LAS ME­JO­RES POR­TA­DAS

Gran­des ex­clu­si­vas de la his­to­ria de Es­pa­ña

Tiempo - - SUMARIO -

son las 18.20 ho­ras del 23 de fe­bre­ro. Es­toy en el des­pa­cho del ge­ne­ral Ga­bei­ras. Es un des­pa­cho nor­mal y tran­qui­lo. Se abre la puer­ta y un ayu­dan­te avi­sa: “Hay ti­ros en el Con­gre­so”. ¡Sor­pre­sa! [el ge­ne­ral] Ga­bei­ras pi­de un tran­sis­tor. Co­nec­ta Ra­dio Na­cio­nal, pe­ro se oye muy mal. Al­guien ha­bla de la ETA. Co­mo es na­tu­ral, se sus­pen­de el des­pa­cho que es­tá­ba­mos rea­li­zan­do. Po­co des­pués, so­bre las 19 ho­ras, lla­ma Su Ma­jes­tad y pre­gun­ta a Ga­bei­ras por mí. Le di­ce que es­toy en su des­pa­cho. El Rey quie­re ha­blar con­mi­go. Es una con­ver­sa­ción breve, en la cual me co­mu­ni­ca que a Sa­bino [Fer­nán­dez Cam­po, je­fe de la Ca­sa del Rey] le ha lla­ma­do [el ge­ne­ral] Jus­te, pre­gun­tan­do si es­toy en La Zar­zue­la. In­for­mo a Su Ma­jes­tad de que no me he mo­vi­do del des­pa­cho de Ga­bei­ras y le pre­gun­to si desea al­go. Me or­de­na: “Qué­da­te ayu­dan­do a Ga­bei­ras; me pa­re­ce que vais a te­ner tra­ba­jo”.

A las 19.30 lla­ma Jus­te y me di­ce que no ha po­di­do ha­blar con­mi­go an­tes por te­ner las lí­neas blo­quea­das. Me pre­gun­ta si he es­ta­do en La Zar­zue­la, a lo que con­tes­to que no, y al no­ti­fi­car­me que se ha uti­li­za­do mi nombre en la Di­vi­sión Aco­ra­za­da le afir­mo: “No he au­to­ri­za­do ni au­to­ri­zo a na­die pa­ra que to­me mi nombre”. A con­ti­nua­ción Ga­bei­ras or­de­na al co­ro­nel Al­ca­lá Ga­liano que “re­duz­ca a Te­je­ro por la fuer­za”, or­den que no fue cum­pli­da. Ad­vier­to a Ga­bei­ras de la gra­ve­dad que po­dría en­tra­ñar es­ta de­ci­sión.

Po­co des­pués (o qui­zá an­tes, no es­toy se­gu­ro) lla­ma el ge­ne­ral Aram­bu­ru, que es­tá en el Pa­la­ce. Ha­bla con Ga­bei­ras y es­te me di­ce que me pon­ga al te­lé­fono. Me pi­de Aram­bu­ru que va­ya al Con­gre­so de los Dipu­tados pa­ra cal­mar la si­tua­ción, pues a él no le ha­cen ca­so pe­ro Te­je­ro con­sien­te en ha­blar con­mi­go. Res­pon­do a Aram­bu­ru que ten­go que pe­dir au­to­ri­za­ción a Ga­bei­ras. Pre­gun­to a Ga­bei­ras y me di­ce que es­pe­re. Van lle­gan­do mu­chos ge­ne­ra­les y je­fes, y en el des­pa­cho de ayu­dan­tes, así co­mo en el de Ga­bei­ras, hay un gran nú­me­ro de per­so­nas. No pue­do ha­blar con Aram­bu­ru por te­lé­fono pa­ra co­mu­ni­car­le la de­ci­sión de Ga­bei­ras, siem­pre es­tá co­mu­ni­can­do. En­vío a mi ayu­dan­te Bo­nel pa­ra de­cir­le que me lla­me cuan­do pue­da. So­bre las 20.25 ho­ras (da­to ex­traí­do del in­for­me del mi­nis­tro se­ñor Oliart), el ge­ne­ral Ga­bei­ras se mar­cha del Cuar­tel Ge­ne­ral del Ejér­ci­to, de­ján­do­me a car­go de la je­fa­tu­ra del Es­ta­do Ma­yor del Ejér­ci­to de Tie­rra. Des­de ese mo­men­to y has­ta su re­gre­so, Ga­bei­ras per­ma­ne­ce en el edi­fi­cio don­de re­si­de la je­fa­tu­ra de la Jun­ta de Je­fes de Es­ta­do Ma­yor con el res­to de los com­po­nen­tes de la mis­ma. No es cier­to que an­te­rior­men­te tu­vie­se el me­nor in­ci­den­te con el JEME, y re­cha­zo co­mo fal­sas ta­les in­for­ma­cio­nes. Fui yo el que le pro­pu­se es­tar los dos en su des­pa­cho pa­ra cen­tra­li­zar las in­for­ma­cio­nes. Mien­tras el ge­ne­ral Ga­bei­ras es­tu­vo au­sen­te, me que­dé en su des­pa­cho con va­rios ge­ne­ra­les. Nun­ca es­tu­ve so­lo, y a las de­cla­ra­cio­nes de las per­so­nas que me acom­pa­ña­ron me re­mi­to. Que in­di­quen si du­ran­te ese tiem­po reali­cé al­gu­na ges­tión en­ca­mi­na­da a fa­vo­re­cer el gol­pe.

