Luis Re­yes

El Krem­lin aprue­ba el fu­sil de asal­to di­se­ña­do por el sar­gen­to Mi­jail Ka­lash­ni­kov en la ca­ma de un hos­pi­tal, el AK-47. Hay 200 mi­llo­nes de esas ar­mas en el mun­do

Tiempo - - CARTA DEL DIRECTOR - Luis Re­yes

Pre­fe­ri­ría ha­ber in­ven­ta­do una cor­ta­do­ra de cés­ped”. En los úl­ti­mos años de su lon­ge­va exis­ten­cia Mi­jail Ka­lash­ni­kov sen­tía re­mor­di­mien­tos. En el mun­do se usan pa­ra ma­tar 200 mi­llo­nes de ar­mas que lle­van su nom­bre, aun­que téc­ni­ca­men­te se de­no­mi­ne AK-47, un fu­sil de asal­to que dis­pa­ra 650 ba­las por mi­nu­to, que nunca fa­lla, no se es­tro­pea ni en el Ár­ti­co ni en el Sáha­ra, es muy ba­ra­to y fá­cil de fa­bri­car y lo pue­de ma­ne­jar un ni­ño. El fu­sil au­to­má­ti­co más fa­mo­so de nues­tro tiempo, el ka­lash­ni­kov, es real­men­te un ar­ma le­tal.

Y sin em­bar­go la vi­da no pa­re­cía dis­pues­ta a dar­le opor­tu­ni­da­des de lle­gar muy le­jos a Mi­jail Ka­lash­ni­kov, que na­ció en una fa­mi­lia po­bre cam­pe­si­na y ade­más en Si­be­ria. Te­nían po­ca tie­rra, pero la cam­pa­ña de co­lec­ti­vi­za­ción de Sta­lin se la qui­tó, y los man­dó a una co­lo­nia pe­nal, don­de a su pa­dre lo ma­tó el pri­mer in­vierno. Con 13 años de­jó lo que que­da­ba de ho­gar fa­mi­liar y mar­chó a bus­car­se la vi­da. En­tró de apren­diz en un ta­ller de trac­to­res y allí des­cu­brió no ya la afi­ción por la me­cá­ni­ca, sino que te­nía un ge­nio in­na­to pa­ra ella.

A los 19 años fue re­clu­ta­do por el Ejér­ci­to Ro­jo, don­de su ex­pe­rien­cia la­bo­ral y su po­bre fí­si­co, fru­to de una in­fan­cia de pri­va­cio­nes, hi­zo que no lo des­ti­na­ran a uni­da­des de com­ba­te, sino a ta­lle­res. En la es­cue­la de me­cá­ni­cos desa­rro­lló sus pri­me­ros in­ven­tos, pe­que­ñas me­jo­ras de di­se­ño e in­clu­so un no­ve­do­so cuen­ta­ki­ló­me­tros pa­ra tan­ques. Pero la in­va­sión ale­ma­na de 1941 pro­vo­có tal san­gría en el Ejér­ci­to Ro­jo que lo me­tie­ron en un tan­que T-34 y lo man­da­ron a lu­char. En­se­gui­da re­sul­tó he­ri­do en la ba­ta­lla de Briansk y tu­vo que ir va­rios me­ses a un hos­pi­tal.

Se­gún cuen­ta el pro­pio Ka­lash­ni­kov, el he­ri­do de la ca­ma de al la­do se que­ja­ba amar­ga­men­te de que los ale­ma­nes te­nían más ar­mas au­to­má­ti­cas que los ru­sos, y eso les da­ba su­pe­rio­ri­dad. Ka­lash­ni­kov de­ci­dió ha­cer al­go pa­ra ayu­dar a los sol­da­dos de in­fan­te­ría, de mo­do que fue en una ca­ma de hos­pi­tal, sin más equi­pa­mien­to que un cua­derno y un lá­piz, don­de iba a na­cer el ma­yor lo­gro de la in­dus­tria so­vié­ti­ca. Cuan­do le die­ron el al­ta se las arre­gló pa­ra vol­ver a ta­lle­res y se­guir con su in­ven­to. En aque­lla épo­ca el al­to man­do es­ta­ba dis­pues­to a pro­bar cual­quier no­ve­dad que le die­se es­pe­ran­za fren­te al in­va­sor. Una de las ven­ta­jas que te­nían los odia­dos ale­ma­nes eran los pri­me­ros fu­si­les de asal­to, des­de el MKb.42 has­ta el Sturm­ge­wehr 44. Mos­cú que­ría un fu­sil au­to­má­ti­co si­mi­lar y le en­vió a Ka­lash­ni­kov la mu­ni­ción de es­tas ar­mas, sobre la que él crea- ría un pro­to­ti­po que no lle­gó a tiempo de con­tri­buir a la vic­to­ria en la Gran Gue­rra Pa­tria, co­mo lla­man los ru­sos a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

