AU­TO­BIO­GRA­FÍA DEL REY JUAN CARLOS

Con mo­ti­vo del dé­ci­mo aniver­sa­rio del rei­na­do de Juan Carlos I, TIEM­PO pu­bli­có un se­rial de do­ce en­tre­gas con la au­to­bio­gra­fía del Rey. El tex­to, es­cri­to por Víc­tor Sal­ma­dor, con­ta­ba con de­cla­ra­cio­nes iné­di­tas del mo­nar­ca re­la­cio­na­das con su tra­ba­jo, su f

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

La vi­da de don Juan Carlos es­tá mar­ca­da por ha­ber si­do el hom­bre que des­de la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do ha con­du­ci­do el pro­ce­so ejem­plar de tran­si­ción des­de el ré­gi­men del ge­ne­ral Fran­co al cons­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­co, con la li­qui­da­ción de la Gue­rra Ci­vil, la re­con­ci­lia­ción de las dos Es­pa­ñas y la vi­gen­cia de las li­ber­ta­des ple­nas, he­cho to­do ello sin vio­len­cias trau­má­ti­cas, co­mo un pro­di­gio in­creí­ble que al­gu­nos lla­man ta­len­to, otros sa­ga­ci­dad y otros as­tu­cia, pe­ro que al mar­gen de los jui­cios y ca­li­fi­ca­ti­vos es­tá ahí y re­sul­ta his­tó­ri­ca­men­te im­bo­rra­ble. El pro­pio don Juan Carlos ha co­men­ta­do: “El pro­ce­so de­mo­crá­ti­co de Es­pa­ña es un he­cho his­tó­ri­ca­men­te irre­ver­si­ble”. Aun­que agre­ga­rá: “La de­mo­cra­cia ha co­men­za­do; pe­ro fal­ta mu­cho por ha­cer aun­que se ha­yan con­se­gui­do en cor­to pla­zo me­tas que mu­chos se re­sis­tían a ima­gi­nar”.

Den­tro de es­te his­tó­ri­co y sen­sa­cio­nal pro­ce­so, y co­mo ele­men­to in­se­pa­ra­ble del mis­mo, hay cir­cuns­tan­cias cla­ve. Sin des­pe­jar­las no po­dría abor­dar­se nin­gún diá­lo­go con don Juan Carlos ni ha­cer­se nin­gún es­tu­dio ob­je­ti­vo y se­reno so­bre su per­so­na­li­dad. Pa­ra te­ner el Rey en sus ma­nos la au­to­ri­dad y el po­der que le per­mi­tie­ran rea­li­zar el pro­ce­so o, di­cho de otro mo­do, pa­ra ser acep­ta­do y pro­cla­ma­do Rey, re­ci­bió ese po­der de quien lo te­nía, y lue­go yen­do “de la ley a la ley a tra­vés de la ley” –con­cep­to acu­ña­do por Tor­cua­to Fer­nán­dez Mi­ran­da– cam­bió el signo ex­plí­ci­to o so­bren­ten­di­do (que no era otro sino la con­ti­nui­dad del fran­quis­mo) por otros prin­ci­pios ba­sa­dos en las li­ber­ta­des, la so­be­ra­nía na­cio­nal, la cons­ti­tu­cio­na­lis­ta, los par­ti­dos po­lí­ti­cos y de­más que in­for­man y con­for­man nues­tra reali­dad pre­sen­te.