Al re­ci­bir no­ti­cias des­de Va­len­cia so­bre la po­si­bi­li­dad de que en el Con-

gre­so pu­die­se ocu­rrir al­gún in­ci­den­te san­grien­to, y co­mo el ge­ne­ral Aram­bu­ru re­cla­ma­se de nue­vo mi pre­sen­cia en el Con­gre­so, ha­blé con La Zar­zue­la y ex­pli­qué mi preo­cu­pa­ción an­te la even­tua­li­dad de un he­cho gra­ve e irre­pa­ra­ble. Ha­blé tam­bién con los ge­ne­ra­les Al­fa­ro y Ga­bei­ras. In­sis­tí en que era ne­ce­sa­rio bus­car al­gu­na fór­mu­la pa­ra evi­tar es­te pe­li­gro­so pro­ble­ma, y pe­dí que me au­to­ri­za­sen pa­ra ir al Con­gre­so, co­mo pe­día Aram­bu­ru. Así lo hi­cie­ron, aun­que ad­vir­tien­do que fue­se “a tí­tu­lo per­so­nal”. No re­ci­bí nin­gu­na otra li­mi­ta­ción.

So­bre las 21.30 ho­ras re­gre­sa Ga­bei­ras al Cuar­tel Ge­ne­ral. Allí, y an­te un nu­me­ro­so gru­po de ge­ne­ra­les, le ex­pre­so otra vez mi pro­fun­da preo­cu­pa­ción an­te la si­tua­ción crea­da. La reac­ción pri­me­ra del JEME es la de ir él per­so­nal­men­te al Con­gre­so, con­mi­go, aña­dien­do que iría pa­ra de­cla­rar el es­ta­do de gue­rra, lue­go cam­bió de opi­nión y con­si­de­ró que se­ría me­jor bus­car otra fór­mu­la. No la en­con­tra­mos. En­ton­ces, y des­pués de ha­blar el JEME con La Zar­zue­la, me or­de­na que va­ya al Con­gre­so a so­lu­cio­nar el pro­ble­ma. Pue­do ofre­cer a Te­je­ro un avión pa­ra sa­lir de Es­pa­ña. La pro­pues­ta que yo pien­so pre­sen­tar a Te­je­ro es­tri­ba fun­da­men­tal­men­te en que se re­ti­ren los guar­dias y que sea el pro­pio Con­gre­so el que de­li­be­re y acuer­de una fór­mu­la pa­ra la for­ma­ción de un Go­bierno que so­lu­cio­ne la si­tua­ción crea­da y tra­te de vol­ver a la nor­ma­li­dad. La fór­mu­la de­be­ría pre­sen­tar­la el pro­pio Con­gre­so de los Dipu­tados al Rey. Lo im­por­tan­te en aque­llos mo­men­tos (así me lo pa­re­cía) era re­sol­ver la emer­gen­cia. An­tes de sa­lir yo pa­ra el Con­gre­so, el ge­ne­ral Ga­bei­ras –o en su pre­sen­cia al me­nos– me da por te­lé­fono el san­to y se­ña pa­ra en­trar en el edi­fi­cio: Du­que de Ahu­ma­da. Me pre­pa­ro pa­ra sa­lir.