Pero no im­por­ta­ba el re­tra­so, el Ejér­ci­to Ro­jo ha­bía en­con­tra­do un te­so­ro. Su crea­dor lo bau­ti­zó AK-47, si­glas de Au­to­mat Ka­lash­ni­ko­va mo­del 1947, pero se­ría co­no­ci­do en to­do el mun­do co­mo

ka­lash­ni­kov. En 1949 fue adop­ta­do co­mo ar­ma ofi­cial de in­fan­te­ría del Ejér­ci­to So­vié­ti­co, co­mo se ha­bía re­bau­ti­za­do al he­roi­co Ejér­ci­to Ro­jo, y pron­to tras­pa­só las fron­te­ras, equi­pan­do a los alia­dos de Mos­cú. El con­flic­to con el Oc­ci­den­te ca­pi­ta­lis­ta era to­tal, pero la Gue­rra Fría evi­ta­ba la gue­rra abier­ta, así que du­ran­te años los ad­ver­sa­rios de la URSS, muy preo­cu­pa­dos por las ar­mas nu­clea­res, los sub­ma­ri­nos y los tan­ques so­vié­ti­cos, ig­no­ra­ron el ar­ma que enar­bo­la­ban los in­fan­tes del Pac­to de Var­so­via.

Viet­nam

El des­cu­bri­mien­to oc­ci­den­tal del AK47 fue en Viet­nam y pue­de de­cir­se que fue te­rri­ble. Al prin­ci­pio, los ame­ri­ca­nos des­pre­cia­ron el ar­ma del Viet­cong y del Ejér­ci­to nor­viet­na­mi­ta. Los ex­per­tos del Ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos que ha­bían desa­rro­lla­do el M-16 con­si­de­ra­ban al ka­lash­ni­kov “un ar­ma ba­ra­ta, de po­co al­can­ce y sin ca­pa­ci­dad de de­te­ner a un ata­can­te”. Pero los mu­cha­chos ame­ri­ca­nos que se ba­tían sobre el te­rreno em­pe­za­ron a re­co­ger los fu­si­les de los gue­rri­lle­ros muer­tos, por­que sus M-16 fun­cio­na­ban mal en la te­rri­ble hu­me­dad viet­na­mi­ta, mien­tras que el AK-47 nun-

“El ka­lash­ni­kov ha pues­to la ma­sa­cre ma­si­va al al­can­ce de cual­quie­ra” (Ni­gel Foun­tain)

ca fa­lla­ba, nunca se en­cas­qui­lla­ba y ni si­quie­ra ha­bía que cui­dar­lo. Una por­ta­da de la re­vis­ta Li­fe de 1967 mos­tra­ba a unos sol­da­dos ame­ri­ca­nos ar­ma­dos con AK47. Era re­co­no­cer la su­pe­rio­ri­dad del ar­ma enemi­ga. En reali­dad era re­co­no­cer la su­pe­rio­ri­dad del enemi­go, y Es­ta­dos Uni­dos per­dió la gue­rra y sa­lió trau­ma­ti­za­do de Viet­nam.

