La pro­pie­ta­ria

Aun­que hoy en día se ha con­ver­ti­do en un apre­cia­do pe­rro de com­pa­ñía, los orí­ge­nes de es­te “cán­di­do” pe­rro son los de un va­lien­te ca­za­dor de ca­za ma­yor. «Se re­quie­re es­fuer­zo, tiem­po y equi­li­brio»

Todo Perros - - Molosos - Ma­ría Te­re­sa Mén­dez, Se­go­via

¿Cuál es su ex­pe­rien­cia vi­tal con un Do­go Ar­gen­tino?

«Co­no­cí al Do­go Ar­gen­tino gra­cias a mi com­pa­ñe­ro. He­mos he­cho una bue­na elec­ción, no só­lo por la be­lle­za de la ra­za sino, so­bre to­do, por su ca­rác­ter y sus cua­li­da­des de óp­ti­mo pe­rro guar­dián. Es un pe­rro equi­li­bra­do y dul­ce con los ni­ños, lo que pa­re­ce ex­tra­ño pa­ra mu­chos, por la mo­le que es y la repu­tación de pe­rro agre­si­vo que tie­ne. Por su­pues­to que no es una ra­za ade­cua­da pa­ra to­do el mun­do y re­quie­re un gran com­pro­mi­so, tiem­po pa­ra de­di­car­le y una ac­ti­tud fuer­te y equi­li­bra­da ha­cia él. Dy­lan es­tá con no­so­tros des­de que te­nía tres me­ses y, has­ta el día de hoy, que tie­ne tre­ce, ha si­do un ca­mino in­ten­so y di­ver­ti­do, cons­trui­do so­bre la ba­se de una bue­na edu­ca­ción, adies­tra­mien­to y so­bre to­do amor. Es muy dul­ce, pe­ro ne­ce­si­ta es­pa­cio, le gus­ta dar lar­gos pa­seos y, cuan­do mi­ras

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.