Quie­ren acom­pa­ñar­me va­rios ge­ne­ra­les. Acor­da­mos que fue­se so­lo pa­ra no dar la sen­sa­ción de coac­ción. En aque­llos ins­tan­tes mi pen­sa­mien­to es­ta­ba en bus­car una so­lu­ción dig­na al en­cie­rro del Con­gre­so y a la ac­ti­tud del ge­ne­ral Mi­lans del Bosch. Me preo­cu­pa­ba hon­da­men­te la idea de un Ejér­ci­to di­vi­di­do. Mien­tras Ga­bei­ras de­cía “ya lo es- tá, no hay na­da que ha­cer”, yo tra­ta­ba de orien­tar mis es­fuer­zos pa­ra unir y sol­dar, nun­ca pa­ra di­vi­dir. Pen­sa­ba que to­da­vía es­tá­ba­mos a tiem­po. Así pues, des­pués de ex­pre­sar es­tas ideas, y au­to­ri­za­do por Ga­bei­ras, sa­lí pa­ra el Con­gre­so de los Dipu­tados.

In­te­LI­gen­te y ho­nes­to

So­bre las 23.45 sa­lí en el co­che ofi­cial con el ayu­dan­te, co­man­dan­te Bo­nel, ha­cia el Con­gre­so. En el Pa­la­ce te­nían no­ti­cias de la ges­tión que se me ha­bía en­co­men­da­do. Ga­bei­ras ha­bía te­le­fo­nea­do pa­ra ad­ver­tir­lo. Lle­ga­do a di­cho ho­tel, veo a los ge­ne­ra­les Aram­bu­ru y San­ta­ma­ría, así co­mo al go­ber­na­dor ci­vil de Ma­drid, Ma-

“Ha­blé con te­je­ro tres cuar­tos de ho­ra pa­ra con­ven­cer­le de bus­car una so­lu­ción cons­ti­tu­cio­nal” “me im­pre­sio­nó la fal­ta de sen­sa­tez de laí­na al des­co­no­cer los ries­gos del asal­to”

riano Ni­co­lás. Aram­bu­ru, que me ha­bía lla­ma­do re­pe­ti­das ve­ces, me sa­lu­da: “Por fin vie­nes. Nun­ca he te­ni­do tan­tas ga­nas de ver­te co­mo aho­ra”. Ten­go el me­jor de los con­cep­tos de Jo­sé Luis Aram­bu­ru. Tra­ba­ja­dor, in­te­li­gen­te, ho­nes­to, po­drá equi­vo­car­se al­gu­na vez, pe­ro es­toy se­gu­ro de que sus ac­tos es­tán siem­pre ins­pi­ra­dos por un gran pa­trio­tis­mo.

Sal­go del ho­tel Pa­la­ce pa­ra el Con­gre­so. Me acom­pa­ñan Aram­bu­ru y San­ta­ma­ría has­ta la puer­ta. So­lo nos de­jan pa­sar a mí y al ayu­dan­te. Se ade­lan­ta Te­je­ro. Le di­go: “Soy el ge­ne­ral Ar­ma­da”. Me con­tes­ta: “¿Quién no co­no­ce al ge­ne­ral Ar­ma­da? A sus ór­de­nes”. Me lle­va ha­cia un des­pa­cho de cris­ta­les en el edi­fi­cio nue­vo.

