EN­TRE­VIS­TA CON EL PRE­SI­DEN­TE DEL GO­BIERNO ¿Ha muer­to el bi­par­ti­dis­mo? ¿So­bre­vi­vi­rán los par­ti­dos tra­di­cio­na­les?

Con mo­ti­vo del 35 aniver­sa­rio de TiEM­PO, Ma­riano Ra­joy con­ce­dió una en­tre­vis­ta a Je­sús Ri­va­sés en el pa­la­cio de la Mon­cloa en la que ha­bló del en­ton­ces re­cién re­ele­gi­do lí­der del PSOE, Pe­dro Sán­chez, de co­rrup­ción y de Ca­ta­lu­ña. La en­tre­vis­ta for­mó par­te

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Ma­riano Ra­joy trans­mi­te tran­qui­li­dad y su ma­yor preo­cu­pa­ción pa­re­ce ser Ca­ta­lu­ña. Es un ve­te­rano y un superviviente de la po­lí­ti­ca. Cor­dial en la dis­tan­cia cor­ta tras la for­ma­li­dad de la en­tre­vis­ta –re­vi­sa­da por su equi­po–, le in­co­mo­dan los ca­sos de co­rrup­ción que afec­tan al PP, pe­ro lo que de ver­dad le ocu­pa es en­con­trar una sa­li­da al “asun­to ca­ta­lán”. “Mien­tras sea pre­si­den­te no ha­brá re­fe­rén­dum en Ca­ta­lu­ña”. Eso sí, es­qui­va cual­quier de­ta­lle so­bre el nue­vo lí­der del PSOE, Pe­dro Sán­chez.

¿Ofre­ce­ría aho­ra otro acuer­do de gran coa­li­ción al nue­vo lí­der del PSOE?

Es­ta­mos en una si­tua­ción dis­tin­ta, pe­ro to­do el mun­do que no sea par­ti­dis­ta sa­be que la pro­pues­ta que yo hi­ce era la ra­zo­na­ble, un acuer­do con el PSOE y Ciu­da­da­nos.

¿Pe­ro re­pe­ti­ría aho­ra la ofer­ta?

Hoy no es­tá so­bre la me­sa, por­que el PSOE ya la ha desecha­do. En cual­quier ca­so, lo im­por­tan­te es que el PSOE es­té pre­sen­te en los gran­des te­mas de Es­ta­do. Ha es­ta­do en al­gu­nos, co­mo la apro­ba­ción del te­cho de gas­to y la re­duc­ción del dé­fi­cit. No ha es­ta­do en otros co­mo el de los es­ti­ba­do­res .

¿Qué re­la­ción es­pe­ra te­ner con Pe­dro Sán­chez?

Yo pro­cu­ro lle­var­me bien con to­do el mun­do. Pa­ra la ima­gen ex­te­rior de Es­pa­ña, pa­ra su es­ta­bi­li­dad, creo que es im­por­tan­te lle­var­nos bien. Pe­ro pa­ra eso las dos par­tes tie­nen que que­rer­lo.

¿Ha te­ni­do que cam­biar sus pla­nes tras la elec­ción de Pe­dro Sán­chez?

Mis pla­nes son los mis­mos des­de el 21 de di­ciem­bre de 2015. Mi mano es­tá ten­di­da pa­ra al­can­zar acuer­dos. Yo he di­cho has­ta la sa­cie­dad que mi in­ten­ción es ago­tar la le­gis­la­tu­ra y eso so­lo se pue­de lo­grar ha­blan­do, pa­ra lle­gar a acuer­dos que be­ne­fi­cien a los es­pa­ño­les. Pa­ra ello tra­ba­jo y se­gui­ré tra­ba­jan­do.

Yo soy un de­fen­sor del bi­par­ti­dis­mo. Creo que los paí­ses más prós­pe­ros y más es­ta­bles son aque­llos en los que fun­cio­na un sis­te­ma bi­par­ti­dis­ta. El éxi­to de Es­pa­ña en es­tos 40 años tam­bién es­tá fun­da­men­ta­do en ese sis­te­ma. Los par­ti­dos tra­di­cio­na­les te­ne­mos que adap­tar­nos, es­cu­char a la gen­te y sa­ber evo­lu­cio­nar, pe­ro sin ti­rar por la bor­da nues­tra per­so­na­li­dad ni nues­tra iden­ti­dad.

