LOS IN­FOR­MES SE­CRE­TOS SO­BRE EL 23-F

Con mo­ti­vo del 30º aniver­sa­rio del gol­pe de Es­ta­do del 23-F, TiEM­PO pu­bli­có un su­ple­men­to es­pe­cial de 68 pá­gi­nas en el que se in­cluían va­rias ex­clu­si­vas, co­mo los in­for­mes se­cre­tos ela­bo­ra­dos por el Con­gre­so de los Dipu­tados so­bre la ocu­pa­ción de la Cá­mar

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

El 17 de mar­zo de 1981 se pro­du­jo un he­cho in­só­li­to en el Con­gre­so de los Dipu­tados que no se ha vuel­to a re­pe­tir en nin­gu­na otra le­gis­la­tu­ra de la de­mo­cra­cia: la Cá­ma­ra Ba­ja ce­le­bró aquel día un pleno mo­no­grá­fi­co so­bre el 23-F a puer­ta ce­rra­da, sin cá­ma­ras de te­le­vi­sión, fo­tó­gra­fos ni in­vi­ta­dos. El he­mi­ci­clo te­nía aún vi­si­bles las

he­ri­das que ha­bían de­ja­do los hom­bres del te­nien­te co­ro­nel An­to­nio Te­je­ro en su bó­ve­da y las se­ño­rías que asis­tie­ron a di­cha se­sión se­cre­ta, to­da­vía trau­ma­ti­za­dos por los acon­te­ci­mien­tos vi­vi­dos unas se­ma­nas an­tes, du­ran­te la se­sión de in­ves­ti­du­ra de Leo­pol­do Cal­vo-So­te­lo, pu­die­ron es­cu­char la pri­me­ra ex­pli­ca­ción ofi­cial, pre­ci­sa y fi­de­dig­na de la in­ten­to­na gol­pis­ta por bo­ca del mi­nis­tro de De­fen­sa, Al­ber­to Oliart.

Trein­ta años des­pués, Tiem­po ha te­ni­do ac­ce­so al re­la­to ta­qui­grá­fi­co de aque­lla se­sión se­cre­ta, así co­mo al res­to de do­cu­men­tos re­la­cio­na­dos con el 23-F que es­tán de­po­si­ta­dos en una ca­ja fuer­te del Par­la­men­to y que no son de consulta pública, en­tre los que des­ta­can los in­for­mes que re­dac­ta­ron los se­cre­ta­rios de la Me­sa y los res­pon­sa­bles de se­gu­ri­dad del edi­fi­cio so­bre lo su­ce­di­do du­ran­te la ocu­pa­ción del Con­gre­so, ade­más de un de­ta­lla­dí­si­mo in­ven­ta­rio, en­tre otras cu­rio­si­da­des, de lo que se con­su­mió en las ca­fe­te­rías du­ran­te aque­llas ho­ras.

El in­for­me de Oliart es muy in­tere­san­te por lo pro­li­jo del re­la­to, ape­nas tres se­ma­nas des­pués del gol­pe, y las con­clu­sio­nes a las que lle­gó el Go­bierno de aque­lla épo­ca, que no di­fie­ren de lo que lue­go dic­ta­ron los tri­bu­na­les en las con­de­nas a los acu­sa­dos. El por en­ton­ces mi­nis­tro sub­ra­yó des­de el ini­cio que la aso­na­da “su­frió un ade­lan­to for­za­do en la fe­cha de su eje­cu­ción” ya que la ines­pe­ra­da di­mi­sión de Adolfo Suárez co­gió a los gol­pis­tas con el pie cam­bia­do.

“Sus prin­ci­pa­les au­to­res an­te­pu­sie­ron la se­gu­ri­dad a la efi­ca­cia –pro­si­gue Oliart–, y bus­ca­ron esa se­gu­ri­dad en la par­ti­ci­pa­ción co­mo ta­les au­to­res prin­ci­pa­les de muy po­cas per­so­nas, has­ta el mis­mo día del gol­pe”. Ello ex­pli­ca­ría, se­gún el mi­nis­tro, que la con­ju­ra no fue­ra de­tec­ta­da a tiem­po por los ser­vi­cios de in­for­ma­ción con los que con­ta­ba el Go­bierno, en un in­ten­to por li­brar de to­da cul­pa al Eje­cu­ti­vo de Adolfo Suárez. No obs­tan­te, hu­bo “un se­gui­mien­to, des­de ha­cía al­gún tiem­po, de de­ter­mi­na­dos in­di­cios de una cons­pi­ra­ción”, aun­que no los enu­me­ra y úni­ca­men­te se cen­tra en los co­men­ta­rios anó­ni­mos que se ver­tían en el dia­rio ul­tra­de­re­chis­ta

El Al­cá­zar ba­jo el nombre en cla­ve de Al­men­dros.

