Aten­ción al ca­lor

Todo Perros - - Salud Molosos -

( en pri­mer lu­gar la na­riz, la gar­gan­ta, la laringe y la trá­quea) que for­man par­te del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio, la com­pre­sión de la bo­ca, el es­tre­cha­mien­to de las fo­sas na­sa­les, la re­duc­ción de lon­gi­tud de la ca­ña na­sal, el desa­rro­llo ex­ce­si­vo del pa­la­dar blan­do ( que a ve­ces se su­man a un desa­rro­llo inade­cua­do de la laringe y la trá­quea). To­do ello pue­de cau­sar la apa­ri­ción de fe­nó­me­nos obs­truc­ti­vos más o me­nos gra­ves o evi­den­tes. Los sig­nos clí­ni­cos más co­mu­nes vie­nen de­ter­mi­na­dos por una res­pi­ra­ción rui­do­sa y/ o di­fí­cil, in­clu­so en re­po­so, fre­cuen­te de­glu­ción y re­pe­ti­dos co­na­tos de vó­mi­to sin emi­sión de ma­te­rial gás­tri­co. Los sín­to­mas tien­den, por lo ge­ne­ral, a em­peo­rar cuan­do el ani­mal rea­li­za ejer­ci­cio o cual­quier es­fuer­zo es­pe­cial, lo que pue­de in­clu­so con­du­cir - en ca­sos muy gra­ves- a una cri­sis de as­fi­xia, co­lo­ra­ción vio­lá­cea de la len­gua y des­ma­yos. La ex­ci­ta­ción, Los fac­to­res cli­ma­to­ló­gi­cos pue­den cau­sar un de­te­rio­ro re­pen­tino, brus­co, en pe­rros que su­fren el sín­dro­me bra­qui­ce­fá­li­co. La di­fi­cul­tad de res­pi­ra­ción y ter­mo­rre­gu­la­ción que afec­ta a to­dos los pe­rros con el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad am­bien­tal, es aún más evi­den­te en cier­tas ra­zas de mo­lo­sos. Pa­ra evi­tar es­te de­te­rio­ro (con el ries­go de su­frir in­clu­so el te­mi­do “gol­pe de ca­lor”), es muy im­por­tan­te man­te­ner fres­co y ven­ti­la­do el lu­gar don­de se en­cuen­tran nues­tros ami­gos, así co­mo de­jar siem­pre a su dis­po­si­ción abun­dan­te agua fres­ca y lim­pia. el es­trés, la emo­ción y el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra am­bien­tal, a me­nu­do ac­túan co­mo fac­to­res des­en­ca­de­nan­tes. De­be­mos es­tar aten­tos a los mo­men­tos de des­can­so de nues­tro ami­go con co­la: si no pue­de con­ci­liar el sue­ño ni dor­mir bien ( se des­pier­ta de re­pen­te o pa­re­ce agi­tar­se en sue­ños), o sim­ple­men­te ron­ca, es una bue­na idea es­cu­char la opi­nión del ve­te­ri­na­rio, que lle­va­rá a ca­bo los con­tro­les opor­tu­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.