Te­je­ro y yo ha­bla­mos du­ran­te más de tres cuar­tos de ho­ra. Te­je­ro apa­ren­ta cal­ma y de­ci­sión. Tra­to de con­ven­cer­le de que hay que bus­car una so­lu­ción cons­ti­tu­cio­nal al pro­ble­ma y de que no pue­de ha­ber víc­ti­mas. La so­lu­ción tie­ne que pa­sar por una pro­pues­ta del Con­gre­so a su ma­jes­tad, a cam­bio de la li­ber­tad de los re­te­ni­dos. No sé muy bien en qué con­sis­te lo que Te­je­ro quie­re; pe­ro me pa­re­ce que es que el Rey pro­mul­gue unos de­cre­tos di­sol­vien­do las Cor­tes; que se ac­túe con ener­gía pa­ra erra­di­car el mar­xis­mo; y nom­brar una Jun­ta Mi­li­tar pa­ra que go­bier­ne Es­pa­ña. Al con­tes­tar­le que yo voy “a tí­tu­lo per­so­nal” y que mi pro­pues­ta tie­ne que ser “cons­ti­tu­cio­nal”, no ac­ce­de en ab­so­lu­to. Dis­cu­ti­mos. Lla­ma­mos a Va­len­cia, pues yo pre­ten­do li­be­rar a los dipu­tados y que no ha­ya nin­gún epi­so­dio san­grien­to. El ge­ne­ral Mi­lans le di­ce a Te­je­ro que me ha­ga ca­so. Te­je­ro no acep­ta. Lle­go a la con­clu­sión de que es­tá de­ci­di­do a no ce­der. Se con­si­de­ra muy fuer­te y cree que va a con­se­guir sus pro­pó­si­tos. No pue­do con­ven­cer­le, pe­ro lo que sí me ase­gu­ra es que no ha­brá víc­ti­mas, sal­vo si se in­ten­ta el asal­to por la fuer­za. Le pro­me­to que in­ten­ta­ré que no se bus­que una so­lu­ción de fuer­za. Te­je­ro me di­ce: “Si me­ten los GEOS, no res­pon­do. Es­to pue­de ser un nue­vo San­ta Ma­ría de la Ca­be­za”. Ter­mi­na­da la en­tre­vis­ta, ha­blo un mo­men­to con los ofi­cia­les que nos ob­ser­van. Te­je­ro me di­ce: “No tra­te de des­mo­ra­li­zar a mis guar­dias. Tie­nen un gran es­pí­ri­tu”. “Los co­noz­co bien –le con­tes­to–, pues es­tu­ve en la Di­rec­ción más de cin­co años y creo que ellos me co­no­cen. Sa­ben de mi amor a Es­pa­ña y a la Guar­dia Ci­vil”. A es­tas pa­la­bras Te­je­ro re­pli­ca: “Cual­quie­ra de mis guar­dias ama tan­to a Es­pa­ña co­mo us­ted, mi ge­ne­ral”. Le res­pon­do con ener­gía: “No es us­ted quién pa­ra juz­gar mi entrega, ser­vi­cios y amor a Es­pa­ña, ni pre­ten­do ha­cer com­pa­ra­cio­nes”. Te­je­ro aña­de: “Per­dón, mi ge­ne­ral: no era esa mi in­ten­ción”.

Me di­ri­jo ha­cia la puer­ta, acom­pa­ña­do por Te­je­ro, va­rios ofi­cia­les de la Guar­dia Ci­vil y mi ayu­dan­te. Allí nos des­pe­di­mos. He fra­ca­sa­do en mi ges­tión de li­be­rar al Go­bierno y a los dipu­tados. Son apro­xi­ma­da­men­te la 1.15 ho­ras del 24 de fe­bre­ro. Me di­ri­jo al ho­tel Pa­la­ce. Allí ha­bló con Aram­bu­ru, San­ta­ma­ría y Ma­riano Ni­co­lás. Les ex­pli­co la im­po­si­bi­li­dad de lo­grar la sa­li­da de los dipu­tados, y mi cer­te­za de que no ha­brá san­gre “si no se em­plea la fuer­za”. Tam­bién cam­bia­mos im­pre­sio­nes so­bre la im­po­si­bi­li­dad de asal­tar el Con­gre­so.

Los geo, a La es­pe­ra

An­tes de sa­lir de la ofi­ci­na en el Pa­la­ce, don­de es­ta­ba ins­ta­la­do el pues­to de man­do de la ope­ra­ción pa­ra ais­lar a las fuer­zas asal­tan­tes del Con­gre­so, el ge­ne­ral Aram­bu­ru me in­di­có que Laí­na [se­cre­ta­rio de Es­ta­do de Se­gu­ri­dad] que­ría ver­me pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano una in­for­ma­ción di­rec­ta so­bre lo que su­ce­día en el Con­gre­so. Aram­bu­ru aña­dió: “Tra­ta de con­ven­cer a Laí­na de que el asal­to por la fuer­za es im­po­si­ble. Que si lo in­ten­ta­mos po­dría pro­du­cir­se una he­ca­tom­be”, le di­go a Jo­sé Luis que no em­plee es­ta pa­la­bra. No me en­tien­de. Me he que­da­do con las ga­nas de ex­pli­car­le el sig­ni­fi­ca­do de “he­ca­tom­be”, pues ya se sa­be que es el sa­cri­fi­cio de cien bue­yes en la an­ti­gua Gre­cia. Es­to mis­mo me se­ña­ló Ma­riano Ni­co­lás, que se ofre­ció a acom­pa­ñar­me. Aram­bu­ru tam­bién qui­so ve­nir, pe­ro pa­re­ció más pru­den­te y ne­ce­sa­rio que si­guie­se en su pues­to de man­do del Pa­la­ce. Quie­ro ha­cer una sal­ve­dad en