¿Cuá­les son sus ob­je­ti­vos in­me­dia­tos co­mo pre­si­den­te del Go­bierno?

El pri­me­ro y fun­da­men­tal, man­te­ner la sen­da de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía y del em­pleo. En los dos úl­ti­mos años la eco­no­mía es­pa­ño­la ha ge­ne­ra­do el 25% del to­tal de em­pleo de la Eu­ro­zo­na y el 40% del em­pleo jo­ven, y ha con­tri­bui­do a la re­duc­ción del 50% del des­em­pleo. Es­te año el PiB cre­ce­rá al me­nos el 2,7%. Su­po­ne que po­dre­mos man­te­ner el rit­mo de crea­ción de em­pleo en torno al me­dio mi­llón de nue­vos pues­tos de tra­ba­jo al año. Por lo de­más, se­ría muy po­si­ti­vo al­can­zar gran­des pac­tos en pen­sio­nes, edu­ca­ción, fi­nan­cia­ción au­to­nó­mi­ca o Jus­ti­cia. Otro re­to fun­da­men­tal es la ges­tión del bre­xit.

¿Qué lu­gar ocu­pa en­tre sus preo­cu­pa­cio­nes la co­rrup­ción?

Bueno, me preo­cu­pa.

¿Por­que hay un mi­nis­tro del Go­bierno re­pro­ba­do, la pre­si­den­ta de la Co­mu­ni­dad de Ma­drid es­tá ba­jo sos­pe­cha y aflo­ra una se­rie de nue­vos ca­sos?

Me preo­cu­pan dos co­sas. Pri­me­ro, la co­rrup­ción, y lue­go, que la pre­sun­ción de inocen­cia se pue­da con­ver­tir en pre­sun­ción de cul­pa­bi­li­dad. A par­tir de ahí lo que más me preo­cu­pa es in­ten­tar evi­tar que la co­rrup­ción no se vuel­va a pro­du­cir nun­ca más. ¿Qué he­mos he­cho? Pri­me­ro, he­mos au­men­ta­do los con­tro­les pa­ra ha­cer­la más di­fí­cil; en se­gun­do lu­gar, in­ten­tar des­cu­brir­la y per­se­guir­la. Pa­ra eso, he­mos do­ta­do de me­dios a to­dos los que tie­nen que ha­cer­lo, Po­li­cía, Guar­dia Ci­vil, jue­ces, fis­ca­les, et­cé­te­ra, y hay que apo­yar a to­dos. Y en ter­cer lu­gar, me preo­cu­pa que se san­cio­ne y por eso he­mos au­men­ta­do las san­cio­nes. Hay un da­to que es po­si­ti­vo. La co­rrup­ción se des­cu­bre y apa­re­cen ca­sos que se pro­du­je­ron ha­ce quin­ce años. An­tes no ocu­rría así. Va­mos a se­guir per­se­ve­ran­do en la tri­ple di­rec­ción: más con­tro­les, más es­fuer­zo pa­ra per­se­guir­la y des­cu­brir­la y más es­fuer­zo pa­ra san­cio­nar­la. Por su­pues­to que me preo­cu­pa la co­rrup­ción, sin du­da al­gu­na. Se­ría un irres­pon­sa­ble si no fue­ra así.

¿La apa­ri­ción de nue­vos ca­sos de co­rrup­ción, co­mo el del Ca­nal de Isa­bel II, pa­sa­rá fac­tu­ra en vo­tos al PP?

