Una bo­ca sa­na

Todo Perros - - En Píldoras -

¿Có­mo de­ben man­te­ner­se lim­pios y sa­nos los dien­tes del pe­rro?

La pla­ca y el sa­rro son enemi­gos de los dien­tes, y no só­lo en el hom­bre, sino tam­bién en los pe­rros. Tien­den a de­po­si­tar­se con ma­yor fa­ci­li­dad cuan­do el ani­mal se ali­men­ta con co­mi­da hú­me­da, cuan­do es de ta­lla pe­que­ña o cuan­do pre­sen­ta un cie­rre den­tal de­fec­tuo­so. Op­tar por los ali­men­tos se­cos pue­de re­pre­sen­tar una bue­na pre­ven­ción, por­que las cro­que­tas de pien­so rea­li­zan de mo­do na­tu­ral una ac­ción abra­si­va. Me­jor, in­clu­so, si el pe­rro se acos­tum­bra des­de cachorro a una hi­gie­ne den­tal dia­ria, uti­li­zan­do los ce­pi­llos y pas­tas ade­cua­dos (ha­bi­tual­men­te con sa­bo­res de su gus­to), o dán­do­le a dia­rio hue­sos du­ros o ape­ri­ti­vos es­pe­cia­les que man­tie­nen su alien­to fres­co y que, de­bi­do a su ac­ción abra­si­va, ayu­dan a re­du­cir la for­ma­ción del sa­rro y a man­te­ner las en­cías sa­nas. En los ca­sos de avan­za­da edad del pe­rro o de una hi­gie­ne oral des­cui­da­da, se ten­drá que re­cu­rrir a la eli­mi­na­ción del sa­rro me­dian­te una in­ter­ven­ción, que se rea­li­za bajo anes­te­sia ge­ne­ral y per­mi­te eli­mi­nar­lo in­clu­so en las par­tes más pro­fun­das. El sa­rro acu­mu­la­do a lo lar­go de los años, si no se eli­mi­na, pue­de con­du­cir a la en­fer­me­dad pe­rio­don­tal, con en­ro­je­ci­mien­to y re­trac­ción de las en­cías, mal alien­to, ines­ta­bi­li­dad de los dien­tes y di­fi­cul­tad en la in­ges­ta de ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.