DO­CU­MEN­TOS INÉ­DI­TOS SO­BRE LA GUE­RRA CI­VIL

A ve­ces pa­re­ce in­creí­ble, pe­ro so­bre acon­te­ci­mien­tos tan con­ta­dos co­mo la Gue­rra Ci­vil si­guen sur­gien­do do­cu­men­tos iné­di­tos y tras­cen­den­ta­les. Así su­ce­dió con mo­ti­vo del 75 aniver­sa­rio de ese he­cho his­tó­ri­co, ya que TIEM­PO pu­bli­có un nú­me­ro es­pe­cial en el

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Se­ten­ta y cin­co años des­pués del co­mien­zo de la Gue­rra Ci­vil, el 18 de ju­lio de 1936, aún pue­de des­cu­brir­se do­cu­men­ta­ción re­le­van­te que no se ha pu­bli­ca­do an­tes so­bre es­tos acon­te­ci­mien­tos. Los bom­bar­deos de ciu­da­des y fu­si­la­mien­tos for­ma­ron par­te de los epi­so­dios más trá­gi­cos y con más re­per­cu­sión den­tro y fue­ra de Es­pa­ña. En ellos, el pa­pel del Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja (CICR) era cru­cial. Hoy pue­den res­ca­tar­se al­gu­nos de los do­cu­men­tos cla­ve que es­ta ins­ti­tu­ción neu­tral con se­de en Sui­za ha man­te­ni­do inac­ce­si­bles en su ar­chi­vo de Gi­ne­bra du­ran­te más de 70 años y que tras­pa­só a Es­pa­ña en 2008. Los ar­chi­vos se en­cuen­tran hoy en el Cen­tro Do­cu­men­tal de la Me­mo­ria His­tó­ri­ca de Sa­la­man­ca y aún no han si­do ex­plo­ta­dos a fon­do por los his­to­ria­do­res, se­gún el pa­re­cer de la di­rec­to­ra de es­te cen­tro, Ma­ría Jo­sé Tu­rrión.

Ade­más, en­tre los pa­pe­les que Fran­co guar­dó du­ran­te años y cu­yas co­pias tam­bién so­lo son ac­ce­si­bles des­de ha­ce un año en el ar­chi­vo de Sa­la­man­ca, se en­cuen­tran do­cu­men­tos ta­les co­mo un re­su­men del nú­me­ro de pri­sio­ne­ros en los cam­pos de con­cen­tra­ción al fi­na­li­zar la Gue­rra Ci­vil. Tal y co­mo se pue­de com­pro­bar en es­te do­cu­men­to, la ci­fra as­cien­de con­cre­ta­men­te a 177.482 per­so­nas, y eso so­lo en­tre las que es­ta­ban ba­jo el con­trol del Ejér­ci­to de Ope­ra­cio­nes del Cen­tro.

Uno de los do­cu­men­tos más re­le­van­tes del ar­chi­vo del CICR y que nun­ca ha si­do pu­bli­ca­do has­ta aho­ra es una lis­ta con 973 pri­sio­ne­ros que fue­ron sa­ca­dos de la Cár­cel Mo­de­lo de Ma­drid y que aca­ba­ron sien­do fu­si­la­dos en Pa­ra­cue­llos. Se tra­ta de uno de los epi­so­dios más ne­gros ocu­rri­dos en el ban­do re­pu­bli­cano que aún hoy es mo­ti­vo de fuer­tes po­lé­mi­cas.

