Si DES­PUÉS DE DOS ME­SES si­guen los pro­ble­mas

Todo Perros - - Conocer Al Perro -

Ala vuel­ta de un mes, dos a lo su­mo, el ca­cho­rro de­be ha­ber apren­di­do per­fec­ta­men­te a ha­cer sus ne­ce­si­da­des fue­ra de casa. Sin em­bar­go, pue­de su­ce­der que, a ve­ces, aún lo ha­ga den­tro. En es­te ca­so, pri­me­ro te­ne­mos que ha­cer­nos va­rias pre­gun­tas: ¿Cuán­to tiem­po ha­ce que no sa­le? ¿He­mos cam­bia­do las ho­ras del pa­seo? ¿Nos ol­vi­da­mos de lle­var­lo a ca­bo? ¡No siem­pre la cul­pa es el él, sino nues­tra! Si no hay ex­pli­ca­cio­nes plau­si­bles de es­te ti­po, y se han pro­du­ci­do cam­bios en los há­bi­tos del pe­rro (de re­si­den­cia, nue­vas per­so­nas en su en­torno, la lle­ga­da de un nue­vo ani­mal...), te­ne­mos que con­si­de­rar otras po­si­bi­li­da­des. Si el pe­rro es muy jo­ven y con­ti­núa en­su­cian­do la casa, pue­de es­tar su­frien­do una en­fer­me­dad que le obli­gue a ha­cer sus ne­ce­si­da­des con ma­yor fre­cuen­cia que an­tes: In­fec­cio­nes de los ri­ño­nes o la ve­ji­ga. Dia­be­tes. In­su­fi­cien­cia re­nal. Tras­tor­nos hepáticos. Si, por el con­tra­rio, el pe­rro es muy an­ciano, pue­de ha­ber otras ex­pli­ca­cio­nes de ti­po or­gá­ni­co: In­fec­cio­nes de la prós­ta­ta. Tras­tor­nos neu­ro­ló­gi­cos. Des­equi­li­brios hor­mo­na­les. To­das es­tas en­fer­me­da­des pue­den lle­var a la dis­fun­ción de la ve­ji­ga. Tam­bién hay que te­ner cui­da­do de que no ha­ya otros sín­to­mas, ta­les co­mo: Fal­ta de ape­ti­to. Apa­tía. Do­lo­res. En es­te ca­so, de­be co­mu­ni­cár­se­lo in­me­dia­ta­men­te a su ve­te­ri­na­rio de con­fian­za. El diag­nós­ti­co pre­coz es siem­pre esen­cial pa­ra lo­grar una pron­ta re­cu­pe­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.