Fi­gu­ran­cia, una dan­za ar­mo­nio­sa

Todo Perros - - Defensa -

A lo lar­go de mi agi­ta­da ca­rre­ra ci­nó­fi­la, he te­ni­do la suer­te de en­ca­mi­nar a gran can­ti­dad de apa­sio­na­dos alum­nos de­seo­sos de ini­ciar­se en las di­fe­ren­tes y fan­tás­ti­cas ver­tien­tes uti­li­ta­rias de­fen­si­vas. En las pri­me­ras to­mas de con­tac­to de los nue­vos alum­nos, ya sea en tra­je co­mo en man­ga, lo pri­me­ro que re­cal­co de una ma­ne­ra con­tun­den­te es la im­por­tan­cia de re­co­ger el im­pac­to del pe­rro de una ma­ne­ra ar­mo­nio­sa y flui­da. Con­si­de­ro que es la pri­me­ra pre­mi­sa y más im­por­tan­te a la ho­ra de ini­ciar­se en es­te de­por­te. La fi­gu­ran­cia de­be ser una dan­za ar­mo­nio­sa con el pe­rro. De­be­re­mos ser muy pre­ci­sos a la ho­ra de re­co­ger al ani­mal, una vez im­pac­te con­tra no­so­tros. De no ser así, podriamos da­ñar­nos, tan­to no­so­tros co­mo nues­tros com­pa­ñe­ros de cua­tro pa­tas. Nues­tro tra­ba­jo se­rá ab­sor­ber el gol­pe apro­ve­chan­do la iner­cia de la pe­ga­da del pe­rro. Nun­ca nos man­te­dre­mos rí­gi­dos pa­ra re­co­ger el im­pac­to. Ten­dre­mos que ac­tuar co­mo una ve­le­ta que si­gue la di­rec­ción del vien­to. Ha­cer con­tra o no re­co­ger al can, pue­de mar­car nues­tras ex­pec­ta­ti­vas y las del pe­rro de por vi­da, pro­du­cien­do le­sio­nes irre­cu­pe­ra­bles. Un sin­fín de pe­rros se le­sio­nan de una ma­ne­ra preo­cu­pan­te por una ma­la ab­sor­ción del fi­gu­ran­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.