EN­TRE­VIS­TA EX­CLU­SI­VA CON SE­GUN­DO MAREY

El ciu­da­dano fran­cés Se­gun­do Marey fue se­cues­tra­do du­ran­te diez días por los GAL en 1983 al ser con­fun­di­do con un di­ri­gen­te de ETA. Diez años des­pués, el juez Gar­zón re­abrió el ca­so, y TIEM­PO con­si­guió una en­tre­vis­ta con Marey gra­cias al buen ha­cer de San

Tiempo - - LAS MEJORES EXCLUSIVAS -

Ai­tat­xi [abue­lo en eus­ke­ra], ¿có­mo has si­do tan vie­jo y aho­ra es­tás tan jo­ven?”, le in­ter­pe­lan in­cré­du­los sus nie­tos a Se­gun­do Marey cuan­do com­pa­ran su ac­tual ima­gen y la que dio la vuel­ta al mun­do ha­ce 11 años, de un hom­bre de­cré­pi­to, asus­ta­do y des­ali­ña­do tras ser li­be­ra­do por sus se­cues­tra­do­res, los GAL.

Es­te ciu­da­dano fran­cés co­mien­za en la ac­tua­li­dad a vis­lum­brar el fi­nal del túnel en el que pe­ne­tró el 4 de di­ciem­bre de 1983. Aquel su­ce­so que­dó gra­ba­do pa­ra siem­pre en su me­mo­ria. Él, una per­so­na res­pe­ta­da, co­rrien­te, un nú­me­ro más del cen­so, sin ape­ten­cias po­lí­ti­cas, dis­cre­to y buen pa­dre de fa­mi­lia, se en­con­tró en­vuel­to en una cruel his­to­ria. Su ima­gen mal­tre­cha cuan­do fue li­be­ra­do de­ja­ba al des­cu­bier­to las mi­se­rias de la co­rrup­ción de Es­ta­do.

En­ton­ces, una gri­sá­cea tar­de de in­vierno, un co­man­do de los re­cién na­ci­dos Gru­pos An­ti­te­rro­ris­tas de Li­be­ra­ción (GAL) le se­cues­tra­ba en su do­mi­ci­lio de Hen­da­ya. Se ini­ció así su gran ob­se­sión y su pe­sa­di­lla per­so­nal. El co­mien­zo de sus en­fer­me­da­des fí­si­cas y sus do­len­cias del al­ma. “[Es­tas úl­ti­mas] se em­pie­zan a cu­rar con el co­no­ci­mien­to de lo que me su­ce­dió. Ese es el bál­sa­mo del que he es­ta­do pri­va­do a lo lar­go de to­dos es­tos años”, co­men­ta en al­gún mo­men­to de las dos ho­ras de con­ver­sa­ción man­te­ni­das con TIEM­PO.

Aho­ra, cuan­do su his­to­ria la es­tán des­ve­lan­do los po­li­cías Jo­sé Ame­do y Mi­chel Do­mín­guez, co­mien­za a re­co­brar la ale­gría el se­rio sem­blan­te de Marey. El pro­ta­go­nis­ta ol­vi­da­do du­ran­te años, que ha pre­ten­di­do vi­vir ig­no­ra­do re­fu­gián­do­se en sus re­cuer­dos, re­la­ta a TIEM­PO sus angustias mo­ra­les, su es­cep­ti­cis­mo an­te el ser hu­mano y la des­con­fian­za, ya cu­ra­da, en la Jus­ti­cia: “He lle­ga­do a la con­clu­sión de que pa­ra con­se­guir la paz in­te­rior de­bo re­cons­truir aquel ho­rri­ble via­je que reali­cé a os­cu­ras, con una ven­da en los ojos, un an­ti­faz del que no me des­pren­die­ron en los días de en­cie­rro, que me mo­les­ta­ba, pe­ro que ha si­do mi se­ña de iden­ti­dad des­de en­ton­ces. Los pe­rio­dis­tas me pi­den que po­se. No quie­ro ha­cer­lo, por­que mi ima­gen ac­tual es aque­lla. Mi in­te­rior fue esa ex­pe­rien­cia”.

