Al­fon­so S. Pa­lo­ma­res

La lim­pie­za lle­va­da a ca­bo por el he­re­de­ro del trono su­po­ne un te­rre­mo­to po­lí­ti­co en el reino

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Al­fon­so s. pa­lo­ma­res @as­pa­lo­ma­res

na­die es­pe­ra­ba una pur­ga de las di­men­sio­nes co­mo la que agi­ta la cor­te de Ara­bia Sau­dí. Un ver­da­de­ro te­rre­mo­to so­cial, po­lí­ti­co y re­li­gio­so. Los sau­díes es­tán des­con­cer­ta­dos y tra­tan de in­ter­pre­tar la di­rec­ción de es­te vien­to que se ha con­ver­ti­do en hu­ra­cán lle­ván­do­se por de­lan­te a 11 prín­ci­pes, cua­tro mi­nis­tros en ejer­ci­cio, do­ce­nas de clé­ri­gos, im­por­tan­tes man­dos mi­li­ta­res así co­mo do­ra­dos mi­llo­na­rios y hom­bres de ne­go­cios vin­cu­la­dos a las dis­tin­tas fac­cio­nes de la fa­mi­lia real sau­dí, en­tre los de­te­ni­dos es­tá el más ri­co de los prín­ci­pes, el mul­ti­mi­llo­na­rio Al­wa­lid Bin Ta­lal. Es una no­ve­dad que ha­ya sa­li­do del nú­cleo du­ro de la fa­mi­lia real de Riad. Has­ta aho­ra la cor­te sau­dí era ab­so­lu­ta­men­te her­mé­ti­ca, se com­pa­ra­ba a me­nu­do con los bue­nos tiem­pos del Krem­lin en la épo­ca co­mu­nis­ta.

En Ara­bia se con­si­de­ra ver­da­de­ra fa­mi­lia real a los des­cen­dien­tes de los sie­te hi­jos que el rey Ab­de­la­ziz Saud tu­vo con su es­po­sa Hus­sa al Su­dai­ra, la pre­fe­ri­da y más in­flu­yen­te de sus es­po­sas. ¿Cuán­tos prín­ci­pes hay en Ara­bia? ¿Cin­co mil? ¿Seis mil? Los ha­re­nes de las dis­tin­tas ra­mas fa­mi­lia­res de los Saud pro­du­cen prín­ci­pes co­mo hon­gos la llu­via. En la cor­te se re­par­tían el po­der y la ri­que­za

El prín­ci­pe Moha­med Bin sal­man ha pro­me­ti­do “una Ara­bia mo­de­ra­da, abier­ta y to­le­ran­te”

te­nien­do en cuen­ta una se­rie de con­tra­pe­sos pa­ra man­te­ner los equi­li­brios.

Aho­ra, el prín­ci­pe he­re­de­ro ha ro­to con es­ta tra­di­ción en una fe­roz lu­cha por el po­der, por to­do el po­der. Moha­med Bin Sal­man tie­ne 32 años, es hi­jo del rey Sal­man, de 81, y fue nom­bra­do he­re­de­ro por su pa­dre en el mes de ju­nio, des­pla­zan­do a Moha­med Bin Na­yef. Fue­ron mu­chos los que sin opo­ner­se a la de­sig­na­ción, no les con­ven­ció y sur­gie­ron bas­tan­tes opo­si­to­res en la som­bra, pero los ser­vi­cios se­cre­tos de Sal­man te­nían cien ojos. Con el rey a pun­to de mo­rir o ab­di­car, Bin Sal­man quie­re ha­cer­se con to­das las rien­das del po­der pa­ra evi­tar sor­pre­sas. Da­da su ju­ven­tud, po­dría per­ma­ne­cer en el po­der más de 50 años y quie­re asen­tar­se en ba­ses só­li­das pa­ra afron­tar ese lar­go fu­tu­ro.

Co­mi­té an­ti­co­rrup­ción

Pa­ra es­ta ope­ra­ción el he­re­de­ro creó ad

hoc, con el apo­yo de su pa­dre, un iné­di­to Co­mi­té An­ti­co­rrup­ción pa­ra ha­cer la

lim­pie­za que es­tá lle­van­do a ca­bo. Ha­ce dos se­ma­nas, en un fo­ro de in­ver­so­res, pro­me­tió po­ner en mar­cha “una Ara­bia mo­de­ra­da, abier­ta y to­le­ran­te”. Quie­re rom­per con la ima­gen de un país con­si­de­ra­do co­mo ex­por­ta­dor del waha­bis­mo, la ver­sión in­te­gris­ta del is­lam que apo­ya el yiha­dis­mo por el mun­do. “No que­re­mos con­vi­vir otros trein­ta años con ideas ex­tre­mis­tas, que­re­mos des­truir­las ya –aña­dió–. El ob­je­ti­vo es pre­ser­var el di­ne­ro pú­bli­co, cas­ti­gar a las per­so­nas co­rrup­tas y a aque­llos que se apro­ve­chan de su po­si­ción”. El mi­nis­tro de Fi­nan­zas, Al-Jor­daan, pre­ci­só: “El reino abre una nue­va era y una po­lí­ti­ca de trans­pa­ren­cia y res­pon­sa­bi­li­dad”. El prín­ci­pe quie­re lle­var a ca­bo una trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca y so­cial pa­ra ase­gu­rar la su­per­vi­ven­cia eco­nó­mi­ca en un fu­tu­ro sin pe­tró­leo. ¿Una re­vo­lu­ción des­de arri­ba en Ara­bia? Ve­re­mos.

Fo­to: Al-Ekh­bA­ri­yA/Ap

Moha­med Bin Sal­man be­sa la mano de Moha­med Bin Na­yef tras ser nom­bra­do he­re­de­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.