La co­rrup­ción es al­go ab­so­lu­ta­men­te des­pre­cia­ble ven­ga de quien ven­ga, pe­ro cuan­do afec­ta al PP me due­le y me en­fa­da es­pe­cial­men­te. Es­tos ca­sos ge­ne­ran un ma­les­tar en­tre los ciu­da­da­nos que es muy com­pren­si­ble y que in­flu­ye a la ho­ra de vo­tar. Tam­bién es cier­to que de­mues­tra que aho­ra so­mos mu­cho más efi­ca­ces en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. En los Pre­su­pues­tos de 2017 he­mos in­clui­do nue­vas me­di­das pa­ra for­ta­le­cer a la Fis­ca­lía y com­ba­tir aún más la co­rrup­ción. Va­mos a con­vo­car más de cien pla­zas de jue­ces y fis­ca­les, a re­for­zar la plan­ti­lla de la Fis­ca­lía An­ti­co­rrup­ción, a im­plan­tar la Ofi­ci­na Fis­cal en to­do el te­rri­to­rio y a do­tar a la Fis­ca­lía Ge­ne­ral del Es­ta­do de una uni­dad de apo­yo.

¿Le sor­pren­de que Ig­na­cio Gon­zá­lez es­té en la cár­cel?

La Jus­ti­cia ac­túa y yo no va­lo­ro. Son los jue­ces los que de­ci­den en fun­ción de un tra­ba­jo se­rio y de una in­ves­ti­ga­ción po­li­cial y ju­di­cial. Y en es­te ca­so, co­mo en tan­tos otros, que­da de­mos­tra­do que no exis­te el me­nor res­qui­cio a la im­pu­ni­dad y que quien la ha­ce, la pa­ga...

¿Por qué el PP no de­nun­ció o in­ves­ti­gó a Ig­na­cio Gon­zá­lez cuan­do tu­vo no­ti­cias de que po­día te­ner una cuen­ta en Sui­za?

Des­co­noz­co si el PP sa­bía o no que po­día te­ner una cuen­ta en Sui­za. Pe­ro sí le di­go que en un Es­ta­do de De­re­cho, quien acu­sa tie­ne que apor­tar prue­bas.

¿La Jus­ti­cia en Es­pa­ña es su­fi­cien­te­men­te in­de­pen­dien­te?

Por su­pues­to. No hay más que ver lo que su­ce­de ca­da día. Ja­más se ha ac­tua­do con más li­ber­tad, in­de­pen­den­cia y re­cur­sos en la lu­cha con­tra la co­rrup­ción. Ni mi Go­bierno ha in­ten­ta­do ja­más in­fluir en la Jus­ti­cia, ni los jue­ces es­pa­ño­les to­le­ra­rían nin­gún ti­po de in­je­ren­cia.

¿Se sien­te in­có­mo­do por te­ner que ir a de­cla­rar co­mo tes­ti­go? ¿De­cla­ra­rá en La Mon­cloa o en los tri­bu­na­les?

Nun­ca me sen­ti­ré in­có­mo­do por co­la­bo­rar con la Jus­ti­cia, es mi de­ber co­mo pre­si­den­te y co­mo ciu­da­dano y lo ha­go en­can­ta­do. El for­ma­to es el que de­ter­mi­na el tri­bu­nal.

¿Ve po­si­ble una le­gis­la­tu­ra lar­ga, sin un ade­lan­to elec­to­ral?

No so­lo lo creo sino que tra­ba­jo pa­ra ello ca­da día. Mi ob­je­ti­vo es ago­tar la le­gis­la­tu­ra, cul­mi­nar las re­for­mas que han lle­va­do a Es­pa­ña a li­de­rar el cre­ci­mien­to eu­ro­peo, a crear más em­pleo que na­die, a mi­rar al fu­tu­ro con op­ti­mis­mo. As­pi­ro a ago­tar la le­gis­la­tu­ra y dar por su­pe­ra­da la cri­sis de em­pleo cuan­do al­can­ce­mos los 20 mi­llo­nes de es­pa­ño­les tra­ba­jan­do.

¿Ha­brá un re­fe­rén­dum en Ca­ta­lu­ña?

Mien­tras yo sea pre­si­den­te, no lo ha­brá. Y no es una cues­tión de vo­lun­tad po­lí­ti­ca, ni de eu­fe­mis­mos, es un asun­to de ley. Y la ley ha de es­tar siem­pre por en­ci­ma, si que­re­mos man­te­ner nues­tra de­mo­cra­cia a sal­vo. Los par­ti­da­rios del re­fe­rén­dum sa­ben per­fec­ta­men­te cuál es el ca­mino le­gal pa­ra lo­grar sus ob­je­ti­vos: que pre­sen­ten una re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción y que es­ta sea acep­ta­da por la ma­yo­ría del pueblo so­be­rano.

