La pro­pie­ta­ria

Es­te au­ten­ti­co co­lo­so ori­gi­na­rio de Di­na­mar­ca, que de­be su nom­bre na­da me­nos que a un con­de, es tan gran­de co­mo equi­li­bra­do. «Gi­gan­te amable, se­rio y her­mo­so»

Todo Perros - - American Staffordshire Terrier - Ma­ria Ru­bi­na Pi­ca, Ro­ma

¿Cuál es su ex­pe­rien­cia vi­tal con un Broholmer?

«Per­dí a mi Bull­dog y de­ci­dí que no ten­dría más pe­rros, has­ta que un día vi a un Broholmer en una ex­po­si­ción: im­po­nen­te, pe­ro a mí, que soy pe­que­ña, no me im­por­tó. Fui a Di­na­mar­ca pa­ra ha­cer­me con uno y Sebastian lle­va ya tres años con­mi­go, es mi som­bra, con­fia y de­pen­de de mí, y yo con­fío cie­ga­men­te en él. Cuan­do sa­li­mos por la no­che, él va de­lan­te, lis­to pa­ra de­fen­der­me. La re­la­ción con sus se­me­jan­tes es bue­na. Le en­can­ta ju­gar con otros pe­rros, pe­que­ños y gran­des, ma­chos y hem­bras. Aho­ra le co­no­cen co­mo “el gi­gan­te amable”. Cuidar a un pe­rro de gran ta­ma­ño no es di­fí­cil, pe­ro re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble de­di­car­le tiem­po. Lo lle­vo con­mi­go a to­das par­tes sin nin­gún pro­ble­ma, es un com­pa­ñe­ro per­fec­to. Sebastian, más que la­drar, char­la; me gri­ta cuan­do lo de­jo de­ma­sia­do tiem­po so­lo, pe­ro siem­pre de una ma­ne­ra muy bo­ni­ta. Cuan­do va­mos a las ex­po­si­cio­nes, es co­mo si en­ten­die­se que de­be es­tar se­rio. Al lle­gar su turno, se con­vier­te en un pe­rro aten­to y si­len­cio­so, que cum­ple a la per­fec­ción to­do lo que le pi­do. Es un pre­cio­so ejem­plar, aprobado pa­ra la re­pro­duc­ción».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.