El ca­so Marey, que ha lle­va­do a la cár­cel a Julián San­cris­tó­bal, Ra­fael Ve­ra, Fran­cis­co Ál­va­rez, Ri­car­do Gar­cía Dam­bo­re­nea, Mi­guel Plan­chue­lo, Jo­sé Ame­do y Mi­chel Do­mín­guez, y que ha que­bra­do la cre­di­bi­li­dad de dos mi­nis­tros del In­te­rior, Jo­sé Ba­rrio­nue­vo y Jo­sé Luis Cor­cue­ra, y so­ca­va­do los ci­mien­tos del Go­bierno de Felipe Gon­zá­lez, es­tá sir­vien­do pa­ra que su pro­ta­go­nis­ta re­co­bre la vi­da bru­tal­men­te se­ga­da: “Mi re­cu­pe­ra­ción aními­ca, pues fí­si­ca­men­te me en­cuen­tro des­tro­za­do, va pa­ra­le­la al des­cu­bri­mien­to de los de­ta­lles de mi cau­ti­ve­rio. Quie­ro ha­cer co­mo mu­chos es­ta­dou­ni­den­ses que fue­ron apre­sa­dos, tor­tu­ra­dos y tam­bién ce­ga­dos tem­po­ral­men­te en In­do­chi­na. Es­tas per­so­nas han des­cu­bier­to que su cu­ra­ción psi­co­ló­gi­ca se ha pro­du­ci­do al re­co­rrer los lu­ga­res en los que es­tu­vie­ron en­car­ce­la­dos y que des­co­no­cían. De­seo des­en­re­dar la ma­de­ja, rea­li­zar el mis­mo tra­yec­to y vi­si­tar los si­tios por los

“Fue una tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca, eran pro­fe­sio­na­les: se de­ja­ban oír sin ser en­ten­di­dos” “sen­tía an­sie­dad y mie­do. te­nía pe­sa­di­llas es­pe­luz­nan­tes que se han re­pe­ti­do des­de en­ton­ces”

que me lle­va­ron y que no pu­de ver. Pa­ra cu­rar­me ten­go que ver y co­no­cer los lu­ga­res, los es­pa­cios y re­co­brar cier­tas sen­sa­cio­nes pa­ra mi­ni­mi­zar­las y des­dra­ma­ti­zar­las. Ha si­do du­ro, por ejem­plo, des­ve­lar los ros­tros, in­de­fi­ni­dos du­ran­te años, de los cap­to­res. To­par­te con ellos es des­agra­da­ble, pe­ro lue­go es una au­tén­ti­ca li­be­ra­ción mo­ral. Co­no­cí en el jui­cio de Pau a Tal­bi y a Echa­lier, aho­ra ya van to­man­do cuer­po el res­to. Es co­mo qui­tar­se la ven­da que me opri­mió du­ran­te lar­guí­si­mos años. Em­pie­zo a ver la luz, a re­co­brar diez días que no exis­tie­ron en mi ca­len­da­rio”.

Se­gun­do Marey ha­bla a bor­bo­to­nes. Tie­ne cin­ce­la­dos en su ce­re­bro to­dos los mi­nu­tos de una pe­sa­di­lla real cu­yo desen­la­ce pre­su­mía que era la muer­te. “No voy a re­me­mo­rar las ve­ja­cio­nes y otras cues­tio­nes muy per­so­na­les acae­ci­das du­ran­te mi se­cues­tro, eso que­da pa­ra uno mis­mo. Al fin y al ca­bo yo soy una per­so­na hon­ra­da y pu­do­ro­sa. Vi­vo con mi cau­ti­ve­rio, que me acom­pa­ña des­de en­ton­ces. Soy ca­tó­li­co, pe­ro cuan­do es­ta­ba en­ce­rra­do no re­za­ba por­que sa­bía que Dios no po­día ha­cer na­da. Aho­ra que es­toy aquí, vi­vo, sé que ha he­cho al­go. En aque­llos mo­men­tos sen­tía que era im­po­si­ble que evi­ta­ra aque­lla tor­tu­ra”, in­di­ca.

Pe­ro el de­li­rio má­xi­mo lle­gó con la li­be­ra­ción. La so­le­dad, la in­com­pren­sión, el si­len­cio ali­via­do por su fa­mi­lia y sus pe­que­ños nie­tos: “Al co­mien­zo, la cam­pa­ña de des­cré­di­to lan­za­da des­de sec­to­res de la Po­li­cía es­pa­ño­la re­la­cio­nán­do­me con ETA creó cier­tas du­das en al­gu­nas per­so­nas. Pe­ro la ver­dad es que al reanu­dar mi tra­ba­jo co­mo via­jan­te y co­mer­cial mo­bi­lia­rio, ma­qui­na­ria y ma­te­rial de ofi­ci­na, mis clien­tes au­men­ta­ron sus com­pras y ob­via­ban en sus con­ver­sa­cio­nes re­fe­ren­cias al se­cues­tro. Eso me ayu­dó mu­cho mo­ral­men­te. Los ve­ci­nos se des­vi­vie­ron con los míos. Co­mo con­tra­pe­so, el si­len­cio ofi­cial es­pa­ñol, mis pre­gun­tas de por qué a mí y pa­ra qué. Es muy du­ro des­co­no­cer la reali­dad de una si­tua­ción que en prin­ci­pio acha­ca­ba al azar. Esas re­fle­xio­nes me po­nían muy ner­vio­so”.

