LOS CUAN­TIO­SOS NE­GO­CIOS DE JAI­ME DE MARICHALAR

Ape­nas una se­ma­na des­pués de que la re­vis­ta con­ta­ra to­dos los de­ta­lles de la se­pa­ra­ción de los du­ques de Lu­go, los pe­rio­dis­tas Ma­ri­sa Pe­ra­les, Pepa Re­bo­llo y Javier Ote­ro des­en­tra­ña­ron, pa­ra es­cán­da­lo de bue­na par­te de la so­cie­dad, los cuan­tio­sos in­gre­sos

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Jai­me de Marichalar da es­tos días los pri­me­ros pa­sos de su nue­va vi­da. Una vez anun­cia­da su se­pa­ra­ción de la in­fan­ta Ele­na, el du­que de Lu­go em­pren­de rum­bo en so­li­ta­rio des­pués de 12 años. Pe­ro su vi­da ya no vol­ve­rá a ser co­mo la de an­tes. En es­te tiem­po, ha pa­sa­do de ser un asa­la­ria­do más que vi­vía en un mo­des­to pi­so de Pa­rís a ser con­se­je­ro de sie­te mul­ti­na­cio­na­les y pro­pie­ta­rio de un trí­plex en ple­na Mi­lla

de oro ma­dri­le­ña. Nue­va vi­da, pe­ro los mis­mos ne­go­cios.

En to­tal, Marichalar co­bra al­re­de­dor de un mi­llón de eu­ros anua­les. No so­lo por su tra­ba­jo en Cre­dit Suis­se, su prin­ci­pal ocu­pa­ción, sino por su par­ti­ci­pa­ción co­mo miem­bro de los con­se­jos ase­so­res de Art+Auc­tion y del gru­po de lu­jo LVMH pa­ra Es­pa­ña y de los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción de Ce­men­tos Portland Val­de­rri­vas (fi­lial de FCC), Loe­we, Win­tert­hur Vi­da Es­pa­ña y de la So­cie­dad Ge­ne­ral In­mo­bi­lia­ria.

De la na­da al to­do. De vi­vir en Fran­cia, en un ba­jo de 40 me­tros cua­dra­dos, y tra­ba­jar pa­ra en­ti­da­des co­mo la ban­ca In­do­suez y Cre­dit Suis­se en car­gos de se­gun­do ni­vel, a ser pro­pie­ta­rio de un áti­co de 500 me­tros cua­dra­dos en el co­ra­zón del ma­dri­le­ño ba­rrio de Sa­la­man­ca y as­cen­der en el ban­co sui­zo has­ta ase­sor fi­nan­cie­ro en Es­pa­ña. Es­to es lo que ha con­se­gui­do Marichalar en ape­nas una dé­ca­da. Unos di­cen que es muy ca­paz y un ex­ce­len­te re­la­cio­nes pú­bli­cas; otros, que le ha fa­vo­re­ci­do ser el yerno del Rey. Pe­ro el ca­so es que pro­ce­de de una fa­mi­lia no­ble, ha si­do edu­ca­do en los je­sui­tas de Bur­gos y en el co­le­gio San Es­ta­nis­lao de Kost­ka, de Ma­drid, sa­be fran­cés, al­go de in­glés y ha rea­li­za­do unos cur­sos de eco­no­mía.

Su jor­na­da

El día a día del du­que de Lu­go se desa­rro­lla en el ban­co, muy cer­ca de su do­mi­ci­lio, don­de es ase­sor del Cre­dit Suis­se Group en Ma­drid –ad­mi­nis­tra gran­des for­tu­nas–. De es­ta en­ti­dad ban­ca­ria po­dría per­ci­bir 172.000 eu­ros al año, co­mo la me­dia de sus di­rec­ti­vos, y, pro­ba­ble­men­te, una can­ti­dad si­mi­lar por su con­di­ción de miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Cre­dit Suis­se Hot­tin­ger. Ha­bi­tual­men­te va an­dan­do a la ofi­ci­na, acom­pa­ña­do por su fiel Javier, en el pa­pel de es­col­ta y de chó­fer, pe­ro des­de que se anun­ció la se­pa­ra­ción de la in­fan­ta Ele­na, va en co­che. Allí per­ma­ne­ce has­ta el me­dio­día, cuan­do sa­le a co­mer. Nun­ca co­me en ca­sa.

