Es­pa­ña, el ho­rror de las pe­rre­ras

Todo Perros - - Actualidad -

No se pue­de ha­blar de Es­pa­ña sin ha­cer re­fe­ren­cia a mu­chos re­fu­gios y pe­rre­ras mu­ni­ci­pa­les, ver­da­de­ros “cam­pos de con­cren­tra­ción”, su­cios y ha­ci­na­dos, don­de los ani­ma­les ca­lle­je­ros o aban­do­na­dos por sus pro­pie­ta­rios son con­du­ci­dos en es­pe­ra de la muer­te. La ley es­pa­ño­la ce­dió las com­pe­ten­cias a las di­fe­ren­tes Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas. To­das, me­nos Ca­ta­lu­ña, han op­ta­do por la ma­tan­za de los ani­ma­les in­gre­sa­dos en las pe­rre­ras des­pués de un nú­me­ro va­ria­ble de días. En la prác­ti­ca, la ma­yo­ría de la Co­mu­ni­da­des Au­tó­no­mas tie­nen una ley que con­sien­te la ma­sa­cre de pe­rros y ga­tos des­pués de 10 días o me­nos des­de su en­tra­da en la pe­rre­ra. ha­blar de eu­ta­na­sia es una me­ra uto­pía: ca­ren­tes por com­ple­to de con­tro­les, los ani­ma­les son ase- si­na­dos, a me­nu­do de la ma­ne­ra más cruel y te­rri­ble. Lo peor es que se ca­re­ce por com­ple­to de ac­cio­nes pa­ra pro­mo­cio­nar la adop­ción de los ani­ma­les que vi­ven en las pe­rre­ras es­pe­ran­do el fi­nal, don­de, por otro la­do, ca­re­cen tam­bién de las mí­ni­mas aten­cio­nes ve­te­ri­na­rias ne­ce­sa­rias. Las es­te­ri­li­za­cio­nes bri­llan por su au­sen­cia y, a me­nu­do, aque­llos que adop­tan de­ben pa­gar una can­ti­dad de di­ne­ro fi­ja­da a dis­cre­ción por el due­ño de la pe­rre­ra. Los pe­rros y ga­tos, en esas con­di­cio­nes de vi­da, se le­sio­nan a me­nu­do ( en ese ca­so no se cu­ran, sino que di­rec­ta­men­te se eliminan). A ve­ces se de­jan pa­ra ser su­pi­mi­dos por sus pro­pias fa­mi­lias, in­de­pen­dien­te­men­te de su edad o su es­ta­do de sa­lud. No es fá­cil cam­biar es­ta reali- dad de nues­tro país. A pe­sar de las nu­me­ro­sas de­nun­cias an­te la Co­mi­sión Eu­ro­pea, con da­tos que mues­tran la si­tua­ción de los ani­ma­les en las pe­rre­ras es­pa­ño­las, con­tra­ria por com­ple­to a las dis­po­si­cio­nes del De­re­cho Co­mu­ni­ta­rio, la Co­mi­sión se ve ma­nia­ta­da, ya que no dis­po­ne de nin­gu­na he­rra­mien­ta le­gal pa­ra ac­tuar, da­do que el bienestar de los ani­ma­les es com­pe­ten­cia di­rec­ta de ca­da uno de los Es­ta­dos miem­bros de la Unión Eu­ro­pea. Di­ver­sas aso­cia­cio­nes, na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les, tra­tan de dar a co­no­cer y opo­ner­se a es­ta trá­gi­ca reali­dad. Se han crea­do re­fu­gios ( por ejem­plo cer­ca de Cá­diz y en Ro­ta), pa­ra sal­var pe­rros y ga­tos de la ma­sa­cre. Su tra­ba­jo no es na­da fá­cil, ya que mu­chas ve­ces los pe­rros mue­ren a pe­sar de ha­ber si­do aco­gi­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.