EL JE­FE DE AL QAE­DA EN EU­RO­PA ES ES­PA­ÑOL

Un si­rio na­cio­na­li­za­do es­pa­ñol, Mus­ta­fá Set­ma­riam, fue je­fe de Al Qae­da en Eu­ro­pa y uno de los ce­re­bros del 11-M. Cin­co me­ses des­pués de la ma­sa­cre, TIEM­PO des­ve­ló la iden­ti­dad de uno de los di­ri­gen­tes de Al Qae­da más pró­xi­mos a Bin La­den, con­si­de­ra­do “em

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Los au­to­res ma­te­ria­les de los aten­ta­dos de Ma­drid fue­ron des­cu­bier­tos en los días si­guien­tes al 11-M, pe­ro es­tá sien­do más di­fí­cil ave­ri­guar quién los pla­ni­fi­có. En un pri­mer mo­men­to se ba­ra­jó Amer el Azi­zi co­mo uno de los po­si­bles “ce­re­bros”, aun­que los ex­per­tos an­ti­te­rro­ris­tas nun­ca es­tu­vie­ron con­ven­ci­dos por­que es­te te­rro­ris­ta no ocu­pa, den­tro del ar­chi­pié­la­go de los gru­pos te­rro­ris­tas que na­ve­gan al­re­de­dor de Al Qae­da a la som­bra de Osa­ma Bin La­den, una po­si­ción tan re­le­van­te co­mo pa­ra pla­ni­fi­car una ac­ción de tan­ta im­por­tan­cia.

De las in­ves­ti­ga­cio­nes pos­te­rio­res sur­gió otro nombre, Mus­ta­fa Set­ma­riam Na­sar, si­rio de ori­gen y na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la y bus­ca­do por la Po­li­cía des­de no­viem­bre de 2001 den­tro de la ope­ra­ción Dá­til, di­ri­gi­da por el juez Bal­ta­sar Gar­zón, con­tra la red es­pa­ño­la de Al Qae­da. Ca­sa­do con una es­pa­ño­la y pa­dre de dos hi­jos, Set­ma­riam Na­sar se ha­bía im­pues­to en Ma­drid co­mo “emir de los cre­yen­tes” en días pre­vios al 11-S. Co­no­ci­do tam­bién con el alias de Abu Mu­sab

Al Su­ri, a fi­na­les de los no­ven­ta di­ri­gió en Af­ga­nis­tán un cam­po de en­tre­na­mien­to te­rro­ris­ta, don­de era co­no­ci­do co­mo

Abu Fa­ti­ma. Abu Fa­ti­ma o Abu Mu­sab en­tró en 2000 a for­mar par­te de la shu­ra, el Par­la­men­to de los te­rro­ris­tas, pre­si­di­do por Bin La­den. Fue pre­sen­ta­do co­mo “el emir de los cre­yen­tes de la An­da­lu­cía ocu­pa­da”, es de­cir, de Es­pa­ña.

En­ton­ces re­si­día tam­bién en Ka­bul otro si­rio con na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la, Tay­sir Alou­ni, ex­co­la­bo­ra­dor de la agen­cia Efe y de­le­ga­do de la te­le­vi­sión Al Ya­zi­ra. Se co­no­cían des­de ha­cía años, y en la ca­pi­tal af­ga­na tu­vie­ron oca­sión de es­tre­char re­la­cio­nes. Al cam­po di­ri­gi­do por Set­ma­riam lle­ga­ban re­gu­lar­men­te jó­ve­nes mu­sul­ma­nes re­clu­ta­dos en Es­pa­ña por vie­jos ami­gos co­mo Imad Ed­din Ba­ra­kat Yar­kas, Abu Dah­dah, encarcelado en no­viem­bre del 2001 ba­jo la acu­sa­ción de ser je­fe de la red es­pa­ño­la de Al Qae­da y es­tar im­pli­ca­do en el 11-S.

Tras la caí­da del ré­gi­men ta­li­bán, Set­ma­riam y otros di­ri­gen­tes y miem­bros de Al Qae­da se vie­ron obli­ga­dos a aban­do­nar Af­ga­nis­tán. Al­gu­nos, co­mo Bin La­den, se re­fu­gia­ron en las mon­ta­ñas y des­pués en Wa­zi­ris­tan, zo­na tri­bal en la fron­te­ra con Irán y Pa­kis­tán, mien­tras que otros lo­gra­ron es­ta­ble­cer­se en la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca de Irán gra­cias a un acuer­do lo­gra­do con al­gu­nos ge­ne­ra­les de los pas­da­rán, los Guar­dias de la Re­vo­lu­ción ira­ní. Set­ma­riam Na­sar en­tró así en Irán a prin­ci­pios del 2002. Du­ran­te un tiem­po es­tu­vo jun­to a otros per­so­na­jes vin­cu­la­dos con Al Qae­da en un cuar­tel de los pas­da­rán, pa­ra des­pués mu­dar­se a la re­gión orien­tal de Jo­ra­san, cer­ca de la fron­te­ra con Af­ga­nis­tán

RE­OR­GA­NI­ZA­CIÓN

La muer­te y de­ten­ción de mu­chos di­ri­gen­tes de Al Qae­da obli­gó a Bin La­den y a su bra­zo de­re­cho, Ay­man al Za­wahi­ri, a re­di­se­ñar el or­ga­ni­gra­ma de la or­ga­ni­za­ción. Set­ma­riam, que ha­bía de­mos­tra­do mu­cho em­pe­ño y fi­de­li­dad cuan­do di­ri­gía el cam­po de en­tre­na­mien­to en Af­ga­nis­tán, asu­mió nue­vas res­pon­sa­bi­li­da­des y se en­car­gó de re­or­ga­ni­zar la red eu­ro­pea de Al Qae­da, des­pués de que las

fi­gu­ras prin­ci­pa­les en el Vie­jo Con­ti­nen­te, co­mo Zein al Abe­din Mu­jam­med Hus­sein, co­no­ci­do con el nombre de ba­ta­lla de Abu Zu­bai­deh, y Ram­zi Bin Al Shibh, fue­ran de­te­ni­dos en Pa­kis­tán.