La his­to­ria de La lis­ta 208

El CICR la cla­si­fi­có co­mo la lis­ta 208. Los de­le­ga­dos de es­ta ins­ti­tu­ción en Ma­drid rea­li­za­ron una in­ves­ti­ga­ción so­bre es­ta sa­ca y des­cu­brie­ron las fo­sas don­de ha­bían si­do en­te­rra­das las víc­ti­mas, en los al­re­de­do­res de Pa­ra­cue­llos. Los do­cu­men­tos y la in­ves­ti­ga­ción del Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja se vie­ron en­vuel­tos, ade­más, en un epi­so­dio no­ve­les­co. El de­le­ga­do del CICR, Geor­ges Henny, vo­la­ba ha­cia Gi­ne­bra pa­ra in­for­mar de es­tas ma­tan­zas an­te la So­cie­dad de Na­cio­nes, el pre­ce­den­te de la ONU. El co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal de las mis­mas en aque­llos me­ses ini­cia­les de la gue­rra po­dría ha­ber he­cho cam­biar de for­ma ra­di­cal la ima­gen del ban­do re­pu­bli­cano fue­ra de Es­pa­ña. El avión don­de vo­la­ban los do­cu­men­tos con el de­le­ga­do del CICR, iden­ti­fi­ca­do con ban­de­ra fran­ce­sa (neu­tral), fue de­rri­ba­do en su vue­lo ha­cia Sui­za. El ban­do re­pu­bli­cano in­for­mó en un prin­ci­pio de que ha­bía si­do aba­ti­do por ca­zas fran­quis­tas. Pos­te­rior­men­te otros tes­ti­mo­nios se­ña­la­ron que, por el con­tra­rio, el de­rri­bo ha­bía si­do pro­vo­ca­do por ca­zas re­pu­bli­ca­nos. Los ocu­pan­tes del avión, que re­sul­ta­ron he­ri­dos, que­ma­ron al­gu­nos do­cu­men­tos en tie­rra, no se sa­be si por el frío de la no­che del 8 di­ciem­bre en la que su­frie­ron el ata­que

o por te­mor a las re­pre­sa­lias de las que pu­die­ran ser víc­ti­mas si les en­con­tra­ban con in­for­ma­ción tan de­li­ca­da.

Hoy, sin em­bar­go, el lar­go lis­ta­do de los 973 pri­sio­ne­ros pue­de es­tu­diar­se des­pués de dé­ca­das du­ran­te las que ha si­do inac­ce­si­ble. En fo­lios con el ana­gra­ma del Co­mi­té In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja con se­de en Gi­ne­bra, la de­le­ga­ción de Ma­drid, que en­ton­ces se en­con­tra­ba en el nú­me­ro 55 de la ca­lle Abas­cal, re­co­gió la “re­la­ción de los re­clu­sos con­du­ci­dos fue­ra de es­ta pri­sión [cár­cel Mo­de­lo] du­ran­te los días 6, 7 y 8 de no­viem­bre de 1936”. Por or­den al­fa­bé­ti­co se pue­den se­guir los nom­bres de aque­llos pri­sio­ne­ros, en­tre los que se pue­de en­con­trar, por ejem­plo, al po­lí­ti­co con­ser­va­dor Ri­car­do de la Cierva Co­dor­niu, pa­dre del his­to­ria­dor Ri­car­do de la Cierva. En la lis­ta se en­cuen­tran otros nom­bres re­le­van­tes, co­mo el de Carlos Stuart Fal­có, du­que de Pe­ña­ran­da y her­mano del du­que de Al­ba, o Fe­de­ri­co Pri­mo de Ri­ve­ra Co­bo Guz­mán.

Una no­ta ma­nus­cri­ta en fran­cés en va­rios fo­lios con el mem­bre­te del CICR, que an­te­ce­de al lis­ta­do de pre­sos, ex­pli­ca el con­te­ni­do de es­te do­cu­men­to. Se­gún se­ña­la, se tra­ta de los hom­bres arres­ta­dos en Ma­drid al de­cla­rar­se la Gue­rra Ci­vil en ju­lio. “Los días 6, 7 y 8 de no­viem­bre de 1936 –se­ña­la el do­cu­men­to– es­tos 973 hom­bres fue­ron sa­ca­dos de la cár­cel Mo­de­lo y sus cuer­pos en­con­tra­dos unos días más tar­de en los al­re­de­do­res de Ma­drid (Pa­ra­cue­llos de Ja­ra­ma?)”