La in­men­sa ma­yo­ría de los es­pa­ño­les ha res­pal­da­do fir­me­men­te la ac­ti­tud del Rey, con lo cual, y co­mo aña­di­du­ra de que don Juan Carlos es­ta­ba en lo cier­to, la ins­ti­tu­ción mo­nár­qui­ca se ha re­na­cio­na­li­za­do. Pa­ra que don Juan Carlos pu­die­ra rea­li­zar el pro­ce­so te­nía que lle­gar al trono, y pa­ra lle­gar era ne­ce­sa­rio que su pa­dre, aban­de­ra­do prin­ci­pal de las de­fi­ni­cio­nes acer­ca de la mo­nar­quía y de las ca­rac­te­rís­ti­cas que la ins­ti­tu­ción ha­bría de po­seer pa­ra arri­bar a la re­na­cio­na­li­za­ción, re­sul­ta­ra ex­clui­do del or­den su­ce­so­rio tra­di­cio­nal. Una alu­sión a to­do eso nu­bló el sem­blan­te de don Juan Carlos cuan­do pro­nun­ció su dis­cur­so en la so­lem­ne ce­re­mo­nia de asu­mir la Co­ro­na: “Yo sé bien que los es­pa­ño­les com­pren­den mis sen­ti­mien­tos en es­tos mo-

men­tos –di­jo–. Pe­ro el cum­pli­mien­to del de­ber es­tá por en­ci­ma de cual­quier otra cir­cuns­tan­cia. Es­ta nor­ma me la en­se­ñó mi pa­dre des­de ni­ño y ha si­do una cons­tan­te de mi fa­mi­lia”.

“Son mu­chos los in­te­lec­tua­les, es­cri­to­res, pe­rio­dis­tas, po­lí­ti­cos e his­to­ria­do­res de Es­pa­ña y de to­do el mun­do –es­cri­bió el año pa­sa­do don Juan Carlos– que afir­man sin re­ser­va al­gu­na que la Co­ro­na y el Rey han si­do cla­ves de la tran­si­ción es­pa­ño­la. Yo so­lo ten­go una res­pues­ta pa­ra esas in­ter­pre­ta­cio­nes tan ha­la­güe­ñas pa­ra mí de la más re­cien­te his­to­ria de Es­pa­ña. El Rey, la Co­ro­na y la di­nas­tía no han he­cho otra co­sa que cum­plir con su de­ber y afron­tar, con leal­tad a los es­pa­ño­les y a Es­pa­ña, las res­pon­sa­bi­li­da­des que les im­po­nía la his­to­ria de la pa­tria y las exi­gen­cias del mo­men­to. Yo doy gra­cias a Dios por ha­ber po­di­do apren­der la dis­ci­pli­na del de­ber y el sen­ti­do del pa­trio­tis­mo en el ho­gar de mis pa­dres y en las Fuer­zas Ar­ma­das es­pa­ño­las. En la ca­sa del con­de de Bar­ce­lo­na, que cuan­do yo na­cí era el he­re­de­ro de la ri­tua­li­dad de la Co­ro­na es­pa­ño­la, en Ita­lia, en Sui­za y en Por­tu­gal...”.

“El des­tino, que es pa­ra los cre­yen­tes la pro­vi­den­cia de Dios –si­gue ex­pre­san­do don Juan Carlos–, nos ha­bía si­tua­do a mi pa­dre y a mí en los su­ce­si­vos es­la­bo­nes de una ca­de­na di­nás­ti­ca que no te­nía otra ra­zón de ser, re­pi­to, que el ser­vi­cio a Es­pa­ña. Por eso mi pa­dre qui­so que mi edu­ca­ción dis­cu­rrie­ra aquí y en­tre es­pa­ño­les. Y des­de que ca­yó so­bre mí el ho­nor de ser Rey de Es­pa­ña, no por un error o ar­ti­fi­cio le­gal, sino con el asen­ti­mien­to de los es­pa­ño­les inequí­vo­ca­men­te ma­ni­fes­ta­do ya en los pri­me­ros días, tu­ve el apo­yo mo­ral y hu­mano de mi pa­dre, el con­de de Bar­ce­lo­na, con to­da la fuer­za his­tó­ri­ca y la res­pon­sa­bi­li­dad que eso sig­ni­fi­ca­ba pa­ra mí, que tan bien co­no­cía y co­noz­co su per­so­na­li­dad y que nun­ca he ocul­ta­do mi ad­mi­ra­ción por él”.

