Ele­gir el pe­rro: El rey del jar­dín

¿Qué pe­rro ele­gir pa­ra que se con­vier­ta en el “nú­me­ro uno” de nues­tro jar­dín? Hay ra­zas, con un pa­sa­do de cus­to­dia de los re­ba­ños, que es­tán ha­bi­tua­das a vi­vir fue­ra. Otras su­fren. He aquí có­mo no co­me­ter erro­res.

Todo Perros - - Sumario -

Te­ner jar­dín es la so­lu­ción ideal pa­ra el due­ño de un pe­rro, es­pe­cial­men­te si se eli­ge una ra­za de cier­to ta­ma­ño. Pe­ro el he­cho de que el ani­mal dis­pon­ga de un gran es­pa­cio pa­ra él no nos de­be lle­var a in­cum­plir al­gu­nas de sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas: de­be es­tar en con­tac­to con el pro­pie­ta­rio y so­cia­li­zar con la gen­te y sus se­me­jan­tes. Un pe­rro al que se de­ja so­lo en un enor­me jar­dín no es más fe­liz que otro que vi­ve en un apar­ta­men­to, ha­bi­tua­do a pa­seos fre­cuen­tes y que man­ten­ga una es­tre­cha re­la­ción con la fa­mi­lia. En po­cas pa­la­bras, te­ner un jar­dín no de­be ser una ex­cu­sa pa­ra adop­tar un pe­rro y lue­go ol­vi­dar­se de él, sal­vo pa­ra sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des ali­men­ta­rias. Es cier­to que hay ra­zas se­lec­cio­na­das pa­ra la cus­to­dia de los re­ba­ños, y que es­tas pue­den su­frir me­nos que otras si es­tán ais­la­das del res­to del mun­do, pe­ro a nin­gún pe­rro se le de­be ne­gar la opor­tu­ni­dad del con­tac­to con sus si­mi­la­res o de in­ter­ac­tuar con los se­res hu­ma­nos. Los pe­rros que vi­ven bien al ai­re li­bre son, en ge­ne­ral, los de un cier­to ta­ma­ño y con un man­to que les per­mi­ta pro­te­ger­se de la in­tem­pe­rie (un Rott­wei­ler pue­de vi­vir al ai­re li­bre, pe­ro un Do­ber­mann, que ca­re­ce de sub­pe­lo, no). A me­nu­do son ele­gi­dos en vir­tud de sus cua­li­da­des co­mo guar­dia­nes, pe­ro tam­bién pue­den vi­vir fue­ra mu­chos pe­rros de ca­za, ta­les co­mo el Set­ter, el Kurz­haar y el Spinone. To­dos los que vi­ven al ai­re li­bre, sin em­bar­go, tie­nen la ne­ce­si­dad de dis­po­ner de una vi­vien­da ade­cua­da: la pe­rre­ra, que pue­de es­tar he­cha de ma­de­ra o plás­ti­co, ha de ser có­mo­da, con­for­ta­ble y asia­la­da con­tra el ca­lor y el frío, fá­cil­men­te des­mon­ta­ble pa­ra su lim­pie­za, re­sis­ten­te al agua y ade­cua­da pa­ra el ta­ma­ño de pe­rro. No se de­be co­lo­car en un lu­gar ais­la­do o apar­ta­do, de mo­do que el pe­rro siem­pre pue­da con­tro­lar la en­tra­da a la pro­pie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.