¿Qué ne­ce­si­ta?

Todo Perros - - Dogo Argentino -

MÁS DA­TOS

Al ser un pe­rro de mar­ca­da sen­si­bi­li­dad, su due­ño nun­ca de­be usar mé­to­dos brus­cos o in­ten­tar im­po­ner­se por la fuer­za. El pe­rio­do más de­li­ca­do es la ado­les­cen­cia: es im­por­tan­te que no nos en­tre el pá­ni­co cuan­do in­ten­te cues­tio­nar nues­tro pues­to de lí­der, tal vez gru­ñen­do si se to­ca su cuen­co o uno de sus juguetes. Si se es inex­per­to y no se sa­be có­mo com­por­tar­se, lo me­jor es re­cu­rrir a un edu­ca­dor pa­ra que nos ase­so­re. Una li­mi­ta­ción de la ra­za es la agre­si­vi­dad ha­cia sus si­mi­la­res que, aun­que pue­de va­riar de un ejem­plar a otro es, en ge­ne­ral, más mar­ca­da en los ma­chos. Sin du­da, una so­cia­li­za­ción pre­coz pue­de sur­tir efec­to: cuan­to más ha­ya es­ta­do un ca­cho­rro en con­tac­to con otros pe­rros, más ha­brá ju­ga­do y apren­di­do a re­la­cio­nar­se co­rrec­ta­men­te, y me­nor se­rá la pro­ba­bi­li­dad de que ten­ga­mos que li­diar con un adul­to agre­si­vo.

Aso­cia­cion Es­pa­ño­la Do­go Ar­gen­tino A.E.D.A.

Web: www.ae­da­do­goar­gen­tino.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.