es­te mo­men­to: es­toy se­gu­ro de que Jo­sé Luis Aram­bu­ru no pre­ten­dió ten­der­me una tram­pa lle­ván­do­me al Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Ni es su es­ti­lo ni su amis­tad y sen­ti­do del com­pa­ñe­ris­mo se lo hu­bie­sen per­mi­ti­do; es­toy con­ven­ci­do de ello.

Sa­lí, pues, con el go­ber­na­dor ci­vil de Ma­drid, en mi co­che ofi­cial, con el ayu­dan­te, ha­cia el Mi­nis­te­rio del In­te­rior. Es­ta­ba preo­cu­pa­do con la si­tua­ción, pues aun­que des­pués de las pa­la­bras de Te­je­ro no creía en un desen­la­ce san­grien­to, tam­po­co se tras­lu­cía una so­lu­ción fá­cil y dig­na pa­ra to­dos. Ha­blé con Ma­riano Ni­co­lás du­ran­te el ca­mino. No re­cuer­do las pa­la­bras, pe­ro es­toy se­gu­ro de que mi es­pí­ri­tu de ser­vi­cio a Es­pa­ña y mi fi­de­li­dad al Rey hu­bie­ron de aflo­rar. Se­guí pen­san­do más que en la so­lu­ción pró­xi­ma en las con­se­cuen­cias del gol­pe pa­ra Es­pa­ña y pa­ra el Ejér­ci­to.

Lle­ga­mos al Mi­nis­te­rio del In­te­rior y en­tré en el des­pa­cho, que es­ta­ba des­bor­da­do de gen­te, y Ma­riano Ni­co­lás me pre­sen­tó a Laí­na y a Har­guin­dey. Es­te me re­cor­dó una vi­si­ta a San­ta Cruz de Ri­va­du­lla, e hi­zo alu­sión a su pa­dre, mé­di­co fa­mo­so y que lo fue del car­de­nal Qui­ro­ga y de mi fa­mi­lia. Des­pués de saludar a ca­si to­das las per­so­nas que es­ta­ban en la ha­bi­ta­ción, és­tas fue­ron sa­lien­do. No re­cuer­do to­dos los nom­bres. Me pa­re­ce que es­ta­ban Al­ber­to Aza, se­cre­ta­rio de Suárez, Ro­drí­guez In­ciar­te, Au­re­lio Del­ga­do, Fe­de­ri­co Ga­llo, et­cé­te­ra.

An­tes de sen­tar­nos ha­blé con Sa­bino en La Zar­zue­la, pa­ra dar cuen­ta del fra­ca­so de mi in­ten­to de li­be­rar a los dipu­tados. Fue una co­mu­ni­ca­ción breve y cor­dial. Y en­se­gui­da em­pe­zó la con­ver­sa­ción con Laí­na. Si di­je­se que fue agria, no di­ría la ver­dad. Al me­nos no tu­ve esa im­pre­sión. Aho­ra que ha pa­sa­do el tiem­po y que he leí­do y re­leí­do las de­cla­ra­cio­nes de Laí­na, si­go sin com­pren­der có­mo se pue­den mo­di­fi­car tan­to los con­cep­tos y cam­biar las pa­la­bras. Con­fie­so que me im­pre­sio­na­ba su fal­ta de sen­sa­tez al des­co­no­cer los ries­gos que com­por­ta­ría una ope­ra­ción co­mo el asal­to al Con­gre­so. No po­día com­pren­der que un se­cre­ta­rio de Es­ta­do di­je­se que ha­bía que “in­ten­tar el asal­to”, que “la Cons­ti­tu­ción pe­día...”. Lue­go ha­bla­ría con Ga­bei­ras y se­ría es­te quien le con­ven­cie­ra de que el asal­to al Con­gre­so no era po­si­ble.

