Ojo al fir­mar un tras­pa­so de pla­nes de pen­sio­nes

Cuan­do se cam­bia un plan de pen­sio­nes de un ban­co a otro hay pre­mio. Pero es me­jor mi­rar an­tes la le­tra pe­que­ña

Tiempo - - ECONOMÍA - por m. V.

Ase­gu­ran los téc­ni­cos del sec­tor que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de las apor­ta­cio­nes a los pla­nes in­di­vi­dua­les de pen­sio­nes (los que se ha­ce ca­da uno) se pro­du­cen siem­pre en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año, que es pre­ci­sa­men­te cuan­do los ban­cos aprie­tan con ofer­tas pa­ra ver si pue­den ara­ñar clien­tes a la com­pe­ten­cia.

Es­te año no iba a ser me­nos, y to­das las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras han abier­to un am­plio aba­ni­co de ofer­tas pa­ra quie­nes tras­pa­sen su fon­do (o par­te de él) de un ban­co a otro, así co­mo cap­ta­cio­nes nue­vas de di­ne­ro. Las pro­mo­cio­nes sue­len pro­me­ter, prác­ti­ca­men­te en to­dos los ca­sos, un in­gre­so adi­cio­nal a car­go del ban­co que se­rá un por­cen­ta­je del vo­lu­men de di­ne­ro traí­do de otra en­ti­dad, así co­mo un re­ga­lo por las nue­vas apor­ta­cio­nes.

A la ho­ra de ana­li­zar las ofer­tas es im­por­tan­te no fi­jar­se úni­ca­men­te en el por­cen­ta­je de re­ga­lo que ofre­ce ca­da ban­co, por­que en mu­chos ca­sos pa­ra ob­te­ner el re­ga­lo es im­pres­cin­di­ble man- te­ner des­pués el fon­do du­ran­te un pe­rio­do de per­ma­nen­cia. Teó­ri­ca­men­te la ley prohí­be las per­ma­nen­cias obli­ga­to­rias, pero lo que ha­cen las en­ti­da­des fi­nan­cie­ras es li­gar el co­bro efec­ti­vo de la pro­mo­ción al tiempo en el que el di­ne­ro apor­ta­do al plan se que­de ahí.

De los gran­des ban­cos es­pa­ño­les, el úni­co que es­te año no exi­ge per­ma­nen­cia es Cai­xaBank, pero gra­dúa el por­cen­ta­je de bo­ni­fi­ca­ción en fun­ción de ba­re­mos co­mo la fir­ma de una apor­ta­ción pe­rió­di­ca o la edad del clien­te. El res­to li­gan los re­ga­los a per­ma­nen­cias de en­tre tres y cin­co años.

Cai­xaBank no exi­ge per­ma­nen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.