Agus­tín Va­lla­do­lid

A la vis­ta del es­tro­pi­cio, las mo­men­tá­neas con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas del gol­pe in­de­pen­den­tis­ta son de un be­né­vo­lo ca­si ex­tra­va­gan­te

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Agus­tín Va­lla­do­lid @Agus­tin2666

No les gus­ta la cár­cel. A na­die le gus­ta la cár­cel, sal­vo al car­ce­le­ro. Y no siem­pre. Has­ta ahí, to­do nor­mal. Lo que ya no es tan co­mún es que ha­ya quie­nes con­tra­vie­nen a con­cien­cia el en­te­ro Có­di­go Pe­nal y lue­go pro­tes­tan cuan­do un juez les man­da al ta­le­go. Di­cen que son presos po­lí­ti­cos, pero aquí el or­den de los fac­to­res sí al­te­ra el pro­duc­to. Son po­lí­ti­cos presos, se les ha di­cho de to­das las ma­ne­ras po­si­bles, y tan pre­sun­ta­men­te cul­pa­bles co­mo los que han pa­sa­do por Al­ca­lá Me­co o la pri­sión cin­co es­tre­llas de Es­tre­me­ra por acep­tar so­bor­nos o ha­ber bir­la­do a las ar­cas pú­bli­cas unos cien­tos de mi­les de eu­ros. In­clu­so pue­de que aca­ben sien­do aún más cul­pa­bles que es­tos, por­que el mal­di­to pro­cés nos va a cos­tar un con­go a los es­pa­ño­les to­dos. Has­ta 27.000 mi­llo­nes de eu­ros, de con­ti­nuar así, con la cri­sis ca­ta­la­na re­per­cu­tien­do co­mo un mar­ti­llo pi­lón en la cam­pa­na pro­tec­to­ra de la eco­no­mía. La ci­fra apa­re­cía ha­ce unos días en el úl­ti­mo In­for­me de Es­ta­bi­li­dad Fi­nan­cie­ra del Ban­co de Es­pa­ña (IEF). Así que po­cas bro­mas. Una de­ba­cle que aca­ba­rá afec­tan­do a la ca­li­dad de vi­da de to­dos los es­pa­ño­les, y en es­pe­cial a la de los ca­ta­la­nes.

Cier­ta­men­te, el que una juez, en su li­bé­rri­ma in­ter­pre­ta­ción de las le­yes, y des­de el blin­da­je cons­ti­tu­cio­nal de su in­de­pen­den­cia, or­de­na­ra pri­sión pre­ven­ti­va con­tra los miem­bros, no hui­dos, del úl­ti­mo Go­vern, pu­do pa­re­cer una me­di­da ex­ce­si­va, y po­lí­ti­ca­men­te inopor­tu­na, a ojos de no po­cos ciu­da­da­nos. Cier­to tam­bién, co­mo ha ar­gu­men­ta­do el con­sul­tor ins­ti­tu­cio­nal Ji­mé­nez Asen­sio, que “la fun­ción exis­ten­cial de los tri­bu­na­les es pa­ci­fi­car, a tra­vés del De­re­cho, los con­flic­tos y con­tro­ver­sias, no echar más le­ña al fue­go”. Y cier­to, por úl­ti­mo, que la dis­cor­dan­cia en­tre la de­ci­sión de la juez La­me­la y el cri­te­rio, en apa­rien­cia más mag­ná­ni­mo, apli­ca­do por el Tri­bu­nal Su­pre­mo en el ca­so de los miem­bros de la Me­sa del Par­la­men­to ca­ta­lán, re­co­men­da­ría una rá­pi­da ar­mo­ni­za­ción de la ju­ris­pru­den­cia apli­ca­ble. Pero lo que no pue­de acha­car­se a la ti­tu­lar del Juz­ga­do de Ins­truc­ción nú­me­ro 3 de la Au­dien­cia Na­cio­nal, co­mo ha he­cho el nacionalismo, es ha­ber ac­tua­do con tor­ti­ce­ra mo­ti­va­ción po­lí­ti­ca. Tam­po­co pa­re­ce en es­te ca­so muy se­rio, a te­nor de la gra­ve­dad de los he­chos, que cier­tos ju­ris­tas ha­yan acu­sa­do a la juez de dic­tar un au­to de pri­sión de “du­do­sa sus­ten­ta­ción pe­nal”.

La ba­ta­lla de las ur­nas

Por­que co­mo muy bien ha de­fen­di­do Ar­ge­lia Que­ralt, pro­fe­so­ra de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na, los aho­ra en­car­ce­la­dos o fu­ga­dos “no es­tán sien­do juz­ga­dos por or­ga­ni­zar un re­fe­rén­dum, por que­rer que la gen­te vo­te; han si­do en­cau­sa­dos por­que, aun sa­bien­do cuá­les eran las po­si­bles con­se­cuen­cias ju­rí­di­cas, de­ci­die­ron sal­tar-

se el or­de­na­mien­to ju­rí­di­co a la to­re­ra y no una, sino di­ver­sas ve­ces (al­gu­nos di­rían que in­clu­so de for­ma con­ti­nua­da). No es­tán sien­do per­se­gui­dos por defen­der unas ideas (no son presos po­lí­ti­cos), sino por­que han tra­ta­do de defen­der sus ideas ha­cien­do ca­so omi­so de la le­ga­li­dad vi­gen­te”. Esa, y no otra, es la reali­dad ju­rí­di­ca de la cri­sis pro­vo­ca­da por el nacionalismo ca­ta­lán. Si me apu­ran, una reali­dad de una be­ne­vo­len­cia ca­si ex­tra­va­gan­te, por­que al­gu­nos de los efec­tos más gra­ves de la des­leal­tad de Puig­de­mont, Jun­que­ras y com­pa­ñía, co­mo el cho­que so­cial y el enor­me de­te­rio­ro de una con­vi­ven­cia an­tes ejem­plar, no aca­rrean nin­gún ti­po de pe­na­li­za­ción le­gal.

Co­sa dis­tin­ta se­rá lo que ocu­rra en el te­rreno de la es­tric­ta ba­ta­lla po­lí­ti­ca. Na­die se atre­ve a pro­nos­ti­car de qué mo­do im­pac­ta­rá en las ur­nas lo vi­vi­do y su­fri­do has­ta aho­ra. Los son­deos re­fle­jan lo que los ex­per­tos lla­man “es­ce­na­rio elec­to­ral ca­ta­lán con­ge­la­do”, es­to es, un ma­pa po­lí­ti­co sin ape­nas va­ria­cio­nes. Di­fí­cil de creer des­pués del te­rre­mo­to. Yo ha­bla­ría más bien de per­ple­ji­dad; y de dos vo­lu­mi­no­sas bol­sas que, jun­to a la mo­vi­li­za­ción ex­tra­or­di­na­ria del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo, pue­den aca­rrear sor­pre­sas no pe­que­ñas: la de un vo­to más ocul­to que nunca, y la com­pues­ta por los in­de­ci­sos, en­tre ellos los al­re­de­dor de 125.000 ciu­da­da­nos que, se­gún el pro­fe­sor Oriol Bar­to­meus, apo­ya­ron en 2015 a Junts pel Sí y, tras la trau­má­ti­ca ex­pe­rien­cia, es­ta­rían dis­pues­tos a re­gre­sar al “cen­tro ca­ta­la­nis­ta”.

Fo­to: g. vAn­dEn wijn­gAErt/AP

Pro­tes­ta en Bru­se­las de los al­cal­des in­de­pen­den­tis­tas ca­ta­la­nes el pa­sa­do día 7.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.