Frío y mie­do

Año tras año, si­guie­ron mar­ti­llean­do en su ce­re­bro los de­ta­lles de su cau­ti­ve­rio, el do­lor fí­si­co y, so­bre to­do, el frío. Se lo lle­va­ron con es­ca­sa ro­pa. Lo tu­vie­ron es­pe­ran­do en el mon­te con tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro, sin abri­go, quie­to, con calambres re­tor­cien­do su frá­gil cuer­po. Ge­li­dez que pe­ne­tró en su or­ga­nis­mo y de la que to­da­vía no se ha des­pren­di­do: se ma­ni­fies­ta des­de en­ton­ces en for­ma de bron­qui­tis cró­ni­ca. Le pre­gun­ta­ron su nombre. Lo di­jo, pen­só que era un error y le li­be­ra­rían. Al fin y al ca­bo, era un ciu­da­dano anó­ni­mo, de con­duc­ta in­ta­cha­ble, de­di­ca­do a su tra­ba­jo, a la fa­mi­lia, sin com­pro­mi­sos po­lí­ti­cos, afi­cio­na­do a los to­ros y a la mú­si­ca y que de vez en cuan­do com­ple­ta­ba su jor­na­da de tra­ba­jo to­man­do unos txi­ki­tos con sus ami­gos. Esa ho­ja de ser­vi­cios se de­rrum­bó y Marey pa­só a vi­vir una alu­ci­na­ción kaf­kia­na. “Ha­bla­ba y ha­bla­ba. Ellos, ni ca­so. Pri­me­ro me re­tu­vie­ron Tal­bi y Echa­lier y lue­go to­ma­ron el re­le­vo los es­pa­ño­les. Aquí pen­sé que me iban a eli­mi­nar. En­ton­ces desea­ba que la li­be­ra­ción de la muer­te lle­ga­ra pron­to. Que­ría evi­tar los su­fri­mien­tos. Cuan­do me co­mu­ni­ca­ron que me iban a sol­tar pen­sé que me iban a eje­cu­tar. En­ton­ces ya no po­día ni an­dar y ha­bía per­di­do la no­ción del tiem­po. Cuan­do les pre­gun­té por qué a mí, me con­tes­ta­ron que que­rían una mier­da co­mo yo. Aho­ra em­pie­zo a es­tar bien y, al co­no­cer­los, los con­si­de­ro unos mi­se­ra­bles”.

Desea que se ha­ga jus­ti­cia y que pa­guen to­dos los cul­pa­bles: “Fue una tor­tu­ra sis­te­má­ti­ca. Eran pro­fe­sio­na­les. No me di­ri­gían la pa­la­bra. Con­ver­sa­ban en­tre ellos si­sean­do, con una téc­ni­ca es­pe­cial: se de­ja­ban oír sin ser en­ten­di­dos. Per­dí las re­fe­ren­cias de tiem­po y es­pa­cio. Eso pro­du­ce una gran an­sie­dad y mie­do. Se reían de mi pos­tu­ra, de mi do­lor. Te­nía

alu­ci­na­cio­nes, pe­sa­di­llas es­pe­luz­nan­tes que se han re­pe­ti­do des­de en­ton­ces”.

Se re­fu­gió en su ca­sa. Al po­co em­pe­za­ron las en­fer­me­da­des, que no le han de­ja­do, y per­dió la con­fian­za en el ser hu­mano: “Des­de aquel su­ce­so que rom­pió mi ar­mo­nía vi­tal”. “Me gus­ta­ría que al­guien del Go­bierno, ya que has­ta la fe­cha es­tán im­pli­ca­dos al­tos car­gos de la Ad­mi­nis­tra­ción es­pa­ño­la, se dis­cul­pa­se ofi­cial­men­te. Que di­gan: ‘Dis­cúl­pe­nos, por­que lo que le hi­ci­mos fue un ho­rror’. Pa­ra mí eso es im­por­tan­te, por­que fas­ti­dia­ron mi vi­da y la de mi fa­mi­lia”.

P_ Se ha di­cho que su se­cues­tro fue un error, que la per­so­na que iban a cap­tu­rar era un co­no­ci­do eta­rra.

R_ Eso lo di­je­ron, pe­ro en la ac­tua­li­dad las de­cla­ra­cio­nes de los im­pli­ca­dos ha­blan del se­cues­tro de Marey pla­nea­do y fi­nan­cia­do por San­cris­tó­bal, Plan­chue­lo y Ál­va­rez. Es de­cir, no hu­bo error, fue una ac­ción bien pla­ni­fi­ca­da.

P_ ¿Qué opi­na del re­pen­tino arre­pen­ti­mien­to de Ame­do y Do­mín­guez?

