Los pro­pie­ta­rios

Un pe­rro im­po­nen­te que na­ció pa­ra de­fen­der a los re­ba­ños de los lo­bos, y que jus­to des­pués de la des­apa­ri­ción de es­te, co­rrió un gra­ve ries­go de ex­tin­ción. «Dó­cil, pe­ro nun­ca ser­vil, nues­tra Olly mues­tra una au­to­ri­dad aris­to­crá­ti­ca»

Todo Perros - - Cocker Americano - Fran­cis­co y Ele­na Ma­teo, Ma­drid

La his­to­ria del Mas­tín Es­pa­ñol es­tá in­di­so­lu­ble­men­te li­ga­da a la tras­hu­man­cia, en par­ti­cu­lar de la ove­ja me­ri­na, a la que es­te pe­rro acom­pa­ñó des­de los días de la Mes­ta (po­de­ro­sa aso­cia­ción me­die­val que reunía a to­dos los pas­to­res), pro­te­gién­do­la en las ru­tas de tras­hu­man­cia y de­fen­dién­do­la del lo­bo y otros de­pre­da­do­res con in­creí­ble va­len­tía y de­ter­mi­na­ción. Pre­ci­sa­men­te la des­apa­ri­ción del lo­bo en la Pe­nín­su­la Ibé­ri­ca con­vir­tió la la­bor del Mas­tín Es­pa­ñol en mar­gi­nal, y el nú­me­ro de ejem­pla­res dis­mi­nu­yó has­ta po­ner­lo en ries­go de ex­tin­ción. Afor­tu­na­da­men­te, en los años 80 del pa­sa­do si­glo, un gru­po de en­tu­sias­tas se pu­so ma­nos a la obra pa­ra re­cu­pe­rar la ra­za y fun­dó la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la del Pe­rro Mas­tín Es­pa­ñol ( AEPME). Des­de en­ton­ces, es­te pe­rro ha ex­pe­ri­men­ta­do un au­men­to sig­ni­fi­ca­ti­vo: en los úl­ti­mos años se han re­gis­tra­do en Es­pa­ña más de 5.000 ejem­pla­res (996 en 2010). sí mis­mo y, cons­cien­te de su enor­me po­ten­cia, sa­be do­si­fi­car sus fuer­zas. Pre­ci­sa­men­te por es­ta ra­zón tien­de a ser tran­qui­lo y si­len­cio­so, sal­vo cuan­do al­guien le mo­les­ta o per­ci­be una po­si­ble ame­na­za pa­ra la fa­mi­lia o la pro­pie­dad con­fia­da a su cus­to­dia. En ese ca­so, se con­vier­te en un de­fen­sor fie­ro y va­lien­te, que ma­ni­fies­ta su en­fa­do con su tí­pi­co la­dri­do ron­co y pro­fun­do. Con otros ani­ma­les y con sus se­me­jan­tes sa­be ha­cer­se res­pe­tar, pe­ro nun­ca bus­ca el en­fren­ta­mien­to di­rec­to.

¿Cuál es su ex­pe­rien­cia vi­tal con un Mas­tín Es­pa­ñol?

«Olly tie­ne 4 años, pe­sa cer­ca de 100 ki­los y po­see un man­to y un cuer­po per­fec­tos. La ex­pre­sión de sus ojos tes­ti­mo­nia un pa­sa­do glo­rio­so y una sa­bi­du­ría in­fi­ni­ta. Son ojos que cues­tio­nan y ha­cen pre­gun­tas pa­ra las que a me­nu­do no hay res­pues­ta. Ella lo en­tien­de y, con tran­qui­la re­sig­na­ción, se echa so­bre su alfombra. Es dó­cil, pe­ro nun­ca ser­vil; su pa­cien­cia se com­bi­na con una fir­me­za y au­to­ri­dad aris­to­crá­ti­cas. Nun­ca nos pier­de de vis­ta y com­pren­de nues­tras ne­ce­si­da­des: una com­pren­sión que, a me­nu­do, no es ade­cua­da­men­te co­rres­pon­di­da. Olly es­tá siem­pre en es­ta­do de aler­ta, lista pa­ra de­fen­der­nos. Su va­lor es in­creí­ble, su po­der su­bli­me. Pro­te­ge por vo­ca­ción a las cria­tu­ras más dé­bi­les e in­de­fen­sas, co­mo los pe­rros pe­que­ños y los ni­ños. Le en­can­ta ju­gar y que la aca­ri­cien».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.