OBI­TUA­RIO PA­RA EL RE­CUER­DO

Tiempo - - SUMARIO - Por Jo­sé One­to

Des­de ha­ce ocho o diez años han pro­li­fe­ra­do una va­rie­dad de obi­tua­rios fru­to de la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Son obi­tua­rios que no afec­tan a per­so­nas, sino a pro­yec­tos, ilu­sio­nes e his­to­ria vi­va. Son obi­tua­rios que de­jan hue­lla y que se es­tán pro­du­cien­do con una fre­cuen­cia y una ve­lo­ci­dad que po­ten­cian la nos­tal­gia y el re­cuer­do de tiem­pos pa­sa­dos y de un es­plen­dor que ya no vol­ve­rán.

Hoy el lec­tor tie­ne en­tre sus ma­nos un re­cuer­do de esa nos­tal­gia, el obi­tua­rio de un se­ma­na­rio, Tiem­po, que mar­có la his­to­ria de es­pa­ña has­ta ayer mis­mo, en que los cam­bios pro­du­ci­dos por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca es­tán pro­vo­can­do la de­sa­pa­ri­ción pro­gre­si­va, e im­pla­ca­ble, de la pren­sa de pa­pel, el boom de los pe­rió­di­cos di­gi­ta­les, e, in­clu­so, el cie­rre de los quios­cos, has­ta el pun­to de que los dia­rios ter­mi­na­rán ven­dién­do­se en las farmacias.

pe­ro quien es­cri­be es­tas lí­neas, que di­ri­gió es­te se­ma­na­rio du­ran­te diez años, un se­ma­na­rio que apa­re­ció por pri­me­ra vez en los quios­cos co­mo su­ple­men­to de In­ter­viú (otro tris­te obi­tua­rio) di­ri­gi­do por un gran pe­rio­dis­ta, Julián La­go, no quie­re, ni lo pre­ten­de, ha­cer la apo­lo­gía del fa­lle­ci­do, con­ven­ci­do de que ocu­pa­rá un lu­gar im­por­tan­te en la his­to­ria de ese pe­rio­dis­mo es­pa­ñol que des­per­tó con la de­sa­pa­ri­ción de la dic­ta­du­ra. Que­da­rá gra­ba­do el nombre de “Tiem­po” y de quie­nes he­mos ve­ni­do ha­cién­do­lo du­ran­te ca­si 36 años. por eso hay en es­te nú­me­ro una re­la­ción de la redacción que ha aguan­ta­do has­ta el fi­nal, así co­mo otra lis­ta de co­la­bo­ra­do­res y co­lum­nis­tas.

Las co­lum­nas, al fin y al ca­bo, son men­sa­jes en una bo­te­lla lan­za­da a un mar de lec­to­res sin ros­tro o un con­jun­to de da­tos u opi­nio­nes que sir­ven pa­ra el con­tex­to de la his­to­ria que se es­cri­be ya que, se­gún el gran Rys­zard Ka­puś­cińs­ki, nues­tro ofi­cio es el de “bus­ca­do­res de con­tex­to”. “Siem­pre creí –sos­tie­ne el gran pe­rio­dis­ta po­la­co– que los re­por­te­ros éra­mos bus­ca­do­res de con­tex­tos de las cau­sas ver­da­de­ras que ex­pli­can lo que su­ce­de en nues­tro mun­do”.

Al fin y al ca­bo los pe­rio­dis­tas so­mos sim­ple­men­te con­ta­do­res de his­to­rias y bus­ca­do­res de con­tex­tos y, pro­ba­ble­men­te, he­mos aban­do­na­do esas dos ideas fun­da­men­ta­les. Los se­ma­na­rios, a los que he de­di­ca­do vein­te años de mi vi­da, son el pro­duc­to más di­fí­cil de ha­cer y van su­cum­bien­do por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, pe­ro, tam­bién, por la pro­pia cri­sis de las em­pre­sas in­for­ma­ti­vas, por el pa­pel pro­ta­go­nis­ta de los res­pon­sa­bles eco­nó­mi­cos y fi­nan­cie­ros de los me­dios, fren­te a los pe­rio­dis­tas y edi­to­res y, por los pro­fe­sio­na­les que no he­mos sa­bi­do so­bre­vi­vir en­tre tan­ta in­for­ma­ción que es­tá pro­du­cien­do una fal­ta de in­for­ma­ción, la ca­ren­cia de gran­des his­to­rias, la for­ma de con­tar­las y... la au­sen­cia de con­tex­to.

El se­ma­na­rio ocu­pa­rá un lu­gar im­por­tan­te en la his­to­ria de ese pe­rio­dis­mo que des­per­tó con el fin de la dic­ta­du­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.