Las tar­des son más mo­vi­das, pues­to que don Jai­me tie­ne que aten­der a mu­chos con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción y ase­so­rías de em­pre­sas, así co­mo asis­tir a ac­tos por su car­go de pre­si­den­te de la fun­da­ción Win­tert­hur, de­di­ca­da al me­ce­naz­go cul­tu­ral, la pro­mo­ción de la edu­ca­ción y la de­fen­sa me­dioam­bien­tal. La em­pre­sa Win­tert­hur Vi­da, don­de el du­que de Lu­go es con­se­je­ro, de­cla­ra que los miem­bros de es­te ór­gano no per­ci­ben re­mu­ne­ra­ción. Su pri­mer ac­to pú­bli­co con la fun­da­ción tras su se­pa­ra­ción fue la inau­gu­ra­ción de la ex­po­si­ción

Las fá­bu­las de Ve­láz­quez, en el Mu­seo del Prado, don­de coin­ci­dió con los Re­yes. Hu­bo be­sos y com­pli­ci­dad, sin que las cá­ma­ras pu­die­ran cap­tar­lo.

Te­ner en nó­mi­na al du­que de Lu­go es ga­ran­tía de éxi­to. Su pre­sen­cia ase­gu­ra bue­nos con­tac­tos y atrac­ti­vos ne­go­cios. Est­her Ko­plo­witz, pro­pie­ta­ria de Fo­men­to de Cons­truc­cio­nes y Con­tra­tas (FCC), que pre­si­de Mar­ce­lino Ore­ja, lo vio cla­ro. Le nom­bró con­se­je­ro eje­cu­ti­vo de Ce­men­tos Portland Val­de­rri­vas, per­te­ne­cien­te a FCC. Di­cen que es­te car­go res­pon­de a una ges­tión pro­fe­sio­nal que el du­que hi­zo a la ex de Al­ber­to Al­co­cer, que le co­rres­pon­dió sen­tán­do­le en el con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción. Ce­men­tos Portland Val­de­rri­bas de­cla­ra que pa­ga 3,111 mi­llo­nes de eu­ros a los 16 miem­bros de su con­se­jo, la me­dia, por lo tan­to, es de unos 194.000 eu­ros. Ade­más, Marichalar cuen­ta con 1.000 ac­cio­nes de la so­cie­dad, que tie­nen un va­lor de 73.000 eu­ros.

una ga­ran­tía de éxi­to

Es­ta ta­rea, al­go den­sa, se ali­ge­ra con otro car­go, el de con­se­je­ro de LVMH, un hol­ding, lí­der mun­dial del mer­ca­do del lu­jo y que in­te­gra las mar­cas Louis Vuit­ton, Ken­zo, Ce­li­ne, Dior, Ch­ris­tian La­croix, Fendi, Don­na Ka­ran, Marc Ja­cobs, Ste­fa­noBi, Lu­xury, así co­mo las fra­gan­cias de Guer­lain, Gi­venchy, Ac­qua di Par­ma y otras mar­cas y em­pre­sas, co­mo Moët & Chan­don y Hen­nessy. El pre­si­den­te de la com­pa­ñía, Ber­nard Ar­nault, qui­so que don Jai­me fue­ra su hom­bre de con­fian­za en Es­pa­ña co­mo ase­sor. Ar­nault fi­gu­ra en­tre los hom­bres más ri­cos del mun­do y su amis­tad con Jai­me de Marichalar vie­ne de sus tiem­pos pa­ri­si­nos, cuan­do el mul­ti­mi­llo­na­rio fran­cés le en­car­gó un tra­ba­jo del que que­dó muy sa­tis­fe­cho. Su amis­tad va más allá de lo pu­ra­men­te pro­fe­sio­nal. Cuan­do el du­que su­frió el ic­tus y se tras­la­dó a Nue­va York a se­guir su con­va­le­cen­cia, Ber­nard Ar­nault pu­so a su dis­po­si­ción un des­pa­cho pa­ra que co­no­cie­ra los en­tre­si­jos de su ne­go­cio.