De ahí, pues, que a don Juan Carlos hu­bie­ra que ha­cer­le, pri­me­ro que na­da, las dos pre­gun­tas que re­sul­tan esen­cia­les pa­ra aprehen­der su per­so­na­li­dad hu­ma­na y po­lí­ti­ca –aun­que la po­lí­ti­ca en es­te ca­so se en­cuen­tre si­tua­da en el al­to ni­vel de lo que lla­ma­mos lo ins­ti­tu­cio­nal–, pa­ra en­ten­der el por­qué de esos dos epi­so­dios his­tó­ri­cos que pa­re­cen con­tra­dic­to­rios. La pri­me­ra pre­gun­ta es la que nos con­du­ce a acla­rar si fue ne­ce­sa­ria o no la mar­gi­na­ción de don Juan en el or­den su­ce­so­rio de la Co­ro­na, cuan­do –vis­to lo ocu­rri­do des­pués– don Juan era pre­ci­sa­men­te el pro­pul­sor y de­fen­sor del im­pul­so de­mo­crá­ti­co que más tar­de iba a lle­gar des­de la pro­pia Co­ro­na. Y la se­gun­da, si la vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal de don Juan Carlos na­ció es­pon­tá­nea­men­te al ser pro­cla­ma­do Rey en 1975 o se tra­ta­ba de una con­vic­ción an­ti­gua, aun­que la re­ser­va­ra pa­ra sí, es­to es, si la te­nía en 1969, cuan­do fue de­sig­na­do su­ce­sor. Es­to se po­dría pre­gun­tar tam­bién de otra ma­ne­ra: si coin­ci­dió siem­pre con las ideas de su pa­dre, que las pre­co­ni­za­ba en opo­si­ción a las sus­ten­ta­das por Fran­co, o se ads­cri­bió a ellas más tar­de, al lle­gar a la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do, que es cuan­do iba a te­ner la po­si­bi­li­dad de lle­var­las a la prác­ti­ca. “Yo, en efec­to –res­pon­de don Juan Carlos–, me hi­ce car­go de to­dos los po­de­res le­ga­les del Es­ta­do, pe­ro con una fi­na­li­dad bien pre­ci­sa y enun­cia­da ex­plí­ci­ta­men- te en mi pri­me­ra in­ter­ven­ción ofi­cial co­mo Rey de Es­pa­ña: ‘Ser rey de to­dos los es­pa­ño­les’. No fue una im­pro­vi­sa­ción. Fue­ron unas pa­la­bras cu­yo al­can­ce es­ta­ba bien me­di­do y a las que yo es­ta­ba re­suel­to a ha­cer ho­nor”.

Una de­ci­sión pro­bLe­má­ti­ca

Ma­nuel Prado y Co­lón de Car­va­jal ha con­ta­do que ha­ce mu­chos años, cuan­do el en­ton­ces Prín­ci­pe so­lo te­nía 24, es­te le ma­ni­fes­tó: “Ten­go que ser­vir a mi país. Y el pri­mer ser­vi­cio tie­ne que ser de­vol­ver las li­ber­ta­des al pueblo”. Es­ta de­ci­sión pro­ba­ble­men­te le ha aca­rrea­do al Rey no po­cas con­tra­rie­da­des. Pre­ci­sa­men­te, cuan­do acep­tó la di­mi­sión de Carlos

“Mi bio­gra­fía es la de aquel a quien le han li­mi­ta­do te­ner ini­cia­ti­vas per­so­na­les mu­cho tiem­po”

“Mis maes­tros se es­for­za­ron en que mi edu­ca­ción fue­ra más rí­gi­da y du­ra que la de cual­quie­ra”

