Una du­ra reali­dad

Den­tro de nues­tras fron­te­ras, y más allá de ellas, hay reali­da­des muy du­ras de acep­tar pa­ra los que aman los ani­ma­les: en Es­pa­ña, en Ru­ma­nia y en Gran Bre­ta­ña los pe­rros son eli­mi­na­dos de un mo­do cruel y sis­te­má­ti­co. Pa­ra lu­char con­tra es­to na­cie­ron las a

Todo Perros - - Sumario -

El pro­ble­ma de los pe­rros ca­lle­je­ros, aban­do­na­dos y sal­va­jes, es­tá le­jos de re­sol­ver­se. De he­cho, en al­gu­nas re­gio­nes, so­bre todo del Sur, ha ha­bi­do un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de es­tos ani­ma­les, has­ta con­ver­tir­se en una emer­gen­cia real de la que, por des­gra­cia, só­lo se ha­bla des­pués de un ata­que. Los nú­me­ros son alar­man­tes, ya que hay quie­nes creen que po­dría ha­ber más de 100.000 pe­rros ca­lle­je­ros en nues­tro país, de los que for­man par­te los que es­tán aco­gi­dos en re­fu­gios y pe­rre­ras. Por des­gra­cia, el ne­go­cio aso­cia­do a la ges­tión de pe­rre­ras ile­ga­les ( que a me­nu­do tie­nen a los ani­ma­les en con­di­cio­nes de ha­ci­na­mien­to e inade­cua­das des­de el pun­to de vis­ta sa­ni­ta­rio y es­truc­tu­ral) ge­ne­ra ca­da año ci­fras mi­llo­na­rias. No es una si­tua­ción co­mo pa­ra sen­tir­se fe­li­ces, ni mu­cho me­nos. Aun­que lo es me­nos aún si te­ne­mos en cuen­ta la prác­ti­ca, ca­da vez más ex­ten­di­da, que im­pli­ca la eli­mi­na­ción sis­te­má­ti­ca de mi­les de pe­rros, a ve­ces con mé­to­dos que se pue­den ca­li­fi­car de ho­rri­bles. Más allá de nues­tras fron­te­ras, en paí­ses co­mo Ru­ma­nía e in­clu­so la ci­vi­li­za­da Gran Bre­ta­ña, es­to tam­bién su­ce­de. Pa­ra tra­tar de pa­liar es­te dra­má­ti­co pro­ble­ma ( re­sol­ver­lo, por des­gra­cia, pa­re­ce im­po­si­ble), han na­ci­do di­ver­sas aso­cia­cio­nes que se ocu­pan de con­se­guir que el ma­yor nú­me­ro de es­tos ani­ma­les sean adop­ta­dos en lu­gar de sa­cri­fi­ca­dos. Es­ta es su la­bor y su es­pe­ran­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.