[sic]. A con­ti­nua­ción, ex­pli­ca que el CICR re­ci­bió con­tes­ta­ción a sus de­man­das rea­li­za­das a las au­to­ri­da­des re­pu­bli­ca­nas so­bre el pa­ra­de­ro de al­gu­nos de los pre­sos. La con­tes­ta­ción, se­gún trans­cri­be, fue la si­guien­te: “Ha­bien­do si­do tras­la­da­do en fe­cha 6 al 8 de no­viem­bre 1936 de la cár­cel Mo­de­lo de Ma­drid, y no te­nien­do no­ti­cias de su lle­ga­da a des­tino, ig­no­ra­mos si le ha su­ce­di­do al­gu­na des­gra­cia o si se en­cuen­tra ocul­to”. El lis­ta­do es un do­cu­men­to di­plo­má­ti­co fru­to de las ges­tio­nes de es­ta ins­ti­tu­ción pa­ra con­se­guir la iden­ti­dad de las per­so­nas que fue­ron con­du­ci­das fue­ra de la cár­cel Mo­de­lo de Ma­drid.

Por su par­te, Fran­co te­nía en su po­der un do­cu­men­to que re­su­me los pri­sio­ne­ros que es­ta­ban re­clui­dos en cam­pos de con­cen­tra­ción en el ins­tan­te de ter­mi­nar la gue­rra rea­li­za­do por el Ejér­ci­to de Ope­ra­cio­nes del Cen­tro. La re­la­ción apa­re­ce fe­cha­da en “To­le­do, 5 de abril de 1939. Año de la Vic­to­ria”. So­lo cua­tro días des­pués del fa­mo­so par­te que pro­cla­ma­ba el fin de la Gue­rra Ci­vil, y su­ma un to­tal de 177.482 pri­sio­ne­ros.

Con­de­na­dos a muer­te

Tam­bién te­nía a su dis­po­si­ción re­sú­me­nes es­ta­dís­ti­cos de los de­te­ni­dos y con­de­na­dos por fuer­zas fa­lan­gis­tas y de re­que­tés, uno de ellos de un to­tal de 1.521

per­so­nas. Igual­men­te re­ci­bía, y guar­dó en­tre sus pa­pe­les, in­for­mes es­ta­dís­ti­cos so­bre la re­pre­sión, con grá­fi­cos so­bre el nú­me­ro de de­te­ni­dos, pro­ce­sa­dos y fu­si­la­dos. Así pue­de ob­ser­var­se en una Au­di­to­ría del Ejér­ci­to de Ocu­pa­ción de

la Pla­za de Bil­bao. So­lo en las pla­zas de Bil­bao, San­tan­der y San­to­ña, se­gún es­te re­su­men, ha­bía en aquel mo­men­to 27.221 pro­ce­sa­dos. El in­for­me des­glo­sa­ba los di­fe­ren­tes fa­llos ju­di­cia­les. Des­ta­can las 405 pe­nas de muer­te que re­co­ge que fue­ron dic­ta­das en Bil­bao has­ta el mo­men­to de ela­bo­rar el in­for­me, las 523 de San­tan­der o las 439 cau­sas fa­lla­das con pe­na de muer­te en San­to­ña. Unos fríos grá­fi­cos re­su­mían los re­sul­ta­dos y los car­gos, y des­cen­dió al de­ta­lle has­ta rea­li­zar uno es­pe­cí­fi­co so­bre sa­cer­do­tes. En­tre ellos, 792 ha­bían si­do so­me­ti­dos a in­for­ma­ción. Tres ya ha­bían si­do con­de­na­dos a muer­te.