Las re­tri­bu­cio­nes que re­ci­be por es­tos pues­tos el du­que de Lu­go no sue­len ser pú­bli­cas, pues no se tra­ta siem­pre de so­cie­da­des que co­ti­cen en bol­sa. En­tre las em­pre­sas del gru­po de lu­jo LVMH so­lo es de co­no­ci­mien­to pú­bli­co lo que co­bra Marichalar por su car­go en Ch­ris­tian Dior, 13.333 eu­ros al año, se­gún la in­for­ma­ción de la com­pa­ñía. Aun­que el du­que es ase­sor pa­ra Es­pa­ña, no for­ma par­te del con­se­jo ni del co­mi­té eje­cu­ti­vo de LVMH. En la fi­lial es­pa­ño­la de es­te hol­ding los con­se­je­ros per­ci­ben una me­dia de 121.000 eu­ros al año. El du­que de Lu­go es tam­bién miem­bro del con­se­jo de ad­mi­nis­tra­ción de Loe­we, la fir­ma de lu­jo que lle­gó a es­tar en ma­nos de Jo­sé Ma­ría Ruiz-Ma­teos en su día, don­de el suel­do me­dio de los con­se­je­ros es de 83.750 eu­ros anua­les.

VIVIENDAS

Es­tá cla­ro que don Jai­me ha sa­bi­do ha­cer su pro­pia for­tu­na, lo que le ha per­mi­ti­do ad­qui­rir su vi­vien­da en la ca­lle Nú­ñez de Bal­boa, 68, un áti­co de 500 me­tros cua­dra­dos que com­pró en cons­truc­ción y por el que pa­gó tres mi­llo­nes de eu­ros ha­ce cua­tro años. Jai­me de Marichalar ad­qui­rió el com­pro­mi­so con los pro­pie­ta­rios del in­mue­ble, la fa­mi­lia Cor­si­ni, de com­prar al­guno de los pi­sos si le res­pe­ta­ban el pre­cio de cons­truc­ción, es de­cir, el pre­cio de la vi­vien­da del año en que se de­ci­dió edi­fi­car el in­mue­ble. Un com­pro­mi­so que se res­pe­tó has­ta el fi­nal. Los tres mi­llo­nes de eu­ros que des­em­bol­só don Jai­me fue­ron un pre­cio ase­qui­ble pa­ra una per­so­na que par­ti­ci­pa en tan­tos con­se­jos em­pre­sa­ria­les, aun­que en su día se jus­ti­fi­có que lo ha­bía com­pra­do gra­cias a la he­ren­cia que re­ci­bió de una tía abue­la, Te­re­sa Marichalar, la tía Co­co pa­ra sus so­bri­nos.

Do­ña Ele­na, sin em­bar­go, ha tras­la­da­do su re­si­den­cia a la ma­dri­le­ña ca­lle del Mar­qués de Va­lle­jo, en la co­lo­nia Fuen­te del Be­rro. Se tra­ta de un cha­lé de tres plan­tas, una de las cua­les es un só­tano, de ca­si 200 me­tros cua­dra­dos (68 me­tros por plan­ta).

Po­see un áti­co de 500 me­tros en el ba­rrio de Sa­la­man­ca de Ma­drid y ha as­cen­di­do en el sec­tor fi­nan­cie­ro Marichalar, cu­ya pre­sen­cia en con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción es ga­ran­tía de éxi­to, se em­bol­sa un mi­llón al año

Jai­me de Marichalar, en su des­pa­cho de la fun­da­ción Win­tert­hur.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.