El triun­fo de Da­vid sobre Go­liat con­sa­gró al ka­lash­ni­kov, que se con­vir­tió en el sím­bo­lo del gue­rri­lle­ro, des­de los fe­da­yín de la re­sis­ten­cia pa­les­ti­na a los mo­vi­mien­tos de li­be­ra­ción del Áfri­ca por­tu­gue­sa. Era un au­tén­ti­co icono re­vo­lu­cio­na­rio, en una vi­si­ta de Mi­jail Ka­lash­ni­kov a Mo­zam­bi­que el mi­nis­tro de De­fen­sa le con­tó que tras la in­de­pen­den­cia bau­ti­za­ron a mu­chos ni­ños Ka­lash. Es más, el AK-47 fi­gu­ra en la ban­de­ra de Mo­zam­bi­que, así co­mo en la del Hez­bo­lá li­ba­nés, o en los es­cu­dos de Zim­ba­bue y Ti­mor Orien­tal, y Sal­va­dor Allen­de usó un ka­lash­ni­kov pa­ra en­fren­tar­se al gol­pe de Au­gus­to Pi­no­chet y, en úl­ti­mo tér­mino, sui­ci­dar­se.

La caí­da del co­mu­nis­mo y la des­apa­ri­ción de la URSS tra­je­ron ma­los días pa­ra los an­cia­nos so­vié­ti­cos, pero a Mi­jail Ka­lash­ni­kov le abrie­ron las fron­te­ras de Oc­ci­den­te. En EEUU, un país que rin­de cul­to a las ar­mas, re­sul­tó ser un per­so­na­je po­pu­lar, al que pa­ga­ban ju­go­sas su­mas por ha­blar en uni­ver­si­da­des o asis­tir a ac­tos de afi­cio­na­dos a las ar­mas de fue­go, lo que re­sol­vió los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos de al­guien que nunca ha­bía re­ci­bi­do de­re­chos de au­tor por su in­ven­to. Tras la caó­ti­ca pri­me­ra eta­pa de Yel­tsin, cuan­do Pu­tin lle­gó al po­der en Ru­sia, Ka­lash­ni­kov al­can­zó de nue­vo el re­co­no­ci­mien­to ofi­cial. Ya te­nía la Or­den de Le­nin y la Or­den de Sta­lin, pero Pu­tin lo as­cen­dió a te­nien­te ge­ne­ral y lo nom­bró Hé­roe de la Fe­de­ra­ción Ru­sa, el má­xi­mo ho­nor na­cio­nal, equi­va­len­te a los an­ti­guos Hé­roes de la Unión So­vié­ti­ca.

Sin em­bar­go, en el mun­do, el icono AK-47 co­men­zó a per­der su gran­de­za. Pri­me­ro se iden­ti­fi­có con al­go que hoy re­pug­na a to­dos, los ni­ños-sol­da­do, por­que efec­ti­va­men­te lo pue­de usar un ni­ño de 12 años. Lue­go con al­go aún peor, el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta. “El ka­lash­ni­kov, un ca­ris­má­ti­co en­sam­bla­je de ca­ñón y ma­de­ra, ha pues­to la ma­sa­cre ma­si­va al al­can­ce de cual­quie­ra en cual­quier par­te”, di­ce el co­no­ci­do pe­rio­dis­ta in­glés Ni­gel Foun­tain.

Po­co an­tes de mo­rir en 2013, Ka­lash­ni­kov le es­cri­bió una car­ta al pa­triar­ca de la Igle­sia Or­to­do­xa: “Mi do­lor es­pi­ri­tual es in­so­por­ta­ble... si mi fu­sil le qui­tó la vi­da a tan­tas per­so­nas, ¿po­dría ser que yo, un cre­yen­te cris­tiano, fue­ra cul­pa­ble de esas muer­tes?”. Por for­tu­na pa­ra él, ya ha­bía fa­lle­ci­do cuan­do se pro­du­je­ron las ma­tan­zas te­rro­ris­tas de Pa­rís, per­pe­tra­das con el le­tal ka­lash­ni­kov.

fo­to: da­vid Sil­ver­man/getty

Un ni­ño pa­les­tino ar­ma­do con un AK-47 y Mi­jail Ka­lash­ni­kov en la épo­ca en que lo di­se­ñó.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.