El mi­nis­tro de De­fen­sa hi­zo hin­ca­pié en que los res­pon­sa­bles de la su­ble­va­ción “par­tie­ron de la con­vic­ción gra­tui­ta” de que se pro­du­ci­ría una “reac­ción en ca­de­na” en las Fuer­zas Ar­ma­das y los Cuer­pos de Se­gu­ri­dad del Es­ta­do –al­go que pu­do ocu­rrir de no ser por la tem­pra­na opo­si­ción de La Zar­zue­la– y que no con­ta­ron con la “enér­gi­ca e inequí­vo­ca” ac­ti­tud del Rey, quien “des­tru­yó” el efec­to cau­sa­do en un pri­mer mo­men­to por los gol­pis­tas por la uti­li­za­ción del nombre del mo­nar­ca, “de

for­ma do­lo­sa”, pa­ra que la gen­te se su­ma­se al gol­pe. De las ho­ras pre­vias a la ocu­pa­ción del Con­gre­so se des­ta­ca que va­rios te­nien­tes pró­xi­mos a Te­je­ro en­ga­ña­ron a sus su­bor­di­na­dos al pe­dir vo­lun­ta­rios pa­ra su­bir­se a los seis au­to­bu­ses com­pra­dos por la tra­ma e “in­ter­ve­nir en una ac­ción an­ti­te­rro­ris­ta”. De los 288 guar­dias que en­tra­ron en el Con­gre­so si­guien­do los pa­sos de Te­je­ro, so­lo se que­da­ron 220 –“la ma­yo­ría de ellos con­fu­sos, du­do­sos y te­me­ro­sos”– cuan­do el di­rec­tor de la Be­ne­mé­ri­ta, el ge­ne­ral Aram­bu­ru To­pe­te, se pre­sen­tó a los po­cos mi­nu­tos pa­ra in­ten­tar pa­rar aquel sin­sen­ti­do.

A las 18.45 de la tar­de se pro­du­ce el pri­mer con­tra­tiem­po pa­ra los gol­pis­tas cuan­do el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Ca­sa del Rey, Sa­bino Fer­nán­dez Cam­po, acla­ra al res­pon­sa­ble di­rec­to de la Di­vi­sión Aco­ra­za­da Bru­ne­te, el ge­ne­ral Jo­sé Jus­te, que Al­fon­so Ar­ma­da “ni se en­cuen­tra allí ni le es­pe­ran pa­ra na­da”. Oliart ad­ju­di­ca el en­tre­co­mi­lla­do a Fer­nán­dez Cam­po, lo que ven­dría a co­rre­gir una de las fra­ses más re­cor­da­das de aquel día (“Ni es­tá ni se le es­pe­ra”), tal y co­mo pun­tua­li­za­ba Fer­nán­dez Cam­po en sus úl­ti­mos años de vi­da ca­da vez que se le pre­gun­ta­ba por ello.

Una vez cons­ti­tui­do el Go­bierno en fun­cio­nes pre­si­di­do por el di­rec­tor pa­ra la Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, Fran­cis­co Laí­na, a las 19.50 de la tar­de, es cuan­do se ini­cia el con­tra­gol­pe pro­pia­men­te di­cho, que que­da en­cau­za­do de­fi­ni­ti­va­men­te a las 01.23 de la ma­dru­ga­da, cuan­do tie­ne lu­gar el men­sa­je te­le­vi­sa­do de don Juan Carlos, “de dos mi­nu­tos de du­ra­ción y que ha si­do gra­ba­do en­tre las 11.30 y las 00.26”.

Reunión cLa­ve

Unos mi­nu­tos des­pués, a las 01.35, se pro­du­ce una reunión cla­ve en­tre Laí­na y Ar­ma­da en la que tam­bién es­tán pre­sen­tes el sub­se­cre­ta­rio de in­te­rior, Luis Sán­chez-Har­guin­dey, y el go­ber­na­dor ci­vil en la re­gión de Ma­drid, Ma­riano Ni­co­lás. El ge­ne­ral gol­pis­ta aca­ba­ba de pa­sar ca­si una ho­ra con Te­je­ro en el Con­gre­so, sin que pu­die­ra con­ven­cer­le de que le de­ja­se pro­po­ner a los dipu­tados un Go­bierno de con­cen­tra­ción di­ri­gi­do por él y con re­pre­sen­tan­tes de to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos. Al lle­gar al ho­tel Pa­la­ce, Ar­ma­da se en­te­ra del con­te­ni­do del men­sa­je del mo­nar­ca y se po­ne irre­me­dia­ble­men­te del la­do de los gol­pis­tas cuan­do ad­vier­te a Laí­na, Sán­chez-Har­guin­dey y Ni­co­lás de que “el Rey se ha equi­vo­ca­do” y que con su alo­cu­ción a los es­pa­ño­les “ha com­pro­me­ti­do a la Co­ro­na, di­vor­cián­do­se de las Fuer­zas Ar­ma­das”. No con­ten­to con ello, el ge­ne­ral sub­ra­ya que la aso­na­da es “un asun­to mi­li­tar” que tie­nen que re­sol­ver los pro­pios mi­li­ta­res y que, por tan­to, “hay que bus­car una so­lu­ción”. Oliart re­sal­ta la ne­ga­ti­va

El ac­ta de la se­sión a puer­ta ce­rra­da con el mi­nis­tro de De­fen­sa del 17 de mar­zo de 1981 es­tu­vo 30 años ocul­ta El Go­bierno in­ves­ti­gó a 114 per­so­nas que apa­re­cían ci­ta­das en con­ver­sa­cio­nes te­le­fó­ni­cas in­ter­ve­ni­das

Leo­pol­do Cal­vo So­te­lo (se­gun­do por la iz­quier­da) y Al­ber­to Oliart, a la de­re­cha con pris­má­ti­cos, con­tro­la­ron al Ejér­ci­to du­ran­te el jui­cio del 23-F.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.