¿Hay al­gún avan­ce en el diá­lo­go con el Go­bierno de Ca­ta­lu­ña, al­gu­na po­si­bi­li­dad de en­ten­di­mien­to tras las úl­ti­mas pro­pues­tas de Car­les Puig­de­mont?

Siem­pre hay po­si­bi­li­da­des de en­ten­di­mien­to si se dia­lo­ga den­tro de la ley. Y aún hay más si de lo que se dia­lo­ga es de los pro­ble­mas reales de los ciu­da­da­nos y de có­mo so­lu­cio­nar­los. El pro­ble­ma es que la Ge­ne­ra­li­tat se ha echa­do en bra­zos de ra­di­ca­les an­ti­sis­te­ma y se ha ol­vi­da­do de los asun­tos que de ver­dad im­por­tan. Des­de esa po­si­ción, y vi­vien­do al mar­gen de la ley, es di­fí­cil en­ten­der­se.

¿Qué les di­ría a los pre­si­den­tes au­to­nó­mi­cos que se que­jan del pac­to con el PNV pa­ra los Pre­su­pues­tos?

Es­tán en su de­re­cho a pro­tes­tar. Las in­ver­sio­nes se re­par­ten en co­mu­ni­da­des en fun­ción de las ne­ce­si­da­des que exis­ten. En el País Vas­co, la al­ta ve­lo­ci­dad lle­va mu­cho tiem­po pen­dien­te, y no di­ga­mos la re­for­ma del cu­po. De to­dos mo­dos creo, es im­por­tan­te sub­ra­yar que en es­tos Pre­su­pues­tos hay 5.000 mi­llo­nes de eu­ros más de gas­to pa­ra las co­mu­ni­da­des que en los an­te­rio­res, que se pue­den apro­ve­char mu­cho, y a los que hay que aña­dir obras de in­fra­es­truc­tu­ras im­por­tan­tes, co­mo el AVE a Gra­na­da, a Ga­li­cia, el Co­rre­dor Me­di­te­rrá­neo o el anun­cio de una in­ver­sión de mil mi­llo­nes en el Par­que Cen­tral de Va­len­cia... No de­ja­mos a na­die de la­do ni se pri­ma a unos so­bre otros. La re­cu­pe­ra­ción tam­bién nos per­mi­ti­rá ge­ne­rar más in­ver­sio­nes, más obras en to­da Es­pa­ña.

¿Es ló­gi­co que en un Par­la­men­to de 350 miem­bros los Pre­su­pues­tos de­pen­dan al fi­nal de la vo­lun­tad de un so­lo dipu­tado, co­mo el de Nue­va Ca­na­rias?

De­pen­de de la vo­lun­tad de, al me­nos, 176 dipu­tados y to­dos son igual de im­por­tan­tes. Di­go “al me­nos” por­que oja­lá sa­lie­ran con el apo­yo tam­bién del PSOE. Lo im­por­tan­te es te­ner unos Pre­su­pues­tos que per­mi­tan con­ti­nuar con el cre­ci­mien­to y la ge­ne­ra­ción de em­pleo, y de-

di­car más di­ne­ro a pen­sio­nes, sa­ni­dad y edu­ca­ción, co­mo así ha­cen es­tas cuen­tas.

P_ ¿Có­mo afron­ta la mo­ción de cen­su­ra pre­sen­ta­da por Po­de­mos, que la re­ti­re si pre­sen­ta otra el PSOE, y qué opi­na de la tra­yec­to­ria de Pablo Igle­sias?

R_ La mo­ción de cen­su­ra es un me­ca­nis­mo que es­tá en nues­tro or­de­na­mien­to ju­rí­di­co. Aho­ra, es­ta en con­cre­to me pa­re­ce po­co se­ria. To­do el mun­do, in­clui­do el se­ñor igle­sias, sa­be que no exis­te una al­ter­na­ti­va po­lí­ti­ca al Go­bierno del PP.

