Los ras­gos del ca­rác­ter

El l aná­li­sisl ded ca­rác­ter de las cua­li­da­des más im­por­tan­tes del pe­rro, re­sul­ta pri­mor­dial pa­ra la elec­ción del ejem­plar más ade­cua­do y pa­ra la op­ti­mi­za­ción de sus ras­gos tem­pe­ra­men­ta­lesl en la­lal edu­ca­ción.d

Todo Perros - - Sumario - Po­rPPoI­ña­kI­ña­kiak­kiMar­kMaMr­kinrkk­kii­ne­zi­nez

Aná­li­sis del ca­rác­ter

El ca­rác­ter del pe­rro es el re­sul­ta­do del efec­to del me­dioam­bien­te (ex­pe­rien­cias) so­bre los ras­gos he­re­da­dos ge­né­ti­ca­men­te. De es­te mo­do, la in­fluen­cia del en­torno po­ten­cia­rá o mer­ma­rá es­tos ras­gos en fun­ción de sus ex­pe­rien­cias. Los ras­gos de ca­rác­ter más im­por­tan­tes que de­be­mos de eva­luar son:

ATEN­CIÓN. Es la ca­pa­ci­dad y ten­den­cia del pe­rro a es­tar pen­dien­te de su guía. El pe­rro que per­ma­ne­ce aten­to a su guía cap­ta­rá de for­ma in­me­dia­ta to­do lo que és­te le co­mu­ni­ca. Su ten­den­cia a la dis­trac­ción se­rá mí­ni­ma, por lo que el apren­di­za­je de un nue­vo ejer­ci­cio le cos­ta­rá me­nos re­pe­ti­cio­nes.

GA­NAS DE AGRA­DAR. Es el gra­do de de­seo de tra­ba­jar pa­ra el guía. Se­rá di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal al ni­vel vin­cu­la­ti­vo que ten­ga con és­te. En pe­rros muy coope­ra­ti­vos, su dis­po­si­ción al tra­ba­jo se­rá ex­ce­len­te y su gra­do de mo­ti­va­ción y aten­ción se­rán óp­ti­mos.

UM­BRAL DE RES­PUES­TA. Es la ra­pi­dez e in­ten­si­dad con que el pe­rro res­pon­de a de­ter­mi­na­dos es­tí­mu­los. En fun­ción de las ex­pe­rien­cias y tem­pe­ra­men­to de ca­da in­di­vi­duo, ne­ce­si­ta­rá ma­yor o me­nor gra­do de es­ti­mu­la­ción pa­ra que los ex­pre­se.

INI­CIA­TI­VA. Es la ca­pa­ci­dad re­so­lu­ti­va del pe­rro, es de­cir, la fa­ci­li­dad que tie­ne pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas o si­tua­cio­nes. Los pe­rros que go­zan de gran ini­cia­ti­va sue­len ser pe­rros muy es­ta­bles y adap­ta­bles a las di­fe­ren­tes si­tua­cio­nes.

ADAP­TA­BI­LI­DAD. Es la ca­pa­ci­dad del pe­rro pa­ra amol­dar­se a los cam­bios del en­torno. Los ejem­pla­res que go­zan de es­te ras­go ad­mi­ten sin pro­ble­mas las va­ria­cio­nes de sus ru­ti­nas dia­rias sin que le pro­duz­can des­equi­li­brios y si­tua­cio­nes de es­trés. Una ma­la adap­ta­bi­li­dad irá muy con­di­cio­na­da por una so­cia­li­za­ción po­bre.

SEN­SI­BI­LI­DAD. Es el gra­do de reac­ti­vi­dad que el pe­rro pre­sen­ta fren­te a un es­tí­mu­lo, y pue­de ser de tres ti­pos: *Sen­si­bi­li­dad men­tal. Los di­fe­ren­tes es­tí­mu­los pro­vo­can di­fe­ren­tes es­ta­dos emo­cio­na­les en el pe­rro. Los pe­rros con una al­ta sen­si­bi­li­dad men­tal ten­drán una reac­ti­vi­dad muy ele­va­da y se ve­rán muy afec­ta­dos por los es­tí­mu­los del en­torno. Es­tos pe­rros po­see­rán una ca­pa­ci­dad de apren­di­za­je ele­va­da y ne­ce­si­ta­rán un en­tre­na­mien­to muy sua­ve y po­si­ti­vo. Los pe­rros de una sen­si­bi­li­dad men­tal ba­ja ten­drán un ni­vel de reac­ti­vi­dad mí­ni­mo, por lo que re­que­ri­rán una gran es­ti­mu­la­ción pa­ra reac­cio­nar y se­rán pe­rros to­le­ran­tes y adap­ta­bles, que no su­fri­rán an­sie­dad an­te nue­vas si­tua­cio­nes.

*Sen­si­bi­li­dad cor­po­ral. Es el gra­do de reac­ción del pe­rro an­te es­tí­mu­los de con­tac­to y pro­xi­mi­dad. Los ca­nes de un al­to gra­do de sen­si­bi­li­dad cor­po­ral reac­cio­na­rán ne­ga­ti­va­men­te an­te los es­tí­mu­los de con­tac­to, que les cau­sa­rán an­sie­dad y con­duc­tas de evi­ta­ción. Ten­dre­mos que ser muy cui­da­do­sos en la apli­ca­ción de es­te ti­po de es­tí­mu­los. El gra­do de res­pues­ta de­be­rá ser mo­di­fi­ca­do a tra­vés de la ha­bi­tua­ción a los di­fe­ren­tes es­tí­mu­los de una ma­ne­ra pro­gre­si­va.

*Sen­si­bi­li­dad au­di­ti­va. Es la reac­ción del pe­rro an­te es­tí­mu­los so­no­ros. Los pe­rros con una sen­si­bi­li­dad au­di­ti­va ele­va­da res­pon­de­rán con an­sie­dad y mie­do an­te so­ni­dos y rui­dos re­pen­ti­nos. Apli­ca­re­mos téc­ni­cas de con­di­cio­na­mien­to in­ver­so, ex­po­si­ción con­tro­la­da, apro­xi­ma­cio­nes su­ce­si­vas, o a tra­vés de la ha­bi­tua­ción, pa­ra con­se­guir que el pe­rro mo­di­fi­que sus res­pues­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.