«T

Todo Perros - - Conducta -

enien­do en cuen­ta su es­truc­tu­ra es­que­lé­ti­ca, con tron­co lar­go y aplas­ta­do so­bre sus ex­tre­mi­da­des, pue­de te­ner al­gu­nos pro­ble­mas des­de el pun­to de vis­ta or­to­pé­di­co. La co­lum­na ver­te­bral es un po­co frá­gil, y son fre­cuen­tes las pa­to­lo­gías en es­te seg­men­to del cuer­po. Trau­ma­tis­mos, es­fuer­zos, tor­ce­du­ras, acen­tua­dos por sal­tos y jue­gos po­co ade­cua­dos, pue­den in­fla­mar las es­truc­tu­ras ten­dón-li­ga­men­to, o lo que es peor, pro­vo­car una her­nia dis­cal dan­do lu­gar a una co­je­ra muy mar­ca­da, una mar­cha al­te­ra­da, pa­re­sia, pa­rá­li­sis o pro­ble­mas en los pies (pér­di­da com­ple­ta e irre­ver­si­ble de la ac­ti­vi­dad mo­to­ra). Pa­ra la pre­ven­ción de es­tas pa­to­lo­gías, es bueno con­tro­lar el pe­so y rea­li­zar ac­ti­vi­da­des fí­si­cas. Ca­be des­ta­car que un pe­rro gor­do car­ga­rá su es­que­le­to y se fa­ti­ga­rá más, au­men­tan­do la re­sis­ten­cia al mo­vi­mien­to y ali­men­tan­do un círcu­lo vi­cio­so. La ca­pa de gra­sa sub­cu­tá­nea de­pen­de del pro­pie­ta­rio, que a ve­ces quie­re de­ma­sia­do a su pe­rro, dán­do­le ra­cio­nes más ade­cua­das pa­ra un mas­tín. Hay que te­ner en cuen­ta que una eva­lua­ción em­pí­ri­ca, pe­ro sim­ple, es la pal­pa­ción del cos­ta­do: las cos­ti­llas de­ben ser pal­pa­bles y li­ge­ra­men­te vi­si­bles en pe­que­ñas de­pre­sio­nes de la piel. El mo­vi­mien­to, aun­que so­lo sea un pa­seo dia­rio, es bueno, tan­to pa­ra el pe­rro co­mo pa­ra el pro­pie­ta­rio».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.