Arias Na­va­rro y se dis­pu­so de­ci­di­da­men­te a ini­ciar la Tran­si­ción, uno de los que en­ton­ces se con­si­de­ra­ba su amigo le lla­mó pa­ra de­cir­le que aquel día aca­ba­ba de “ti­rar la mo­nar­quía por la ven­ta­na”. Don Juan Carlos co­men­ta: “Yo le di­je que es­ta­ba equi­vo­ca­do, pe­ro su ac­ti­tud tam­po­co me pro­du­jo ex­ce­si­va sor­pre­sa. In­clu­so mis me­jo­res ami­gos se han equi­vo­ca­do a me­nu­do acer­ca de mis in­ten­cio­nes”. Por qué acep­tó en­ton­ces la su­ce­sión si ello im­pli­ca­ba el com­pro­mi­so de sos­te­ner y en­ca­be­zar la mo­nar­quía de las fa­mo­sas Le­yes Fun­da­men­ta­les, y es­ta­ba en su pro­pó­si­to el trans­for­mar­la en la mo­nar­quía de­mo­crá­ti­ca y cons­ti­tu­cio­nal. A es­to no ha res­pon­di­do en con­cre­to don Juan Carlos, pe­ro po­de­mos ima­gi­nar una más que pro­ba­ble res­pues­ta. Por­que su ne­ga­ti­va hu­bie­ra he­cho cam­biar los pla­nes de Fran­co, que ha­bría de­sig­na­do un re­gen­te o nom­bra­do otro su­ce­sor a tí­tu­lo de Rey, con lo cual el pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción de las li­ber­ta­des y de ins­tau­ra­ción de­mo­crá­ti­ca hu­bie­se tro­pe­za­do con di­fi­cul­ta­des o se hu­bie­ra he­cho in­via­ble.

“La his­to­ria es co­mo es y no co­mo qui­sié­ra­mos que fue­se”, nos con­tó Tor­cua­to Lu­ca de Te­na que le ha­bía di­cho el en­ton­ces Prín­ci­pe cuan­do le lla­mó pa­ra dar­le las gra­cias por si­tuar­se en las Cor­tes a fa­vor de don Juan en aque­lla vo­ta­ción his­tó­ri­ca de ju­lio de 1969, a tra­vés de la cual quie­nes en aquel tiem­po se lla­ma­ban pro­cu­ra­do­res apro­ba­ron la pro­pues­ta de su­ce­sión de Fran­co a la Je­fa­tu­ra del Es­ta­do.

Los noes más es­ten­tó­reos a la fa­mo­sa pro­pues­ta –hu­bo ocho– fue­ron el del ci­ta­do Tor­cua­to Lu­ca de Te­na y el del ge­ne­ral Ra­fael Gar­cía Va­li­ño. Es­te agre­gó, mi­ran­do fi­ja­men­te a Fran­co: “Con el pa­trio­tis­mo a que me da de­re­cho mi vi­da mi­li­tar, lle­na de he­chos de ar­mas que me va­lie­ron, apar­te de no­ta­bles con­de­co­ra­cio­nes, nu­me­ro­sas he­ri­das y ci­ca­tri­ces, pen­san­do en el bien de la mo­nar­quía tra­di­cio­nal que dio a Es­pa­ña sus me­jo­res días de glo­ria y es­plen­dor, di­go ro­tun­da­men­te no a es­ta pro­po­si­ción que al­te­ra el prin­ci­pio he­re­di­ta­rio, ba­se de di­cha mo­nar­quía”.