Fran­co tu­vo en sus ma­nos un li­bro de cla­ves des­cu­bier­tas al Ejér­ci­to re­pu­bli­cano. Si uno de los epi­so­dios más des­ta­ca­dos en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial fue­ron los es­fuer­zos de In­gla­te­rra por des­ci­frar los men­sa­jes de la Ale­ma­nia na­zi y de su fa­mo­sa má­qui­na pa­ra en­crip­tar­los lla­ma­da Enig­ma, en la gue­rra es­pa­ño­la tam­bién se pro­du­jo un ca­so si­mi­lar. Y Fran­co es­tu­vo al tan­to. En­tre los pa­pe­les del dic­ta­dor se en­cuen­tra un cua­derno que, cu­rio­sa­men­te, es­tá ma­nus­cri­to. Se ti­tu­la Cla­ves des­cu­bier­tas al Ejér­ci­to Ro­jo y lo fir­ma Jo­sé Ma­ría Íñi­guez Al­mech, de­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias de Za­ra­go­za y je­fe del ser­vi­cio de des­en­crip­ta­do del Ejér­ci­to de Ara­gón. Sor­pren­de que es­tu­vie­ra en ma­nos del Ge­ne­ra­lí­si­mo, ya que se des­co­no­ce si te­nía co­no­ci­mien­tos so­bre el te­ma o lo con­ser­va­ba por otras ra­zo­nes. El ex­per­to, fa­mo­so en­tre los crip­tó­lo­gos pe­ro dis­cre­to en su la­bor aca­dé­mi­ca y pro­fe­sio­nal en la pos­gue­rra, des­ta­pa, por ejem­plo, el sig­ni­fi­ca­do de unas cla­ves nu­mé­ri­cas usa­das en avia­ción. Así, el nú­me­ro 61.429 se co­rres­pon­de con la pa­la­bra “bom­bar­deo”, el 61.425 con “víc­ti­mas”. En otra pá­gi­na da ins­truc­cio­nes so­bre el des­ci­fra­do de te­le­gra­mas de la Di­vi­sión 32: “El telegrama se trans­mi­te en gru­pos de cin­co ci­fras, sien­do fal­sa la úl­ti­ma de ca­da gru­po”.

En cuan­to al ar­chi­vo del CICR, sus do­cu­men­tos sa­can a la luz sus ges­tio­nes pa­ra el in­ter­cam­bio de pri­sio­ne­ros. En un in­for­me que re­su­me los ca­sos más re­le­van­tes apa­re­ce su in­ter­ven­ción en el in­ter­cam­bio de los hi­jos y el ayu­dan­te de cam­po del ge­ne­ral fran­quis­ta Go­ded, fu­si­la­do en Bar­ce­lo­na. Tam­bién in­ter­vino el CICR en el in­ter­cam­bio del hi­jo del ge­ne­ral re­pu­bli­cano Mia­ja a cam­bio de Mi­guel Pri­mo de Ri­ve­ra, her­mano de Jo­sé An­to­nio, el lí­der de Fa­lan­ge.

El co­mi­té con se­de en Sui­za tam­bién in­ter­vino en el ca­so del lí­der na­cio­na­lis­ta ca­ta­lán Ma­nuel Ca­rras­co i For­mi­gue­ra, sin éxi­to, ya que fi­nal­men­te fue eje­cu­ta­do. El po­lí­ti­co ca­ta­lán, que fue aco­sa­do en la Bar­ce­lo­na re­pu­bli­ca­na por sus con­vic­cio­nes ca­tó­li­cas, fue de­te­ni­do en un bar­co que lo tras­la­da­ba a Ba­yo­na. El ban­do fran­quis­ta lo fu­si­ló fi­nal­men­te en Bur­gos, por “ad­he­sión a la re­be­lión”, a pe­sar de la in­ter­ce­sión a su fa­vor del Va­ti­cano. El Con­gre­so de los Dipu­tados acor­dó en 2005 pe­dir al Go­bierno que anu­la­ra el con­se­jo de gue­rra que le con­de­nó.

Fran­co en el fren­te de Bar­ce­lo­na.

Lis­ta de pri­sio­ne­ros fu­si­la­dos en Pa­ra­cue­llos. A la iz­quier­da, Fran­cis­co Fran­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.