TO­DO SO­BRE LA PRIN­CE­SA DE AS­TU­RIAS

TIEM­PO cap­tó la aten­ción de to­do el mun­do con el re­por­ta­je so­bre la vi­da co­ti­dia­na y las pre­fe­ren­cias de la Prin­ce­sa de As­tu­rias. Que con 12 años a Leo­nor de Bor­bón le gus­te el ci­ne de Ku­ro­sa­wa, ir a la Fil­mo­te­ca Es­pa­ño­la o el tea­tro al­ter­na­ti­vo no de­jó i

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Leo­nor de Bor­bón Or­tiz no era ha­ce 35 años, cuan­do la re­vis­ta TIEM­PO sa­lió a los quios­cos en 1982, ni briz­na de al­go, ni idea pro­yec­ta­da ni pla­ni­fi­ca­da, ni era, en reali­dad, na­da, co­mo es na­tu­ral. Ha­ce 35 años la fo­to de la Fa­mi­lia Real es­pa­ño­la se pa­re­cía po­co a la de hoy. Felipe te­nía 14 años, pei­na­ba lar­gos me­cho­nes ru­bios y le en­tre­ga­ba en Ovie­do el pre­mio Prín­ci­pe de As­tu­rias a Mi­guel De­li­bes.

Un año an­tes, el 3 de oc­tu­bre de 1981, pro­nun­cia­ba en ese ac­to sus pri­me­ras pa­la­bras en pú­bli­co y re­sal­ta­ba que esa ce­re­mo­nia de entrega de los ga­lar­do­nes sim­bo­li­za­ba una gran es­pe­ran­za de fu­tu­ro.

Hoy, el Rey se aso­ma a los 50 años ro­dea­do de su per­so­nal guar­dia pre­to­ria­na: tres mu­je­res, tres, que lo se­cun­dan en lo fa­mi­liar y en lo ins­ti­tu­cio­nal. Su es­po­sa, la rei­na Le­ti­zia, y sus dos hi­jas, Leo­nor y So­fía. Es la ma­yor la que ocu­pa el pri­mer lu­gar en la lí­nea de su­ce­sión. Es por ello la que des­pier­ta más cu­rio­si­dad en­tre una so­cie­dad que quie­re sa­ber­lo to­do de to­do, en un mun­do en el que la in­for­ma­ción se ha des­bo­ca­do y cir­cu­la a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa y, en oca­sio­nes, con du­do­sa orien­ta­ción en cuan­to al ri­gor y a la res­pon­sa­bi­li­dad.

De ahí que los equi­li­brios de sus pa­dres por lo­grar que las dos ni­ñas ten­gan una in­fan­cia tran­qui­la cho­can, a me­nu­do, con los re­que­ri­mien­tos per­ma­nen­tes e in­sa­cia­bles de me­dios de co­mu­ni­ca­ción de­seo­sos de re­la­tar has­ta el de­ta­lle más ni­mio so­bre la vi­da de Leo­nor y So­fía.

tran­qui­La y ob­ser­va­do­ra

Leo­nor es lo que pa­re­ce: tran­qui­la, se­re­na y ob­ser­va­do­ra. El 31 de oc­tu­bre cum­pli­rá 12 años. Ter­mi­na es­te año la eta­pa de Pri­ma­ria y ca­mi­na ha­cia la ado­les­cen­cia de la mano de unos pa­dres que, des­de siem­pre, le han da­do na­tu­ra­li­dad a la con­di­ción sin­gu­lar de ha­ber na­ci­do in­fan­ta de Es­pa­ña y es­tar ava­la­da por la Cons­ti­tu­ción pa­ra asu­mir en su día la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do.

Es bue­na es­tu­dian­te, pe­ro des­ta­ca so­bre to­do por su im­pe­ca­ble y es­tric­to sen­ti­do de la res­pon­sa­bi­li­dad, una vir­tud que a ve­ces prio­ri­za re­nun­cian­do a jue­gos y ocio pa­ra lle­var siem­pre al día sus de­be­res. No fa­lla ni en sus obli­ga­cio­nes fa­mi­lia­res ni en las edu­ca­ti­vas.

To­do el mun­do mues­tra in­te­rés por co­no­cer có­mo es exac­ta­men­te su ru­ti­na dia­ria, qué sien­te, qué pien­sa, có­mo se es­tá for­man­do, qué li­bros lee o cuán­tas ve­ces a la se­ma­na ve a sus abue­los y otros fa­mi­lia­res.

Pa­ra su en­torno fa­mi­liar más ín­ti­mo, la di­vul­ga­ción de es­te ti­po de de­ta­lles es irre­le­van­te e in­clu­so pue­den re­sul­tar mor­bo­sos si re­pre­sen­tan un ma­no­seo de la vi­da pri­va­da de una ni­ña que, co­mo to­das las per­so­nas de 11 años de es­te país, des­pier­ta a la vi­da con ilu­sión y ener­gía.

La he­mos vis­to for­mal y son­rien­te en un buen pu­ña­do de ac­tos ins­ti­tu­cio­na­les jun­to a sus pa­dres y su her­ma­na. Se di­vier­te co­mo lo ha­cen las ni­ñas de su edad: con su pro­pia fa­mi­lia, com­par-

Le apa­sio­na el ci­ne de ani­ma­ción de Ha­yao Mi­ya­za­ki y Der­su Uza­la, cin­ta de cul­to de Ku­ro­sa­wa

re­ci­be cla­ses de ba­llet y mú­si­ca y le gus­tan mu­cho los ani­ma­les: tie­ne una pe­rri­ta la­bra­dor

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.