TIEM­PO y yo, en­tre dos si­glos

Tiempo - - OPINIÓN - NA­TI­VEL PRE­CIA­DO

Du­ran­te trein­ta y seis años he es­ta­do uni­da a TIEM­PO. Mi fa­se op­ti­mis­ta me ha­ce pen­sar que pue­de ser la ter­ce­ra par­te de la vi­da de la per­so­na lon­ge­va y fe­liz que as­pi­ro a ser. Calcu­lo que, si la sa­lud me lo per­mi­te co­mo has­ta aho­ra, me que­da to­da­vía otro ter­cio pa­ra se­guir dis­fru­tan­do. No nie­go el dis­gus­to que me lle­vé cuan­do me con­ta­ron que TIEM­PO me de­ja­ba pa­ra siem­pre. Sa­bía que úl­ti­ma­men­te las co­sas no nos iban bien, pe­ro yo me ha­cía la ton­ta, co­mo si lo nues­tro se pu­die­ra pro­lon­gar in­de­fi­ni­da­men­te y ca­da se­ma­na (en­tre unas y otras han si­do ca­si mil no­ve­cien­tas) es­cri­bía una nue­va his­to­ria con el en­tu­sias­mo del pri­mer día. Mis co­le­gas más jó­ve­nes no pue­den ima­gi­nar la ale­gría que su­po­ne ha­ber man­te­ni­do el buen tra­to de una em­pre­sa du­ran­te tan­tos años. De­bo con­fe­sar que he pa­sa­do por mu­chas, pe­ro en nin­gu­na en­con­tré un per­so­na­je tan sin­gu­lar co­mo An­to­nio Asen­sio, fun­da­dor del Gru­po Zeta. Me lo pre­sen­ta­ron en un pi­so de la ca­lle Al­cán­ta­ra, la pri­me­ra se­de que tu­vo en Ma­drid, cuan­do yo ha­cía en­tre­vis­tas po­lí­ti­cas pa­ra In­ter­viú. So­lía apa­re­cer por la redacción, pa­ra echar una mano, las tar­des de cie­rre de la re­vis­ta. Ves­tía en­ton­ces de un mo­do pe­cu­liar, al es­ti­lo del can­tan­te Tom Jo­nes, y era ex­tre­ma­da­men­te tí­mi­do y edu­ca­do con­mi­go, has­ta tal pun­to que res­pe­ta­ba que se pu­bli­ca­sen los ti­tu­la­res de mis en­tre­vis­tas tal y co­mo yo que­ría, a pe­sar de que con­si­de­ra­ba los su­yos im­pac­tan­tes y los míos so­sos y abu­rri­dos. La re­la­ción mu­tua de leal­tad y res­pe­to su­peró mu­chas prue­bas, que aho­ra no vie­nen al ca­so, ex­cep­to una que no ol­vi­da­ré. En aque­lla épo­ca (co­mo en es­ta) era ha­bi­tual te­ner pro­ble­mas con los po­lí­ti­cos que pre­ten­dían cen­su­rar o ma­ni­pu­lar al­gu­na par­te de las en­tre­vis­tas. Uno de los más au­to­ri­ta­rios y vehe­men­tes qui­so puen­tear­me y pre­sio­nar al di­rec­tor pa­ra que no se pu­bli­ca­se un in­ci­den­te que tu­ve con él, pues de­bo de­cir, en ho­nor a Asen­sio y a La­go, am­bos des­apa­re­ci­dos, que de­fen­die­ron mi pro­fe­sio­na­li­dad, co­mo ya ha­bían he­cho en otras oca­sio­nes me­nos vio­len­tas, por en­ci­ma de cual­quier in­je­ren­cia po­lí­ti­ca. So­lo me que­dan bue­nos re­cuer­dos (los otros se me ol­vi­dan) de es­te lar­go tiem­po trans­cu­rri­do en­tre dos si­glos. Cie­rro con un día me­mo­ra­ble en el que es­ta­ba en­tre­vis­tan­do a An­to­nio Pe­drol, cuan­do le pa­san una lla­ma­da y con­tes­ta: “En­ho­ra­bue­na, es­tá con­mi­go una gran per­so­na que te quie­re de­cir al­go”. Me da el te­lé­fono y me apun­ta ba­ji­to: “Fe­li­ci­ta a tu je­fe, ha na­ci­do el he­reu”. So­lo acer­té a de­cir: “¡Fe­li­ci­da­des, je­fe, qué bue­na no­ti­cia!”. Era su pri­mer hi­jo va­rón, que tam­bién se lla­ma An­to­nio Asen­sio. Brin­do por ha­ber lle­ga­do tan le­jos.

So­lo me que­dan bue­nos re­cuer­dos de es­tos úl­ti­mos 36 años en que he es­ta­do uni­da al se­ma­na­rio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.