EN­TRE­NA­MIEN­TO EN IRAK

A prin­ci­pios de 2003, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos pre­pa­ra­ba el ata­que a Irak, la es­tre­lla na­cien­te del te­rro­ris­mo is­lá­mi­co, Abu Mus­sab al Zar­qa­wi, en­car­gó a Set­ma­riam y al kur­do Mu­llah Fuad or­ga­ni­zar via­jes de re­clu­tas eu­ro­peos a las mon­ta­ñas de Kur­dis­tán. Jó­ve­nes mu­sul­ma­nes de paí­ses oc­ci­den­ta­les fue­ron en­via­dos a Irak pa­ra com­ba­tir con Sa­dam Hu­sein con­tra las fuer­zas de la alian­za an­glo-es­ta­dou­ni­den­se. Un flu­jo con­ti­nuo de jó­ve­nes de to­da Eu­ro­pa, tam­bién de Es­pa­ña, lle­gó a Irak a tra­vés de Irán y Si­ria. De­ce­nas mu­rie­ron y otros vol­vie­ron po­co a po­co a Eu­ro­pa pa­ra for­mar par­te de las nue­vas cé­lu­las que sus­ti­tu­ye­ron a las que fue­ron neu­tra­li­za­das por las fuer­zas de se­gu­ri­dad tras el 11-S. La nue­va red te­rro­ris­ta re­la­cio­na­da con al Qae­da que se for­ma en Es­pa­ña es obra de Set­ma­riam. Via­jó a Ma­drid en di­ciem­bre de 2003 con un pa­sa­por­te fal­so fa­ci­li­ta­do por sus ami­gos ira­níes en un vue­lo pro­ce­den­te de Tehe­rán con es­ca­la en Ate­nas. Al mis­mo tiem­po lle­gan a Es­pa­ña otros dos ex­miem­bros de la red es­pa­ño­la, Said Be­rrajh y Amer el Azi­zi. Es en es­tos días cuan­do se ha­bla por pri­me­ra vez de los aten­ta­dos del 11 de Mar­zo.

El Azi­zi y Set­ma­riam aban­do­na­ron Es­pa­ña a me­dia­dos de enero, de­jan­do en­car­ga­do a Said Be­rrajh los pre­pa­ra­ti­vos de los tre­nes de la muer­te, en co­la­bo­ra­ción con Ra­bey Os­man Sa­yed Ah­med, alias Moha­med el Egip­cio, arres­ta­do en ju­nio en Mi­lán y que se­rá ex­tra­di­ta­do a Es­pa­ña pro­ba­ble­men­te en oc­tu­bre. Las úl­ti­mas de­ten­cio­nes re­la­cio­na­das con el 11-M se prac­ti­ca­ron el pa­sa­do vier­nes en Va­len­cia. El ar­ge­lino Ab­del­krim Beg­ha­da­li y el si­rio Saf­wan Sa­bagh, que ha­bían si­do de­te­ni­dos en mar­zo y pues­tos en li­ber­tad, han si­do cap­tu­ra­dos de nue­vo al ha­llar­se sus hue­llas en el pi­so de Le­ga­nés don­de se in­mo­la­ron sie­te te­rro­ris­tas y en un Sko­da Fa­bia don­de apa­re­ció un pa­pel con sus te­lé­fo­nos ano­ta­dos.

Set­ma­riam for­ma par­te de la vein­te­na de di­ri­gen­tes de Al Qae­da, en­tre ellos uno de los hi­jos de Bin La­den que, gra­cias a acuer­dos con el ge­ne­ral Ghas­sem So­ley­ma­ni, de la Bri­ga­da Al Quds de los

pas­da­rán ira­níes, es­tán au­to­ri­za­dos a re­si­dir en Irán y mo­ver­se en­tre la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca, Irak y Eu­ro­pa. Set­ma­riam via­ja con fre­cuen­cia a Irak y se cree que es el prin­ci­pal in­ter­me­dia­rio en­tre Al Qae­da con Abu Mus­sab al Zar­qa­wi, lí­der de An­sar al Is­lam. Ha si­do vis­to en Irak por úl­ti­ma vez en ju­nio jun­to a Abu Mus­sab al Zar­qa­wi en una reunión en la pe­ri­fe­ria de Bag­dad don­de se ha­bló de los pla­nes de Al Qae­da en Eu­ro­pa, que pre­vén aten­ta­dos por el aniver­sa­rio del 11-S.

Via­jó a Ma­drid con pa­sa­por­te fal­so en di­ciem­bre, cuan­do se pre­pa­ra­ban los aten­ta­dos del 11-M Ha di­ri­gi­do un cam­po de en­tre­na­mien­to te­rro­ris­ta en af­ga­nis­tán y re­clu­tó jó­ve­nes eu­ro­peos pa­ra la yihad

Así que­dó uno de los tre­nes del 11-M.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.