Aso­cia­cio­nes co­rrec­tas

Todo Perros - - Adiestramiento -

De­be­mos siem­pre te­ner su­mo cui­da­do en có­mo apli­ca­mos las co­rrec­cio­nes, ya que si no son acer­ta­das po­drían con­du­cir al pe­rro a si­tua­cio­nes en las cua­les es­ta­blez­ca aso­cia­cio­nes in­co­rrec­tas. De­pen­dien­do del tem­pe­ra­men­to par­ti­cu­lar de ca­da in­di­vi­duo, es­tas co­rrec­cio­nes (tan­to si son des­pro­por­cio­na­das como si son mal aso­cia­das) ha­rán que ra­len­ti­ce­mos y com­pli­que­mos mu­cho la sin­cro­ni­za­cion y la em­pa­tía con sus di­fe­ren­tes guías. Sim­ple­men­te se tra­ta de adap­tar la educacion a las ca­pa­ci­da­des na­tu­ra­les de ca­da una de las ra­zas ca­ni­nas, te­nien­do muy cla­ro y siem­pre pre­sen­te al­go esen­cial: cuá­les son sus ap­ti­tu­des cog­ni­ti­vas es­pe­cí­fi­cas. Si no ac­tua­mos de es­te mo­do, es­ta­re­mos des­ti­na­dos a co­me­ter erro­res y, en úl­ti­ma ins­tan­cia, al fra­ca­so. La psi­co­lo­gía del pe­rro no es como la nues­tra, así que ten­dre­mos que ser no­so­tros quie­nes nos adap­te­mos a la su­ya, pa­ra com­pren­der­lo, y no tra­tar de que sea al re­vés.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.