en­tre un elec­to­ra­do que se ha mo­vi­li­za­do his­tó­ri­ca­men­te en mu­cha me­nor pro­por­ción en las elecciones au­to­nó­mi­cas, que en las ge­ne­ra­les.

Es de­cir, po­dría­mos vol­ver a la ca­si­lla de sa­li­da, con el agra­van­te de que to­dos los que aho­ra es­tán en pri­sión o hui­dos pue­den ha­ber si­do ele­gi­dos pa­ra el nue­vo Par­la­ment. In­clu­so que, es­tan­do en fun­cio­nes, pue­dan re­ci­bir una con­de­na... A me­nos que ha­ya un in­dul­to... por Na­vi­dad... al­go que un im­por­tan­te sec­tor de la opi­nión pú­bli­ca no ad­mi­ti­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.