Pe­ro na­da hay más in­ter­gi­ver­sa­ble, a la vez que re­ve­la­dor del pen­sa­mien­to de don Juan Carlos, que lo que él mis­mo es­cri­bió de su pu­ño y le­tra. Des­pués de alu­dir a “las me­jo­res lec­cio­nes de ser­vi­cio y amor a Es­pa­ña” re­ci­bi­das de su pa­dre, don Juan, aña­dió: “Es­tas lec­cio­nes son las que me obli­gan, co­mo es­pa­ñol, a ha­cer el ma­yor sa­cri­fi­cio de mi vi­da y, cum­plien­do un de­ber de con­cien­cia y rea­li­zan­do con ello lo que veo es un ser­vi­cio a la pa­tria, acep­tar el nom­bra­mien­to [su­ce­sor a tí­tu­lo de Rey] pa­ra que vuel­va a Es­pa­ña la mo­nar­quía y pue­da ga­ran­ti­zar­se pa­ra el fu­tu­ro, a nues­tro pueblo, con la ayu­da de Dios, mu­chos años de paz y pros­pe­ri­dad”. A la vez de­cía a su pa­dre: “En es­ta ho­ra, pa­ra mí tan emo­ti­va y tras­cen­den­tal, quie­ro reite­rar­te mi fi­lial de­vo­ción e in­men­so ca­ri­ño, ro­gan­do a Dios que man­ten­ga por en­ci­ma de to­do la uni­dad de la fa­mi­lia y quie­ro pe­dir­te tu ben­di­ción pa­ra que ella me ayu­de siem­pre a cum­plir, en bien de Es­pa­ña, los de­be­res que me im­po­ne la mi­sión pa­ra la que he si­do lla­ma­do”. Otra res­pues­ta tex­tual de don Juan Carlos re­don­dea la in­qui­si­ción pe­rio­dís­ti­ca: “Mi pa­dre ha di­cho siem­pre que lo im­por­tan­te es la ins­ti­tu­ción, la mo­nar­quía, y lo se­cun­da­rio, las per­so­nas. Creo que lo es­ta­mos ha­cien­do bien am­bos, por­que son dos oca­sio­nes las que tie­ne la mo­nar­quía, la de mi pa­dre y la que yo es­toy de­fen­dien­do aquí”.

En­con­trán­do­nos cier­ta vez en Vi­lla Gi­ral­da, ha­cien­do un apar­te du­ran­te una de aque­llas re­cep­cio­nes que se ce­le­bra­ban por San Juan, a la pre­gun­ta ex­pre­sa que hi­ci­mos a don Juan Carlos de a par­tir de cuán­do se dio cuen­ta de que su per­so­na era sin­gu­lar, nos res­pon­dió con es­tas pre­ci­sio­nes: “Des­de mi pri­me­ra in­fan­cia. Ello ocu­rrió a pe­sar de que mis maes­tros se es­for­za­ron en que mi edu­ca­ción fue­ra igual y aun más rí­gi­da y du­ra que la de cual­quie­ra, de que fue­se tra­ta­do sin mi­ra­mien­tos y sin pri­vi­le­gios, sis­te­ma que creo es in­me­jo­ra­ble y que he de­ci­di­do adop­tar pa­ra mis pro­pios hi­jos. Cla­ro que, al mis­mo tiem­po, ya se me se­ña­la­ba y exi­gía una ac­ti­tud di­fe­ren­te al ha­cér­se­me no­tar que yo, por ser quien era, ha­bía co­sas que no de­bía ha­cer aun­que las hi­cie­sen otros, y otras que yo es­ta­ba obli­ga­do a acep­tar o a ha­cer aun­que los de­más es­tu­vie­ran li­be­ra­dos de ello. De ma­ne­ra que el gus­to o las re­fe­ren­cias per­so­na­les con­ta­ban muy po­co, siem­pre te­nían que ser de­ja­dos de la­do an­te la re­gla de con­duc­ta. ¿Por qué esa di­fe­ren­cia­ción? Pues por­que to­da la fa­mi­lia es­tá­ba­mos so­me­ti­dos a la ser­vi­dum­bre de cons­ti­tuir­nos en ejem­plo. Esa era la sin­gu­la­ri­dad que ad­ver­tí. Y al ocu­rrir eso un día y otro, a to­da ho­ra, des­de an­tes de te­ner uso de ra­zón, el ca­rác­ter se mol­dea. En las fa­mi­lias reales, la lec­ción de ser­vi­cio y sa­cri­fi­cio es reite­ra­ti­va y cons­tan­te. Sin ese con­cep­to la vi­da no tie­ne sig­ni­fi­ca­do”.

