El pro­pie­ta­rio

A pe­sar de ser una ra­za de ori­gen muy an­ti­guo, el Vol­pino Ita­liano si­gue sien­do un pe­rro de com­pa­ñía mu­cho me­nos po­pu­lar de lo que se me­re­ce. «Nues­tro Vol­pino Ro­jo tie­ne un ca­rác­ter fan­tás­ti­co y es ado­ra­ble»

Todo Perros - - Perros V. I. P. - Mau­ri­zio Cro­ci, Cas­sano d’Adda

¿Cuál es su ex­pe­rien­cia vi­tal con un Vol­pino Ita­liano?

«En 1997, mi esposa y yo que­ría­mos un pe­rro pe­que­ño y, en­tre las di­ver­sas ra­zas que nos gus­ta­ban, nues­tra pre­fe­ri­da era el Ca­ni­che blan­co enano. Pe­ro lue­go, en un cria­de­ro vi­mos un Vol­pino ro­jo pre­cio­so: Fe­bo. Nos con­quis­tó con su fan­tás­ti­co ca­rác­ter, siem­pre ca­ri­ño­so y fe­liz; en de­fi­ni­ti­va, un pe­rro ado­ra­ble. Tal y co­mo nos re­co­men­dó el cria­dor, nos acer­ca­mos al mun­do de las ex­po­si­cio­nes. Los Vol­pi­nos Ita­lia­nos com­pi­ten sin dis­tin­ción de co­lor, y cuan­do Fe­bo con­si­guió ven­cer a los ejem­pla­res blan­cos, mi esposa y yo nos sen­ti­mos fe­li­ces (los de­más pro­pie­ta­rios un po­co me­nos...). Nues­tro pe­rro era ad­mi­ra­do co­mo una no­ve­dad: ga­nó en ca­si to­dos los as­pec­tos y fue ele­gi­do Cam­peón de Ita­lia (si­gue sien­do el úni­co Vol­pino ro­jo que ha ob­te­ni­do es­te tí­tu­lo). Des­afor­tu­na­da­men­te, Fe­bo nos de­jó des­pués de 14 años, pe­ro pa­ra no­so­tros es inol­vi­da­ble. Y, co­mo la vi­da si­gue, lle­gó otra roja. Es­ta vez es una hem­bra: Isot­ta di Roc­cas­cu­ra».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.