Si se ha­ce pi­pí en casa

En­se­ñar por pri­me­ra vez a nues­tro nue­vo (y pe­que­ño) ami­go a no en­su­ciar la casa no es di­fí­cil, pe­ro se ne­ce­si­ta mu­cha pa­cien­cia y hay que se­guir al­gu­nas re­glas.

Todo Perros - - Sumario -

En los pri­me­ros días de vi­da es ab­so­lu­ta­men­te nor­mal que el ca­cho­rro se ha­ga pis en to­das par­tes, e in­clu­so a me­nu­do. Se sien­te con­fun­di­do y asus­ta­do, y real­men­te no en­tien­de dón­de de­be ha­cer­lo. Al­guien tie­ne que en­se­ñar­le con ra­pi­dez, ya que de lo con­tra­rio cree­rá que to­da la casa (a ex­cep­ción de los lu­ga­res don­de co­me y dón­de duer­me) es­tán a su dis­po­si­ción y lo ha­rá don­de le sea más có­mo­do. Así que va­mos a se­guir es­tas seis im­por­tan­tes re­glas: 1Eli­ja­mos

pa­ra nues­tro ca­cho­rro un lu­gar pre­ci­so de­di­ca­do al des­can­so y otro de­di­ca­do a las co­mi­das, don­de siem­pre pue­da en­con­trar sus cuen­cos de co­mi­da y de agua. Des­pués es­ta­ble­cer, le­jos de es­tos dos lu­ga­res, el si­tio en el que el pe­rro ten­drá que ori­nar. Lo pri­me­ro que ha­ce­mos es po­ner ho­jas de pe­rió­di­co en el sue­lo. 2Cuan­do

nos de­mos cuen­ta de que el ca­cho­rro va a ha­cer sus ne­ce­si­da­des (em­pie­za a hus­mear y bus­car en el en­torno), de­be­mos to­mar la ini­cia­ti­va y, de in­me­dia­to, lo lle­va­mos al pun­to don­de he­mos co­lo­ca­do las ho­jas de pe­rió­di­co. 3Si el ca­cho­rro ha­ce pi­pí so­bre los pe­rió­di­cos, de­be­ría­mos pre­miar­lo in­me­dia­ta­men­te (con al­gu­nas pal-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.