Amo, ¡quie­ro ser ar­tis­ta!

La pu­bli­ci­dad re­cu­rre a me­nu­do a los ani­ma­les pa­ra lle­var sus men­sa­jes a nues­tras ca­sas por me­dio de la te­le­vi­sión. Los pe­rros son, aquí, es­tre­llas es­ta­ca­das.

Todo Perros - - Sumario - por José Luis Mo­reno, pe­rio­dis­ta

Pen­san­do en la te­má­ti­ca de es­te ar­tícu­lo, el otro día me pu­se a re­vi­sar las co­sas que nos ha­cen la vi­da más có­mo­da. Cu­rio­sa­men­te, de los mu­chos ob­je­tos ha­bi­tua­les que me vi­nie­ron a la men­te de ma­ne­ra in­me­dia­ta (co­mo mó­vil, or­de­na­dor, co­che e in­clu­so el trans­por­te pú­bli­co), hu­bo uno del que no me per­ca­té has­ta que me di cuen­ta de que lo te­nía en­fren­te de mis na­ri­ces; un apa­ra­to rec­tan­gu­lar que, al es­tar apa­ga­do, no te­nía nin­gún pro­ta­go­nis­mo: se tra­ta­ba de mi te­le­vi­sor. El te­le­vi­sor, por mu­chos de­fi­ni­do co­mo la “ca­ja ton­ta”, y pa­ra otros el fiel com­pa­ñe­ro de sus ho­ras de di­ver­sión, nos lle­va acom­pa­ñan­do en Es­pa­ña des­de los años 50 sin pe­dir na­da a cam­bio, só­lo que le pres­tes aten­ción. En más de una fa­mi­lia que con­vi­ve con sus pe­rros en el in­te­rior de sus ca­sas, se­gu­ro que han com­par­ti­do mo­men­tos de todo ti­po de­lan­te de ese rec­tán­gu­lo es­cu­pi­dor de ima­gen y so­ni­do. De he­cho, al­gu­nos pe­rros ven la te­le con sus due­ños y pa­re­cen in­ter­ac­tuar con lo que se emi­te, mien­tras que otros, co­mo mi pe­rri­ta, siem­pre ha pa­sa­do olím­pi­ca­men­te de los exa- brup­tos que ex­pul­sa­ba es­te me­ca­nis­mo de ma­ne­ra au­to­má­ti­ca. De cual­quier mo­do, soy de la fir­me opi­nión de que la te­le se creó pa­ra los hu­ma­nos. Al me­nos eso pen­sa­ba has­ta que me en­te­ré, ha­ce unos me­ses, de que ha­bían in­ven­ta­do el pri­mer ca­nal de te­le­vi­sión ex­clu­si­vo pa­ra nues­tras mas­co­tas ca­ni­nas. Ba­jo el nom­bre de DogTV, y con un pú­bli­co ob­je­ti­vo de en­tre 46 y 75 millones de pe­rros es­ta­dou­ni­den­ses, los pro­pie­ta­rios de la pla­ta­for­ma de ca­ble Di­rect TV, crea­do­res del for­ma­to, creen que se­rá un éxi­to sin pre­ce­den­tes. Los con­te­ni­dos son ex­clu­si­vos pa­ra los ca­nes, se usa­rá una ga­ma de co­lo­res ba­sa­da en el ro­jo y el ver­de, ya que los pe­rros no dis­tin­guen el ama­ri­llo o el azul, y se bus­ca­rán fre­cuen­cias y so­ni­dos adap­ta­dos a su finos oí­dos. La pro­gra­ma­ción se­rá de emi­sión con­ti­nua du­ran­te todo el año, y ten­drá blo­ques de re­la­ja­ción, es­ti­mu­lan­tes y edu­ca­ti­vos, ya que si no nues­tros me­jo­res ami­gos po­drían abu­rrir­se. Y yo me pre­gun­to, ¿un ge­nial in­ven­to o una nue­va for­ma de in­ci­tar­te a que no apa­gues la te­le ni cuan­do sa­les de casa? Os de­jo es­ta re­fle­xión pa­ra que os la pen­séis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.