Las ex­pre­sio­nes de don Juan Carlos acer­ca de la sin­gu­la­ri­dad de su per­so­na, que aca­ba­mos de trans­cri­bir, coin­ci­den con las que ha­ce po­cas se­ma­nas nos trans­mi­tía su her­ma­na do­ña Pi­lar, en su ca­sa de Puer­ta de Hie­rro: “En las fa­mi-

lias reales la no­ción de ser­vi­cio ha de so­bre­po­ner­se a to­do sen­ti­mien­to y afec­to. Des­de ni­ños se nos edu­ca, pre­pa­ra y acos­tum­bra pa­ra pen­sar y sen­tir así. Por eso, el sa­cri­fi­cio que ha­ya que ha­cer se acep­ta con na­tu­ra­li­dad y qui­zá ni si­quie­ra nos pa­re­ce que ten­ga mé­ri­to. Nues­tra vi­da so­lo tie­ne sen­ti­do si es vis­ta des­de ese pris­ma, en­ten­di­da des­de esa fi­lo­so­fía de la obli­ga­ción y el de­ber”. Unos años an­tes, en 1966, en otro en­cuen­tro pe­rio­dís­ti­co, el en­ton­ces Prín­ci­pe ma­ni­fes­ta­ba: “Pa­ra un po­lí­ti­co el ofi­cio de rey es una vo­ca­ción. Pa­ra un hi­jo de rey, co­mo yo, es otro asun­to dis­tin­to. No se tra­ta de sa­ber si me gus­ta o no me gus­ta. Na­cí pa­ra ello. Y des­de mi in­fan­cia, mis maes­tros me han en­se­ña­do a ha­cer tam­bién co­sas que no me gus­tan. En ca­sa de los Bor­bo­nes el ser rey es un ofi­cio”.

Eu­ge­nio Ve­gas La­ta­pié, que fue en Sui­za pre­cep­tor y, en gran me­di­da, el pri­mer di­rec­tor es­pi­ri­tual de don Juan Carlos, nos ha re­la­ta­do una anéc­do­ta que re­ve­la esa sen­sa­ción de la sin­gu­la­ri­dad de la per­so­na y de las obli­ga­cio­nes que eso lle­va con­si­go. Te­nía en­ton­ces el Prín­ci­pe, a quien los alle­ga­dos lla­ma­ban 5 o 6 años. Se acer­có a la puer­ta un po­bre a pe­dir li­mos­na y la

nur­se, Mer­ce­des So­lano, le en­tre­gó unas mo­ne­das pa­ra que, a su vez, se las en­tre­ga­se al po­bre. A don Jua­ni­to le pa­re­ció que aque­llo era po­co, pe­ro la nur­se le di­jo que no. “Con eso es­tá bien pa­ra una li­mos­na”, le ex­pli­có. El Prín­ci­pe, cons­cien­te de quién era, re­pli­có: “Eso es­ta­rá bien pa­ra to­do el mun­do, pe­ro yo creo que de­bo dar más”.

