Ele­gir el pe­rro de co­lor gris

He­mos “ro­ba­do” de­li­be­ra­da­men­te el tí­tu­lo del re­cien­te bes­tse­ller de E.L. Ja­mes pa­ra ha­blar de los pe­rros gri­ses, un co­lor re­la­ti­va­men­te po­co ha­bi­tual en las ra­zas ca­ni­nas, pe­ro de gran en­can­to.

Todo Perros - - Sumario -

En el vas­to pa­no­ra­ma de las ra­zas de pe­rros, el co­lor gris es re­la­ti­va­men­te ra­ro y, des­de un pun­to de vis­ta ge­né­ti­co, son va­rios los ge­nes im­pli­ca­dos. En el lo­bo y los cá­ni­dos sal­va­jes, la eu­me­la­ni­na ( pig­men­to os­cu­ro que lle­ga al co­lor ne­gro) y feo­me­la­ni­na (pig­men­to de co­lor que va des­de el cre­ma pá­li­do al ama­ri­llo, el beis y el cao­ba), es­tán am­bas pre­sen­tes, mez­cla­das en una com­bi­na­ción de pe­lo cla­ro, os­cu­ro y con va­rias con­cen­tra­cio­nes de pig­men­to. Fe­no­tí­pi­ca­men­te, el re­sul­ta­do es el tí­pi­co man­to “agou­ti”, o gris lo­bo, que ha des­apa­re­ci­do en ca­si to­dos los pe­rros do­més­ti­cos a ex­cep­ción de al­gu­nas ra­zas pro­ce­den­tes de los paí­ses nór­di­cos (co­mo el Ala­kan Ma­la­mu­te), al­gu­nos Spitz (Elg­hund No­rue­go Gris y Wolfs­pitz), pe­rros lo­bo (co­mo el Che­cos­lo­va­co y el Saar­loos), y el Pas­tor Ale­mán Gris, mu­cho me­nos co­mún que el ne­gro­fue­go, pe­ro muy apre­cia­do co­mo pe­rro de tra­ba­jo. En otras ra­zas, sin em­bar­go, es­tá pre­sen­te el ale­lo do­mi­nan­te de la se­rie G (G re­pre­sen­ta grey, es de­cir, gris), el gen que de­ter­mi­na un co­lor ca­da vez más gris en los man­tos de los pe­rros que na­cen ne­gros, y lue­go tien­den a ad­qui­rir to­nos de azul o gris azu- la­do. En for­ma de “G”, el gen de­ter­mi­na un pro­gre­si­vo en­gri­se­ci­mien­to del man­to, mien­tras que en la for­ma “g”, por el con­tra­rio, no se pro­du­ce nin­gún en­gri­se­ci­mien­to del mis­mo. Tres son las com­bi­na­cio­nes ge­né­ti­ca­men­te po­si­bles: “GG”, “Gg” y “gg”. En la pri­me­ra y la se­gun­da se pro­du­cen to­nos azu­les, mien­tras que en la “gg” per­ma­ne­cen ne­gros. Es­pe­re, por tan­to, gran­des cam­bios en los pe­rros gri­ses. Al­gu­nos tar­dan unos me­ses en acla­rar su man­to del ne­gro al gris, y otros in­clu­so años. En al­gu­nas ra­zas, co­mo el Bed­ling­ton Te­rrier, el acla­ra­mien­to no es uni­for­me. Las áreas de pe­lo más cor­to (ore­jas y co­la) son ge­ne­ral­men­te más os­cu­ras, mien­tras que las de pe­lo más lar­go (me­chón en la ca­be­za y ex­tre­mi­da­des) se acla­ran más. El ale­lo G es­tá pre­sen­te en di­ver­sas ra­zas, des­de los pe­rros de pas­tor (el Bob­tail, el Co­llie Bar­bu­do, el Pas­tor Po­la­co), los pe­rros de ca­za ( los Basset Grif­fon Ven­deen pe­que­ño y gran­de), los te­rriers (el Bed­ling­ton Te­rrier, el Dan­die Din­mont Te­rrier, el Cesky Te­rrier y el Kerry Blue Te­rrier), los gal­gos (el Wolf­hound Ir­lan­dés y el Le­brel Es­co­cés), has­ta los pe­rros de com­pa­ñía (el Te­rrier Ti­be­tano y el Ca­ni­che).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.