RU­MA­NÍA: ma­sa­cre in­ce­san­te

Todo Perros - - Actualidad -

En es­te país ope­ra la aso­cia­ción ita­lia­na Sa­ve The Dogs, fun­da­da por Sa­ra Tu­ret­ta, ex pu­bli­cis­ta de Mi­lán, que en 2002 de­ci­dió de­jar su tra­ba­jo pa­ra ir a Ru­ma­nía y, des­de allí, com­ple­tar la pues­ta en mar­cha del pro­yec­to. En 2005 re­gre­só a Ita­lia pa­ra crear una aso­cia­ción en con­di­cio­nes de fi­nan­ciar las ac­ti­vi­da­des en el te­rri­to­rio de Ru­ma­nía y dar una res­pues­ta a la trá­gi­ca emer­gen­cia que afec­ta a cien­tos de mi­les de ani­ma­les, sa­cri­fi­ca­dos ca­da año por las au­to­ri­da­des ru­ma­nas (la Con­ven­ción so­bre los De­re­chos del Ani­mal Do­més­ti­co de Es­tras­bur­go de 1987 fue ra­ti­fi­ca­do por Ru­ma­nía en 2004, pe­ro nun­ca en­tró en vi­gor). El ob­je­ti­vo de la STD es la lu­cha con­tra el pro­ble­ma en­dé­mi­co de los pe­rros ca­lle­je­ros, en par­ti­cu­lar a tra­vés de un pro­to­co­lo pa­ra cap­tu­rar, es­te­ri­li­zar y re­ubi­car a los ani­ma­les. Es­ta aso­cia­ción es­tá con­si­de­ra­da por la OMS co­mo una de las prin­ci­pa­les en la lu­cha por el bienestar ani­mal. El or­gu­llo de la STD es el re­fu­gio de Cer­no­vo­da, don­de des­de 2002 se ha es­te­ri­li­za­do a 9.936 ani­ma­les, y la clí­ni­ca mó­vil, una fur­go­ne­ta equi­pa­da pa­ra lle­var a ca­bo las es­te­ri­li­za­cio­nes en zo­nas crí­ti­cas ( des­de 2006 han si­do 7.454). Mu­chos re­fu­gios, so­bre todo en el nor­te de Ita­lia, co­la­bo­ran con la aso­cia­ción pa­ra fa­ci­li­tar las adop­cio­nes: en 2010 hu­bo 539 pe­rros adop­ta­dos, de los cua­les 248 lle­ga­ron a Ita­lia. Por des­gra­cia, la aso­cia­ción tie­ne que li­diar con la reali­dad de la po­lí­ti­ca ru­ma­na. El 22 de no­viem­bre del pa­sa­do año, Ru­ma­nía apro­bó una ley so­bre los pe­rros ca­lle­je­ros en con­tra de al­gu­nos con­cep­tos bá­si­cos apo­ya­dos por las aso­cia­cio­nes pro­tec­to­ras y los aman­tes de los ani­ma­les, que ar­gu­men­tan que la po­lí­ti­ca de la “ma­sa­cre” no con­du­ce a na­da, ex­cep­to al au­men­to de los pe­rros ca­lle­je­ros y el des­pil­fa­rro de di­ne­ro pú­bli­co. El fu­tu­ro es som­brío, ya que se da po­der di­rec­to a los ayun­ta­mien­tos pa­ra de­ci­dir so­bre el destino de los pe­rros, y muy po­cos, pro­ba­ble­men­te, se de­ci­di­rán por la es­te­ri­li­za­ción en lu­gar de la eli­mi­na­ción. Pa­ra más in­for­ma­ción: www.sa­vet­he­dogs.eu.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.