El len­gua­je de las ur­nas

Tiempo - - TURNO DE PALABRA - ga­briel elo­rria­ga @ga­brie­lo­rria­ga

La in­me­dia­ta con­vo­ca­to­ria elec­to­ral tras la pues­ta en mar­cha del ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción sor­pren­dió a ca­si to­dos. En­tre las fi­las po­pu­la­res es­ta­lló la eu­fo­ria an­te un mo­vi­mien­to ines­pe­ra­do y lleno de buen sen­ti­do, aun­que po­si­ble­men­te tar­dío; mien­tras, en­tre los in­de­pen­den­tis­tas cun­dió el des­con­cier­to por un desen­la­ce ines­pe­ra­do. Pa­sa­dos unos días las aguas van re­gre­san­do a su cau­ce al tiempo que sa­len de nue­vo a flo­te los mis­mos pro­ble­mas e in­cer­ti­dum­bres. La pro­cla­ma­ción de la República Ca­ta­la­na en un ac­to par­la­men­ta­rio en­tre co­bar­de y grotesco pa­sa­rá a for­mar par­te, co­mo bien se­ña­ló en un edi­to­rial La Van­guar­dia, “del tris­te mu­seo ca­ta­lán de la exa­ge­ra­ción y la ex­tra­va­gan­cia po­lí­ti­cas”, pero la frac­tu­ra so­cial im­pues­ta se pro­lon­ga­rá por un tiempo en Cataluña.

El acuer­do que apro­bó el Se­na­do es­ta­ble­ce ex­pre­sa­men­te que la vi­gen­cia de sus ex­cep­cio­na­les me­di­das se ex­ten­de­rá “has­ta la to­ma de po­se­sión del nue­vo Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat, re­sul­tan­te de la ce­le­bra­ción de las co­rres­pon­dien­tes elecciones al Par­la­men­to de Cataluña”. La in­ter­ven­ción, li­mi­ta­da en el tiempo, des­can­sa en la con­fian­za de que los elec­to­res orien­ta­rán el re­gre­so a la sen­da cons­ti­tu­cio­nal. A par­tir de ahí, al­gu­nos han que­ri­do ver en la rá­pi­da acep­ta­ción del pro­ce­so elec­to­ral por par­te de to­das las fuer­zas po­lí­ti­cas un fá­cil re­gre­so a la nor­ma­li­dad ins­ti­tu­cio­nal; sin du­da pe­can de un ex­ce­si­vo op­ti­mis­mo. La aten­ción aho­ra es­tá pues­ta en can­di­da­tu­ras y can­di­da­tos pero, sobre to­do, en los po­si­bles re­sul­ta­dos de las elecciones au­to­nó­mi­cas que se ce­le­bra­rán el pró­xi­mo 21 de di­ciem­bre. Las vo­ta­cio­nes, sin em­bar­go, sien­do im­por­tan­tes ten­drán un im­pac­to muy li­mi­ta­do en la re­so­lu­ción de los pro­ble­mas de fon­do. En pri­mer lu­gar, por­que to­do el es­pec­tro elec­to­ral se en­cuen­tra muy mo­vi­li­za­do lo que ha­ce es­pe­ra­ble una par­ti­ci­pa­ción ele­va­da que re­fuer­ce la po­si­ción de am­bos blo­ques, cons­ti­tu­cio­na­lis­ta e in­de­pen­den­tis­ta, reite­ran­do re­sul­ta­dos pa­sa­dos. Las prin­ci­pa­les trans­fe­ren­cias de vo­to se pro­du­ci­rán den­tro de ca­da una de las par­tes y ha­rán de ERC la ca­be­za del so­be­ra­nis­mo al tiempo que re­for­za­rán el li­de­raz­go de Ciu­da­da­nos en­tre los cons­ti­tu­cio­na­lis­tas. El re­sul­ta­do de Ca­ta­lun­ya Sí que es Pot es qui­zá una de las ma­yo­res in­cóg­ni­tas, al igual que tam­po­co es fá­cil an­ti­ci­par cuál se­rá su es­tra­te­gia de ca­ra a los ne­ce­sa­rios pac­tos post­elec­to­ra­les. Los an­ti­ca­pi­ta­lis­tas de la CUP, sin du­da, ve­rán re­tro­ce­der de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va sus po­si­cio­nes.

No se de­be ol­vi­dar que el ace­le­rón in­de­pen­den­tis­ta es una con­se­cuen­cia de la de­bi­li­dad so­cial y po­lí­ti­ca que tra­jo con­si­go la cri­sis eco­nó­mi­ca de 2008. Al igual que ocu­rrió en 1926 y 1934, una ma­la lec­tu­ra sobre el al­can­ce de la de­pre­sión es­pa­ño­la pre­ci­pi­tó las an­sias de los aven­tu­re­ros se­ce­sio­nis­tas. Al­can­zar la in­de­pen­den­cia no es una op­ción que pue­da sa­lir de las ur­nas au­to­nó­mi­cas, re­di­bu­jar la re­la­ción de fuer­zas sí que lo es. Y se­rán esos nue­vos equi­li­brios, en com­bi­na­ción con la com­ple­ja arit­mé­ti­ca par­la­men­ta­ria exis­ten­te en las Cor­tes Ge­ne­ra­les, los que de­ter­mi­nen los acon­te­ci­mien­tos fu­tu­ros. Si de es­ta eta­pa re­sur­ge una idea fuer­te y com­par­ti­da de Es­pa­ña, mu­chas de las di­fi­cul­ta­des que­da­rán su­pe­ra­das; si per­sis­ten las di­vi­sio­nes sobre as­pec­tos esen­cia­les de nues­tra con­vi­ven­cia, las ur­nas na­da po­drán re­sol­ver.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.