El ar­gu­men­to de que en­tre él y los es­pa­ño­les exis­tía un víncu­lo es­pe­cial que le obli­ga­ba tam­bién fue uti­li­za­do por su abue­la do­ña Vic­to­ria Eu­ge­nia pa­ra co­rre­gir­le los de­fec­tos de pro­nun­cia­ción que ha­bía ad­qui­ri­do en los co­le­gios ex­tran­je­ros. Lo que no di­cen las cró­ni­cas, por­que no ha po­di­do ave­ri­guar­se aún (y si se le pre­gun­ta al Rey se li­mi­ta­rá a son­reír y ha­cer­se el mu­do) es quién le re­co­men­dó que ejer­cie­ra cons­tan­te­men­te, to­dos los días de su vi­da, un prác­ti­ca sa­lu­da­ble: “Te­ner mu­cha ca­be­za, bas­tan­te ol­fa­to, na­da de len­gua y los ge­ni­ta­les en su si­tio”. Es­ta es má­xi­ma que cir­cu­la en­tre las fa­mi­lias reales sin que na­die se­pa quién la in­ven­tó. Y se ase­gu­ra tam­bién que la úl­ti­ma exi­gen­cia tan­to pue­de apli­car­se en el sen­ti­do de echar va­lor an­te el pe­li­gro co­mo en el de em­plear­se con éxi­to en la con­ti­nui­dad di­nás­ti­ca.

Más ade­lan­te en el tiem­po, a una pre­gun­ta nues­tra, el ac­tual rey de Es­pa­ña con­tes­tó: “Mi bio­gra­fía es la de aquel a quien le han li­mi­ta­do sis­te­má­ti­ca­men­te te­ner ini­cia­ti­vas per­so­na­les, pro­pias, du­ran­te mu­chí­si­mo tiem­po. Fui un es­pec­ta­dor, ca­si, de la his­to­ria. No tu­ve otra op­ción sino acep­tar un des­tino im­po­si­ble de mo­di­fi­car. Es­ta si­tua­ción, aun­que sea tras­la­da­da a otros ni­ve­les o pla­nos so­cia­les, es bas­tan­te co­mún, por­que mu­chos hom­bres, des­de que na­cen, de­pen­den de un de­ter­mi­na­do en­torno, que no han ele­gi­do ellos mis­mos y que les im­po­ne con­di­cio­na­mien­to. Mi bio­gra­fía co­mien­za a ple­ni­tud cuan­do, asu­mi­da la au­to­ri­dad real y cons­cien­te de la res­pon­sa­bi­li­dad, soy yo mis­mo quien ha de to­mar las de­ci­sio­nes. A par­tir de ahí, to­do al­guien le re­co­men­dó “te­ner mu­cha ca­be­za, bas­tan­te ol­fa­to, na­da de len­gua y los ge­ni­ta­les en su si­tio” lo que an­tes era in­cier­to y ne­bu­lo­so co­mien­za a ver­se con cla­ri­dad. Cuan­do me hi­ce car­go de to­dos los po­de­res le­ga­les del Es­ta­do, no ha­bía ins­tan­cias por las que pu­die­ra ma­ni­fes­tar­se la vo­lun­tad na­cio­nal, de mo­do que al Rey le co­rres­pon­día el ries­go y el pri­vi­le­gio de to­mar las ini­cia­ti­vas in­dis­pen­sa­bles. El Rey de Es­pa­ña no ha he­cho más que cum­plir con su de­ber”. Pe­ro es­tá­ba­mos en el ini­cio, en los pri­me­ros va­gi­dos de un ni­ño que aca­ba de arro­jar en la ba­lan­za el pe­so de tres ki­los. Don Juan de Bor­bón se ha­lla­ba aque­lla ma­ña­na au­sen­te de Ro­ma: “Un car­te­ro en bi­ci­cle­ta me tra­jo el telegrama anun­cián­do­me que mi mu­jer ha­bía in­gre­sa­do en la clí­ni­ca”.

“Mu­chos hom­bres, des­de que na­cen, de­pen­den de un en­torno que no han ele­gi­do”

El 14 de ma­yo de 1977 don Juan de Bor­bón re­nun­ció a sus de­re­chos di­nás­ti­cos

La bio­gra­fía del Rey pu­bli­ca­da en TIEM­PO re­co­gió de­cla­ra­cio­nes ex­clu­si­vas del mo­nar­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.