Pa­ra mí, el re­su­men no po­día ser otro sino el de una jor­na­da en que no hi­ce na­da más que obe­de­cer a mis su­pe­rio­res. Vol­ví a mi tra­ba­jo. Al­mor­cé en ca­sa y re­gre­sé de nue­vo al Cuar­tel Ge­ne­ral. So­bre las 9.30 de la no­che me lla­mó el ge­ne­ral Ga­bei­ras y me di­jo: “He­mos te­ni­do Jun­ta de De­fen­sa en La Zar­zue­la. Te he de­fen­di­do. He in­for­ma­do que tú has te­ni­do una ac­tua­ción co­rrec­ta, igual que los otros ge­ne­ra­les del Es­ta­do Ma­yor. Que obe­de­cis­te mis ins­truc­cio­nes. Que po­día in­for­mar por­que te ha­bía vis­to to­da la no­che. Que ha­bía com­pro­ba­do el pres­ti­gio que te­nías, lo que te per­mi­tía ha­blar con to­do el mun­do. Sien­to enor­me­men­te lo que ten­go que anun­ciar­te: se­rás re­le­va­do de tu pues­to. Lo han exi­gi­do Ro­drí­guez Saha­gún y Suárez. El Gu­ti [el ge­ne­ral Gu­tié­rrez Me­lla­do, vi­ce­pre­si­den­te del Go­bierno de Suárez] no ha di­cho ni pa­la­bra. El Rey ha te­ni­do un gran dis­gus­to. Por su­pues­to, no es­tás arres­ta­do y se te da­rá un des­tino. Lo sien­to no so­lo por ti, sino tam­bién por el re­cuer­do que con­ser­vo de tu pa­dre”. Al de­cir­le que “de de­fen­der­me”, na­da, y que mi­li­tar­men­te su ac­ti­tud era muy po­co res­pon­sa­ble pa­ra un je­fe, aña­dió: “Son las ser­vi­dum­bres de la po­lí­ti­ca, y los que ocu­pa­mos es­tos pues­tos te­ne­mos que ac­tuar así. Da­me un abra­zo”.

Cuan­do es­to es­cri­bo, sien­to ver­güen­za de te­ner que ha­cer­lo, es­to es, de re­fe­rir­me a aquel epi­so­dio. No me cho­ca lo de Ro­drí­guez Saha­gún; pa­re­cía que te­nía un gran con­cep­to de mí; pe­ro él creía que ha­bía que ac­tuar con du­re­za con los mi­li­ta­res. Cuan­do el asal­to de Ber­ga, co­mo he con­ta­do, ya qui­so ce­sar al te­nien­te co­ro­nel que man­da­ba el ba­ta­llón. En mi ca­so, ni pre­ten­dió in­for­mar­se ni ha­bló con­mi­go an­tes de to­mar una re­so­lu­ción tan gra­ve. Yo ac­tué a las ór­de­nes de

“el re­su­men no po­día ser otro sino el de una jor­na­da en que no hi­ce na­da más que obe­de­cer a mis su­pe­rio­res”

“lo que sí re­cuer­do mu­chas ve­ces es que un asun­to mal plan­tea­do nun­ca se re­suel­ve bien”

la su­pe­rio­ri­dad en to­do mo­men­to, y lue­go na­die tu­vo in­te­rés en pre­gun­tar­me; ni na­die tu­vo en cuen­ta más de 44 años de ser­vi­cio, al­gu­nos po­si­ble­men­te de cier­ta im­por­tan­cia. Pa­re­ce im­po­si­ble, pe­ro así ocu­rrió. El día 25 re­dac­té una no­ta que en­vié al mar­qués de Mon­dé­jar y a Ga­bei­ras. Ten­go cons­tan­cia de que la re­ci­bie­ron, pe­ro nin­guno me con­tes­tó, ni se dig­nó a ha­blar con­mi­go.

Por aho­ra, es­to es to­do. Es­cri­bo con tris­te­za, pe­ro sin el me­nor aso­mo de ren­cor. Me pa­re­ce que es­ta ac­ti­tud no ca­be en­tre los que pen­sa­mos se­guir el ca­mino que Cris­to nos mar­có. Lo que sí re­cuer­do mu­chas ve­ces es que “un asun­to mal plan­tea­do nun­ca se re­suel­ve bien”.

Al­fon­so Ar­ma­da, se­gun­do por la iz­quier­da, di­ri­gién­do­se al Con­gre­so.

El te­nien­te co­ro­nel An­to­nio Te­je­ro irrum­pe en el Con­gre­so de los Dipu­tados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.