Pe­li­gro­sí­si­mo ve­neno

Todo Perros - - En Píldoras -

¿Por qué la es­tric­ni­na es tan pe­li­gro­sa?

La es­tric­ni­na es una sus­tan­cia pre­sen­te en mu­chos pro­duc­tos de ven­ta en el mer­ca­do (es­pe­cial­men­te ra­ti­ci­das), que se co­bra ca­da año mu­chas víc­ti­mas en­tre la po­bla­ción ca­ni­na, tan­to por la in­ges­tión ac­ci­den­tal co­mo in­ten­cio­na­da. Los ca­sos de en­ve­ne­na­mien­to por es­tric­ni­na son, por des­gra­cia, muy co­mu­nes y muy gra­ves. La vi­da del pe­rro de­pen­de de la ve­lo­ci­dad de la in­ter­ven­ción sa­ni­ta­ria. El pe­li­gro de es­ta sus­tan­cia de­pen­de de si es ab­sor­bi­da por el sis­te­ma di­ges­ti­vo, lo cual su­ce­de muy rá­pi­da­men­te. Con la mis­ma ra­pi­dez apa­re­cen los pri­me­ros sín­to­mas de la in­to­xi­ca­ción: agi­ta­ción y ner­vio­sis­mo, ri­gi­dez mus­cu­lar; lue­go hi­per­ex­ten­sión de las ex­tre­mi­da­des, con­trac­cio­nes vio­len­tas, con­vul­sio­nes y co­lap­so de los múscu­los res­pi­ra­to­rios (el ani­mal pue­de mo­rir por as­fi­xia), con las ore­jas tie­sas, la bo­ca frun­ci­da y las pu­pi­las di­la­ta­das. El tra­ta­mien­to de­be apli­car­se tan pron­to co­mo sea po­si­ble, ad­mi­nis­tran­do al pe­rro se­dan­tes y re­la­jan­tes mus­cu­la­res, y man­te­nién­do­lo re­la­ja­do y tran­qui­lo du­ran­te to­do el pe­río­do en que se eli­mi­na el ve­neno (24-48 ho­ras des­pués de la in­ges­tión).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.