P_ ¿Cree po­si­ble lle­gar a 20 mi­llo­nes de per­so­nas con tra­ba­jo el año 2020?

R_ Cla­ro que es po­si­ble; so­lo se tra­ta de man­te­ner el rit­mo de crea­ción de em­pleo de 2014, 2015 y 2016. Los da­tos de 2016 son un buen in­di­ca­dor: se afi­lia­ron a la Se­gu­ri­dad So­cial más de 540.000 per­so­nas, el em­pleo au­men­tó en 413.900 ocu­pa­dos en tér­mi­nos de EPA y se re­du­jo en 541.700 el nú­me­ro de pa­ra­dos. Nues­tras pre­vi­sio­nes se­ña­lan que po­dría­mos al­can­zar la ci­fra de los 20 mi­llo­nes en la se­gun­da mi­tad de 2019.

P_ ¿Es­tá ga­ran­ti­za­do el po­der ad­qui­si­ti­vo de las pen­sio­nes?

R_ Si se­gui­mos crean­do em­pleo al rit­mo al que lo es­ta­mos ha­cien­do, po­dre­mos equi­li­brar las cuen­tas de la Se­gu­ri­dad So­cial. Más allá, me gus­ta­ría un pac­to a 20 o 25 años pa­ra ha­cer más ob­je­ti­va la cuan­tía de la pen­sión y que no es­té al al­bur de las de­ci­sio­nes de ca­da mo­men­to po­lí­ti­co. Por eso hay que tra­ba­jar en la Co­mi­sión del Pac­to de To­le­do en apor­tar ideas y so­lu­cio­nes que nos per­mi­tan al­can­zar ese ob­je­ti­vo.

P_ ¿Cree que es inevi­ta­ble la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción?

R_ No es una cues­tión so­bre la que se de­ba fri­vo­li­zar. De­be ha­ber un con­sen­so am­plí­si­mo so­bre qué se to­ca­ría y qué no y, so­bre to­do, abor­dar ese de­ba­te des­de la bús­que­da de en­cuen­tros y el mis­mo es­pí­ri­tu de con­cor­dia que pre­si­dió la ela­bo­ra­ción de la Car­ta Mag­na. Aho­ra mis­mo no veo que se den las con­di­cio­nes pa­ra un pac­to si­mi­lar.

P_ ¿Se ve a sí mis­mo co­mo un superviviente de la po­lí­ti­ca, co­mo un re­sis­ten­te?

R_ No. Yo soy una per­so­na a la que le gus­ta la po­lí­ti­ca. Pa­ra mí es un ho­nor ser pre­si­den­te del Go­bierno. Hay mo­men­tos muy du­ros en la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, pe­ro yo creo que, a es­tas al­tu­ras de mi vi­da, lo que de­bo ha­cer –e in­ten­to ha­cer­lo– es to­mar de­ci­sio­nes cu­yo úni­co ob­je­ti­vo es que sean bue­nas pa­ra el in­te­rés ge­ne­ral. Me pue­do equi­vo­car, pe­ro es mi úni­co ob­je­ti­vo. Creo que es­toy en el me­jor mo­men­to de mi vi­da. La pa­sa­da le­gis­la­tu­ra fue muy di­fí­cil. Tam­bién lo fue to­do lo ocu­rri­do en el año 2016. Lo de aho­ra tam­bién es di­fí­cil, pe­ro me en­cuen­tro con fuer­za y ga­nas y, so­bre to­do, con el equi­li­brio su­fi­cien­te pa­ra afron­tar los pro­ble­mas que tie­ne Es­pa­ña.

P_ ¿Vol­ve­rá a pre­sen­tar­se a las elec­cio­nes co­mo can­di­da­to?

R_ Es una bue­na pre­gun­ta que le res­pon­de­ré cuan­do lle­gue el mo­men­to.

P_ ¿Ha pen­sa­do en qué ha­rá cuan­do de­je de ser pre­si­den­te del Go­bierno?

R_ No le he de­di­ca­do ni un mi­nu­to a ese asun­to, pe­ro le ga­ran­ti­zo que el día que de­je la po­lí­ti­ca, la de­ja­ré del to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.