R_ Es­tá bien que ha­blen y co­la­bo­ren. De esa ma­ne­ra sé lo que me su­ce­dió du­ran­te diez es­pe­luz­nan­tes días. Se lo agra­dez­co, pe­ro no pue­do per­do­nar. No soy ven­ga­ti­vo, pe­ro esos dos se­ño­res no pue­den ir de in­ma­cu­la­dos.

P_ ¿Qué im­pre­sión le pro­du­cen los ex­po­licías en­car­ga­dos de eje­cu­tar y su­per­vi­sar su se­cues­tro?

R_ Un día, so­lo, de ma­dru­ga­da, vien­do un ca­nal de te­le­vi­sión es­pa­ñol, vi a Ame­do, de cer­ca, a dos me­tros. Aquí en mi ca­sa, en la pan­ta­lla y di­cien­do que si vi­vía Marey, era por él. Eso me im­pre­sio­nó mu­cho. Un es­ca­lo­frío re­co­rrió mi cuer­po. Un tío gua­pe­te, vis­tien­do un tra­je ca­ro, re­con­ver­ti­do en adalid de la jus­ti­cia. To­do un sar­cas­mo por­que, pue­do de­cir­lo, ese no es nin­gún san­to.

P_ Una de sus ob­se­sio­nes ha si­do sa­ber quié­nes eran sus guar­dia­nes.

R_ Se­gún Ame­do, fue­ron los po­li­cías Hens y Co­ru­jo. Me gus­ta­ría ver­les la ca­ra, al me­nos por te­le­vi­sión, pa­ra sa­ber con qué po­bres hom­bres es­tu­ve en­ce­rra­do. Eso me per­mi­ti­ría cier­ta paz in­te­rior.

P_ Ade­más de la sa­tis­fac­ción mo­ral, ¿va a plan­tear una re­cla­ma­ción eco­nó­mi­ca?

R_ Si me dan una in­dem­ni­za­ción, la to­ma­ré. He es­ta­do 11 años pa­gan­do mé­di­cos y ha­cien­do fren­te a gas­tos de­ri­va­dos de la agre­sión que su­frí.

P_ A pe­sar de que el ca­so GAL es un te­ma de te­rro­ris­mo de Es­ta­do, us­ted evi­ta en­trar en va­lo­ra­cio­nes de ese ca­li­bre.

R_ Mi pro­fe­sión re­quie­re el con­tac­to con to­do ti­po de per­so­nas. He si­do dis­cre­to en po­lí­ti­ca y no me gus­ta ha­blar de ello. Quie­ro de­cir que no so­lo me han he­cho da­ño a mí, tam­bién le han des­tro­za­do la vi­da a otras per­so­nas. Se de­be acla­rar to­da la ver­dad de los GAL pa­ra que las víc­ti­mas de esas si­glas de­jen de su­frir y ten­gan una sa­tis­fac­ción per­so­nal y mo­ral. No hay na­da más ho­rri­ble que des­co­no­cer la ver­dad. Se de­be ha­cer jus­ti­cia.

P_ ¿Cree que el juez Bal­ta­sar Gar­zón va a lle­gar has­ta el fi­nal?

R_ Con­fío en que el juez lle­ga­rá has­ta el fi­nal, has­ta la fa­mo­sa X. Es una per­so­na que con­tro­la muy bien su tra­ba­jo. Es un hom­bre co­rrec­to, ama­ble y edu­ca­do. No ele­va el tono de voz co­mo al­gu­nos ma­gis­tra­dos, ha­bla tran­qui­lo. Es un se­ñor. En el trans­cur­so de mi de­cla­ra­ción in­ten­tó en to­do mo­men­to apa­ci­guar­me, no po­ner­me ner­vio­so, y eso me ale­gró mu­cho.

P_ Con­for­me van sa­lien­do da­tos, ¿tie­ne una opi­nión for­ma­da so­bre los GAL?

R_ Un Es­ta­do no ha­ce jus­ti­cia uti­li­zan­do mé­to­dos an­ti­de­mo­crá­ti­cos. Es im­po­si­ble im­par­tir jus­ti­cia usan­do fon­dos re­ser­va­dos. Un Es­ta­do de­mo­crá­ti­cos de­be lu­char con­tra el te­rro­ris­mo con la ley.

“me gus­ta­ría que al­guien del go­bierno se dis­cul­pa­se ofi­cial­men­te y re­co­no­cie­se que lo que me hi­cie­ron fue un ho­rror”

Se­gun­do Marey en una de las es­ca­sas imá­ge­nes que exis­ten de él.

Los po­li­cías Jo­sé Ame­do y Mí­chel Do­mín­guez, en la ca­sa don­de re­tu­vie­ron a Marey.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.